Estas son las mejores gafas de sol para conducir según la DGT

Estas son las mejores gafas de sol para conducir según la DGT
Estas son las mejores gafas de sol para conducir según la DGT
Javier Jiménez
Javier Jiménez

Conducir de manera prolongada con el sol de frente puede llegar a suponer un riesgo para la seguridad del conductor y sus acompañantes. Ante la falta de visibilidad que se produce por un deslumbramiento, de forma involuntaria podemos vernos envueltos en un accidente de tráfico. Por ello, utilizar unas gafas de sol en el coche resulta más que recomendable, especialmente en las primeras y últimas horas del día. Según los datos que maneja la DGT, solo en 2021 se produjeron 51 víctimas mortales en accidentes de tráfico relacionados con la falta de visibilidad.

Antes de elegir un modelo para llevar en el coche, debes tener en cuenta que no todas las opciones sirven de igual manera para proteger los ojos del sol y que algunas gafas pueden incluso ponernos en peligro. A pesar de que la Dirección General de Tráfico (DGT) no establece ninguna limitación al uso de gafas de sol al volante, sí recuerda la importancia de utilizar cristales adecuados. 

Estas son las mejores gafas de sol para conducir según la DGT

En concreto, los modelos que se suelen utilizar para hacer rutas de alta montaña, montan unas lentes con filtro de nivel 4 que absorben el 92% de los rayos ultravioletas y pueden dificultar la visión durante la conducción. Si bien se trata de un producto específico que no suele ser habitual, estas gafas resultan demasiado oscuras y  empeoran las capacidades del conductor 

Las gafas de sol más adecuadas para conducir son aquellas que monten cristales polarizados y filtro solar de nivel 3. Los colores del cristal deberán ser suaves y de tonalidades verdes, marrones o grises, para que no interfieran demasiado con el entorno y no impidan distinguir las señales de tráfico.

Más allá de conducir con las gafas de sol adecuadas, la DGT recuerda una serie de consejos interesantes que pueden llegar a ser claves para garantizar la seguridad en los momentos en los que los rayos del sol son más molestos. Entre ellos, llevar siempre limpios los cristales del coche, aminorar la velocidad de la marcha en caso de deslumbramiento o esperar unos minutos hasta que el sol se eleve en el horizonte o desaparezca.