El Mitsubishi i-MiEV a prueba 

Primer crash test a un coche eléctrico

Por primera vez en la historia, un organismo internacional ha sometido a un vehículo eléctrico a unas pruebas de choque para comprobar su comportamiento en caso de accidente. El encargado de realizar estos test ha sido un consorcio de clubes automovilistas europeos -RACC entre ellos-, que han puesto a prueba al Mitsubishi i-MiEV en las instalaciones del automóvil club alemán ADAC -hay que recordar que ADAC también realizó las primeras pruebas a un coche chino en nuestro continente con un TT de la marca Landwind-.

19.01.2011 | 17:02

El Mitsubishi i-MiEV, que también se ofrece desde diciembre por el grupo PSA bajo las denominaciones de Citroën C-Zero y Peugeot iOn, ha sido analizado según tres criterios distintos de seguridad: choque frontal, choque por alcance (trasero) y prueba de excarcelación de accidentado. En materia de seguridad, el i-MiEV incluye pretensores de cinturones, seis airbags (conductor, acompañante, laterales y cabeza) y control de estabilidad (ESP).

Metodología del estudio
Para determinar el grado de seguridad, los ingenieros de ADAC han realizado los tres tipos de pruebas antes mencionados siguiendo la siguiente metodología:

- La seguridad de los ocupantes en caso de un impacto frontal, así como la seguridad de la ubicación de ciertas piezas del vehículo que están sometidas a alto voltaje, se han puesto a prueba a través de un crash test frontal a una velocidad de 64 km/h, de acuerdo con la metodología de EuroNCAP.
- Además, se ha practicado un choque por alcance a 80 km/h, según la normativa norteamericana. Se realizaron también ensayos de corte en la carrocería del coche accidentado para determinar el nivel de seguridad para los equipos de rescate tras un accidente.
- Por último, tras los crash test el vehículo ha sido analizado por instructores del cuerpo de bomberos para detectar posibles problemas durante un rescate de ocupantes del interior de un vehícuo eléctrico accidentado.

Choque frontal según metodología EuroNCAP
A pesar de la construcción ligera del i-MiEV, de la colocación del motor eléctrico y de la transmisión en la parte trasera del vehículo, este vehículo eléctrico ha obtenido buenos resultados en el choque frontal. Tras el impacto, el vehículo asegura con garantías un habitáculo de supervivencia a los ocupantes, aunque aún se debe mejorar la zona de impacto de las rodillas y las piernas en su interior. La puntuación total en esta área ha sido del 72,5%, mejor que un Twingo del 2007 (70,6%).

Choque por alcance a 80 km/h según la normativa norteamericana
En el choque por alcance a 80 km/h con una barrera de 1.400 kg., toda la unidad mecánica, el motor con la caja de cambios y el eje trasero, fueron empujados unos 40 cm. hacia dentro del habitáculo. Debido a la deformación, el revestimiento exterior se dobló y se rompió, afectando el piso del vehículo (donde se ubican las baterías), aunque no las propias células (baterías) del coche, que  no se vieron afectadas por el impacto. Una cápsula reforzada con fibra de vidrio protege las células individuales contra influencias del entorno.



Resultados de los crash test
Los dos test de choque realizados demuestran un aceptable nivel de seguridad del Mitsubishi i-MiEV. En cuanto a los retos específicos que plantea un accidente de un vehículo eléctrico, los sistemas de seguridad detectaron el impacto durante la prueba y se encargaron de desconectar automáticamente todo el circuito de alto voltaje. Las baterías que proporcionan el alto voltaje no se vieron afectadas incluso durante estas duras pruebas a las que fueron sometidas las estructuras, por lo que después del accidente se puede concluir que no implican un especial riesgo para los ocupantes ni para los equipos de emergencia (bomberos). El vehículo demuestra que la seguridad en los vehículos eléctricos no tiene nada que envidiar a la seguridad en coches comparables con motor de combustión.  Sin embargo, sigue existiendo potencial para la mejora.

Pruebas de rescate de ocupantes
Tras los crash test, el vehículo fue analizado por instructores del cuerpo de bomberos para detectar posibles problemas durante un rescate. Se recreó el procedimiento normal de corte de la carrocería (excarcelación) para comprobar si existen problemas con la instalación de alto voltaje durante el rescate. Un conector adicional (interruptor separador de la batería o Service Connect) se encarga de que sea posible interrumpir la conexión de las distintas células de la batería, con lo que durante el rescate se puede -desconectar- el vehículo.[gallery order="DESC"]

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Coches Eléctricos

Salón de Ginebra 2016: Citroën e-Méhari Courreges Concept
Salón de Ginebra 2016: Citroën e-Méhari Courreges Concept

Salón de Ginebra 2016: Citroën e-Méhari Courreges Concept

Citroën presentará en el Salón de Ginebra este Méhari eléctrico dedicado al recientemente...

Un remolque que aumenta la autonomía del vehículo eléctrico

Un remolque que aumenta la autonomía del vehículo eléctrico

El mercado de coches eléctricos sigue creciendo y ante la inmensa demanda, la compañía Nomadic...

El DS E-Tense, nuevo prototipo eléctrico de DS

El DS E-Tense, nuevo prototipo eléctrico de DS

La firma premium francesa presentará en el Salón de Ginebra el E-Tense, un protitipo de coupé...

Así será la gama del Hyundai Ioniq

Así será la gama del Hyundai Ioniq

El que será gran rival del Toyota Prius y que se presentará en el Salón de Ginebra ya ha desvelado...


Lo último Lo más leído Lo más votado

Servicios

  CONÓZCANOS:  CONTACTO |  LOCALIZACIÓN  
Autofácil.es es un producto de Luike
Queda terminantemente prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos ofrecidos a través de este medio, salvo autorización expresa de autofácil.es. Así mismo, queda prohibida toda reproducción a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, Ley 23/2006 de la Propiedad intelectual.
 
 
Otros medios del grupo:     logo Luike | logo formulamoto |Datos Editorial | Política de Privacidad | Aviso legal