Es del tamaño de la provincia de Soria 

Ruta por Gambia: El país más pequeño de África

31.01.2013 | 18:05
Gambia es una lengua de tierra que se extiende a ambas orillas del río del mismo nombre en la costa oeste de África.
Gambia es una lengua de tierra que se extiende a ambas orillas del río del mismo nombre en la costa oeste de África.

Gambia es esa "cuña" en el occidente de Senegal, su "Gibraltar" como lo denominan algunos autores y que nació como consecuencia del colonialismo británico de principios del siglo XIX. Otros se refieren a este bullicioso país como "la lengua que le hace hablar", en alusión a la forma que tiene el mapa de Senegal con La Gambia incrustada en su mitad. El artículo ´La´ (en inglés ´The´) forma parte del nombre oficial y normalmente así es identificado por sus habitantes.

Llevamos más de siete horas aguantando estoicamente en medio de una apretada e inmóvil fila de destartalados vehículos en la calle principal de Barra, convertida, de repente, en un inmenso barrizal por obra y gracia de un tremendo chaparrón ("showers" como lo llaman aquí). La humedad del vecino Atlántico es omnipresente y el propicio clima de la estación lluviosa trae consigo grandes cantidades de agua. El bullicio y el ir y venir de personas, semovientes y todo tipo de artilugios sobre ruedas, casi siempre de tracción animal, resulta fascinante y nos sentimos afortunados de ser actores en esta multicolor escena de pura vida africana.
Tan pronto abandonamos el coche para dar una vuelta y estirar las piernas, un enjambre de vendedores nos ofrece con una sonrisa, pero con tremenda decisión, una amplísima variedad de mercancías; desde artesanía y productos tradicionales, almendras, mangos y otras frutas, hasta ofertas "tecnológicas" como pilas y mecheros y, sobre todo, tarjetas de prepago de Africell, la compañía de telefonía móvil local.
Resulta impresionante para el viajero blanco ver como las esbeltas mujeres de la etnia wolof recorren lenta, pero majestuosamente, la fila de vehículos, con su pesado cesto de mercancías en perfecto equilibrio sobre su cabeza. La espalda estirada y el cuello recto en una impecable pose de elegancia, que ya quisieran muchas modelos de renombre.
A las once de la noche y en el último barco del día conseguimos finalmente meter con calzador nuestro viejo Land Cruiser en el herrumbroso y sobrecargado ferry ´Johe´, para cruzar el estuario del Gambia, el caudaloso río que da nombre y toda la vida a este pequeño país. Eso sí, el precio del billete es de auténtico derribo (10 euros para el coche y dos pasajeros).
Aunque algunas guías turísticas afirman que suelen divisarse delfines durante la travesía (casi una hora de navegación para cubrir los escasos 5 kilkómetros de la desembocadura del río), arribamos a Banjul sin el mínimo rastro de estos simpáticos mamíferos acuáticos. La bulliciosa capital del país nos recibe prácticamente a oscuras, debido a los numerosos cortes de luz que se suceden por estos lares.



¿Qué es La Gambia?

Aunque fueron los portugueses en el s. XV los primeros europeos en explorar la desembocadura del río Gambia, el Tratado de Versalles (1783) otorgó los derechos sobre esta zona al Imperio Británico. Tras la abolición de la esclavitud en 1807, los barcos de la "Royal Navy" comenzaron a asaltar los barcos negreros de otras naciones para evitar el comercio de esclavos con América. Así dio comienzo una etapa colonial que finalizó en 1965 con la independencia y creación del actual estado. Una fallida reunificación con Senegal (bajo la denominación de Senegambia) en 1982, que duró siete años, algunos golpes de estado incruentos y elecciones manifiestamente manipuladas han propiciado diversos cambios de gobierno hasta nuestros días y han impedido el asentamiento y despegue definitivo de este país, el más pequeño de África, incrustado en la geografía de Senegal y con una superficie similar a la de la provincia de Soria. Su ajetreada historia y, sobre todo, sus fabulosas playas, atraen a numerosos turistas europeos (sobre todo británicos), pero también españoles gracias a los vuelos directos que no hace mucho se han establecido con Banjul.

La capital del país es una ciudad desordenada y sucia, con los pocos edificios coloniales que se mantienen en pie mostrando un total estado de abandono. Los letreros de las calles han sido cambiados hace poco (naturalmente con los nombres de los "héroes" de su independencia), pero los lugareños y taxistas todavía utilizan la antigua y más evocadora denominación, Cotton Street, Hill Street? Gracias a ellos podemos visitar Albert Market, con un colorido y muy animado mercado de frutas y verduras.



