Sobre él recae una leyenda negra 

¿Maldición o casualidad? El Porsche 550 Spyder de James Dean

18.06.2015 | 18:20
¿Maldición o casualidad? El Porsche 550 Spyder de James Dean
¿Maldición o casualidad? El Porsche 550 Spyder de James Dean

Con solo 24 años, el ´chico malo´ por excelencia de Hollywood se dejó la vida en un desafortunado accidente a los mandos de su Porsche 550 Spyder. En aquel instante James Dean entraría en la leyenda negra de Hollywood... y también su coche, que trajo la desgracia a muchos de los que tuvieron contacto con él.

James Byron Dean nació en el estado de Indiana, Estados Unidos, un 8 de febrero de 1931. Tras una infancia difícil, que marcó su carácter de por vida, con apenas 20 años tuvo su primer contacto con el mundo del celuloide, aunque no sería hasta 1954 cuando consiguió su primer papel relevante, en la película Al este del Edén. El éxito le acompañó a partir de entonces y tuvo la posibilidad de comprarse su primer coche, un Porsche 356 descapotable de color blanco, con el que participó en diversas carreras, con excelentes resultados.

Porsche 550 Spyder James DeanYa en 1955, cuando rodaba la que sería su última película, Gigante, Dean cambió el 356 por el novedoso 550 Spyder, un modelo pensado para la competición, ya que combinaba un peso muy bajo –550 kilos, de ahí su denominación– con un motor bóxer de cuatro cilindros capaz de entregar 110 CV de potencia. De esta forma, era capaz de superar los 220 km/h de velocidad máxima, una cifra que le convertía en uno de los modelos más rápidos de la época y que lo ha llevado a ser considerado uno de los mejores coches de la historia. Dean lo puso en manos de su amigo George Barris –un celebre diseñador de coches para el cine y la televisión– para que le cambiase los asientos y le rotulase el número 130 en el capó y las puertas; además, en la zaga escribió la frase ´Little Bastard´ (pequeño bastardo), un calificativo que le puso al coche un amigo de Dean, debido a sus elevadas prestaciones y a la dificultad que presentaba su conducción.

Desgraciadamente, James Dean no pudo disfrutar mucho tiempo de su nueva montura. El 30 de septiembre de 1955, mientras se dirigía a disputar una carrera, colisionó contra un Ford Customline Tudor, falleciendo pocos minutos después. Tanto su acompañante, Rolf Weutherich, como el conductor de otro vehículo, resultaron heridos leves, mientras que el coche quedó en estado de siniestro total.

A partir de ese instante, los restos del Little Bastard fueron objeto de una serie de desafortunados acontecimientos, hasta el punto de formar una leyenda negra a su alrededor, calificada por muchos como una maldición. Barris adquirió lo que quedó del coche, con el fin de comerciar con las piezas que se pudiesen aprovechar. Pero, al llegar al taller, el coche cayó de la grúa hiriendo a un mecánico. Dos pilotos aficionados compraron parte del motor y de la transmisión; uno de ellos falleció al estrellarse contra un árbol y el segundo también sufrió un accidente, aunque pudo contarlo. En otra competición, un piloto que portaba dos de las ruedas del Porsche 550 Spyder perdió el control tras un reventón y estuvo en coma durante varios días.

El colmo de las desgracias se produjo cuando unos ladrones, conocedores del valor que podían alcanzar las piezas, entraron a robar al garaje de Barris; ambos resultaron heridos en el intento. Este hecho llevó al propietario a deshacerse del coche, que fue a parar a manos de la agencia californiana que velaba por la seguridad de los conductores. El objetivo era exponerlo para que los conductores tomaran conciencia de los peligros de la velocidad... pero el garaje donde estaba almacenado ardió –curiosamente, el Porsche apenas se vio afectado por el fuego– y los restos fueron trasladados de nuevo. Su siguiente parada fue un instituto, donde se expuso con motivo del aniversario de la muerte de Dean, pero una de las sujeciones se soltó, cayendo encima de un estudiante y fracturándola la cadera. En vista de los acontecimientos, el coche fue devuelto a Barris, pero durante el transporte, un vehículo embistió a la gría que lo transportaba, sesgando la vida de su conductor.

Actualmente, se desconoce si todavía existen restos del Porsche 550 Spyder, ya que se dice que el coche desapareció misteriosamente durante otro transporte y nunca se supo más de él. En cualquier caso, la leyenda negra del Little Bastard quedará para siempre unida a la de su propietario más ilustre.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Coches Eléctricos

Rimac Concept_One, el nuevo súper deportivo eléctrico de 1.088 CV
Rimac Concept_One, el nuevo súper deportivo eléctrico de 1.088 CV

Rimac Concept_One, el nuevo súper deportivo eléctrico de 1.088 CV

El Salón de Ginebra contará con la presencia del Rimac Concept_One, un súper deportivo eléctrico...

Concept Velántur, el eléctrico español

Concept Velántur, el eléctrico español

El fabricante español Velántur Cars presenta un prototipo de coupé deportivo eléctrico que...

Nuevo seguro para coches eléctricos

Nuevo seguro para coches eléctricos

Línea Directa, compañía aseguradora, ha lanzado al mercado un nuevo seguro único para coches...

Sunnyclist, el primer vehículo solar griego, busca financiación

Sunnyclist, el primer vehículo solar griego, busca financiación

Un grupo de jóvenes ingenieros de la isla de Creta están decididos a fabricar el primer vehículo...

Consulta los precios oficiales y las ofertas de todos los modelos de Porsche.
Precios del Porsche Diesel, gasolina, híbridos, eléctricos...

Servicios

Mantenimiento

llave inglesa

¿Cuánto va a costar la próxima revisión de tu coche? Averígualo aquí.

Tasación

coche y lupa

¿Vas a comprar o vender? Conoce el valor real de tu coche en el mercado.

Concursos

trofeo

Descubre todos los regalos que puedes conseguir si participas.

Consultorio

interrogación

Plantéanos tus dudas sobre coches y nosotros te las resolveremos.

¿Cuál me compro?

dinero

Envía tu pregunta y sigue los consejos para decidir qué coche comprar.

Kiosco LUIKE

revista y móvil

Descubre todas las publicaciones de LUIKE en soporte impreso y digital.

Autofácil.es es un producto de Luike
Queda terminantemente prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos ofrecidos a través de este medio, salvo autorización expresa de autofácil.es. Así mismo, queda prohibida toda reproducción a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, Ley 23/2006 de la Propiedad intelectual.
Luike
Otros medios del grupo: logo Luike | logo formulamoto

Síguenos en

  • Síguenos en Facebook
  • Síguenos en Twitter
  • Síguenos en Instagram
  • Síguenos en Google+
  • RSS