Banjul
también es la meta de una inusual carrera anual de coches, la Plymouth-Banjul Challenge, donde los participantes deben conducir un coche con un valor máximo de 100 libras británicas. A imagen y semejanza del Rally París-Dakar, los coches parten desde el sur del Reino Unido, en una carrera de unos veinte días y los vehículos supervivientes son vendidos o donados en Gambia.

Muy cerca de la capital y al pie de paradisiacas playas, Serekunda es la ciudad más poblada del país y el motor de su incipiente industria turística, con imponentes y algo horteras hoteles, regidos en su mayoría por indios y libaneses. Tras la excitadísima espera y travesía en la gabarra de Barra a Banjul, a altas horas de la madrugada damos con nuestros agotados huesos precisamente en el Hotel Senegambia, en su día el mejor hotel del país y paradigma del turismo africano de sol y playa.

No hay nada más sorprendente para un viajero "especializado" en África, autónomo en su 4x4, que verse rodeado en un hotel "cinco estrellas" por decenas de turistas británicos (y algún español despistado), enrojecidos al sol como gambas de Sanlúcar y atacando en marcial fila india unos "srambled eggs & bacon" a la hora del desayuno. Nos sentimos como marcianos en la Puerta del Sol y con deseos irrefrenables de salir corriendo hacia horizontes despejados y playas solitarias.

Un relajante paseo por el animadísimo mercado de Serekunda bien merece la pena, con todo el colorido, productos naturales y pura vida del África negra. Muy cerca también visitamos animados poblados de pescadores, que emplean barcos y herramientas artesanales y ofrecen al viajero compartir su experiencia. Si eres marinero y te gustan las emociones fuertes, disfrutarás de lo lindo en una de sus pinazas, agitada con una hoja por el fuerte oleaje del Atlántico y metido de lleno en una larga jornada de pesca.

Para disfrutar de la pesca, la naturaleza semitropical y el contacto con los tranquilos habitantes de este país, no hay nada mejor que detenerse en alguno de los "campsites" junto al mar. Sus instalaciones resultan básicas y lejos de cualquier estándar occidental, pero su idílico entorno de palmeras y húmeda vegetación grabarán memorias imborrables en tu mente. ¡Qué gran contraste con el Senegambia!

Remontando el río Gambia

Si tras unos días de descanso quieres internarte en el país, nada mejor que remontar el curso del Gambia, la arteria principal del país. Las carreteras son escasas, pero resulta muy sencillo ir enlazando caminos con un rumbo prefijado, dejándote llevar por la intuición, las indicaciones entusiastas de sus habitantes y la belleza del paisaje. Así descubrirás pequeñas aldeas y paisajes fascinantes, completamente apartados de las rutas turísticas. Si quieres reencontrarte con los de las chanclas y la piel roja, hay pequeños lugares de visita recomendados en las guías, que normalmente se alcanzan desde un crucero turístico por el río.



A unos 300 kilómetros tierra adentro, Georgetown (ahora el nombre oficial es Jangjang-Bureh) es un importante centro administrativo, con algunas calles abarrotadas y un mercado bien abastecido, donde reponemos alimentos básicos y fruta. Pero, más allá de la primera impresión, el equipamiento es mínimo y carente de cualquier planificación. El pueblo tiene su origen en un puesto militar británico, está asentado en una preciosa isla fluvial de 10 km de longitud y 2,5 de anchura y tiene conexión mediante ferry con ambas orillas del Gambia.

Cruzamos a la otra orilla para visitar el Parque Nacional del río Gambia, el mayor del país, formado por un conjunto de cinco islas habitadas por monos babuinos y chimpancés. La espesura y húmeda atmósfera del bosque tropical ofrece sensaciones increíbles, pero divisar los primates no resulta tan fácil. Acampados en una solitaria playa a orillas del río y mientras disfrutamos de la pesca bajo una cálida puesta del sol, los atronadores aullidos de una cercana hembra de hipopótamo y su cría ponen el broche final a este formidable viaje.  
 

PRACTICAR 4X4 EN GAMBIA

Este pequeño país dispone de una pequeña red de carreteras que se extiende alrededor de su capital, a lo largo del río Gambia y que sirven de conexión con el vecino Senegal. El resto del territorio se compone de bosque y playas, con una amplia red de caminos que normalmente son recorridos a pie o con carretas tiradas por animales por sus habitantes, para muchos de los cuales un coche es un sueño muy lejano.

En este escenario el viajero todoterreno se encuentra a sus anchas, pudiendo acometer itinerarios vetados normalmente a los turistas tradicionales. Una semana de viaje ya puede ofrecer una completa visión del país.

Dado el diminuto tamaño del país y su plana orografía, la autonomía no es decisiva y cualquier todoterreno de serie o incuso todocamino, puede afrontar con garantías prácticamente cualquier recorrido.
 

EL COMERCIO DE ESCLAVOS

Durante los siglos XVIII y XIX se calcula que más de 20 millones de africanos fueron llevados a América para servir como esclavos a los colonizadores blancos en este continente. Los indios americanos no aceptaban de ninguna manera estar sometidos a un "amo" (preferían antes la muerte), mientras que los negros africanos eran apreciados por su carácter más dócil. Aunque el comercio de esclavos estuvo principalmente en manos de portugueses, franceses, holandeses y británicos, también los españoles tenemos nuestra responsabilidad (sobre todo como receptores en América) en el sufrimiento causado a estos pueblos.

El negocio estaba bien montado y así los europeos trataban con negreros africanos que eran realmente los encargados de conseguir la "mercancía", gracias a sus ataques y secuestros de hombres y mujeres en lo más profundo del África negra. Los europeos compraban estas personas a los negreros y las almacenaban y clasificaban en sus posesiones de la costa, principalmente en la zona de Gambia y Senegal (Isla de Gorée).

En 1807 se abolió el comercio de esclavos en el Imperio Británico y por mandato de su Majestad, los barcos de la Armada británica lucharon para terminar con el comercio de esclavos. Por este motivo fue creado en 1816 el puesto militar de Bathurst, hoy Banjul, capital de Gambia.

Cerca a aquí, en Juffureh está el pueblo que vio nacer a Kunta Kinte, el esclavo que peleó por recuperar su libertad, protagonista de la serie televisiva de finales de los 70 "Raíces" –basada en la novela homónima de Alex Halley– y que rememora en cada esquina a su héroe.



Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Motos

Todo el mundo de la moto en un clic
BMW C 650 Sport vs. KYMCO AK 550 vs. Yamaha TMAX
BMW C 650 Sport vs. KYMCO AK 550 vs. Yamaha TMAX

BMW C 650 Sport vs. KYMCO AK 550 vs. Yamaha TMAX

Hace años, los scooter sport eran casi cosa de niños, al menos de jóvenes, aquellos 50 cc agresivos, rápidos y de fácil preparación. Ahora, si buscas verdaderas sensaciones deportivas tienes que buscar justo en el lado contrario.

Consejos para conducir sobre nieve en moto

Consejos para conducir sobre nieve en moto

Nos adentramos en la época del año donde la nieve, el frío y el hielo se convierten...

Ducati Dos Mares 2018: todo listo para un nuevo rallye turístico en moto

Ducati Dos Mares 2018: todo listo para un nuevo rallye turístico en moto

La marca italiana vuelve a organizar, del 9 al 13 de mayor de 2018, su rallye turístico no...

Noticias de marcas

 

Los 10 fabricantes de coches más antiguos

Fabricantes como Chevrolet o Aston Martin acaban de cumplir su centenario...

 

¿Qué hacen las marcas para retenerte como cliente?

España es un de los países con menor índice de retención de clientes...

 

Las 10 marcas de coches más valiosas del mundo

Este es el top 10 según el ránking elaborado por Milward Brown

 

Los coches más fiables según la lista del TÜV

El prestigioso centro de certificación técnica de Europa, ha completado su informe sobre los vehículos más fiables de Alemania...

 

Los equipamientos más caros que ofrecen las marcas

Por lo que cuesta un pintar un Lamborghini Aventador podrías comprar todo un Skoda Rapid...

 

10 marcas que estuvieron de aniversario en 2013

Lamborghini , McLaren, Aston Martin, Caterham,  Koenigsegg...

 
 
 

Servicios

Mantenimiento

llave inglesa

¿Cuánto va a costar la próxima revisión de tu coche? Averígualo aquí.

Tasación

coche y lupa

¿Vas a comprar o vender? Conoce el valor real de tu coche en el mercado.

Concursos

trofeo

Descubre todos los regalos que puedes conseguir si participas.

Consultorio

interrogación

Plantéanos tus dudas sobre coches y nosotros te las resolveremos.

¿Cuál me compro?

dinero

Envía tu pregunta y sigue los consejos para decidir qué coche comprar.

Kiosco LUIKE

revista y móvil

Descubre todas las publicaciones de LUIKE en soporte impreso y digital.

Autofácil.es es un producto de Luike
Queda terminantemente prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos ofrecidos a través de este medio, salvo autorización expresa de autofácil.es. Así mismo, queda prohibida toda reproducción a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, Ley 23/2006 de la Propiedad intelectual.
Luike
Otros medios del grupo: logo Luike | logo formulamoto

Síguenos en

  • Síguenos en Facebook
  • Síguenos en Twitter
  • Síguenos en Instagram
  • Síguenos en Google+
  • RSS