Con lo último en tecnología LED

Audi A2 Concept, otro urbano 100% eléctrico

audi a2 concept 2011 01 1024x602 1
Audi A2 Concept
Autofacil
Autofacil


El Audi A2 Concept es un urbano eléctrico de 3,8 metros de longitud, 1,69 m de anchura y 1,49 m de altura, por lo que de llegar al mercado sería el rival perfecto para el BMW i3. En los bocetos se aprecia un diseño muy similar al del A1, con unas líneas muy limpias y sutiles. Destaca su techo panorámico, que está pintado en blanco pero que se vuelve transparente con sólo apretar un botón. El suelo interior es plano y ofrece espacio para cuatro ocupantes con cuatro butacas individuales -debajo de cada una de ellas hay espacio para dejar objetos-. Lo bueno de esta separación es que entre los asientos hay espacio para colocar una bicicleta de ciudad con la rueda delantera quitada. Al margen de estos huecos, hay un área de carga dividida en dos niveles.

Para el habitáculo se han empleado materiales ligeros y funcionales, como un compuesto de poliuretano con una superficie que imita a neopreno desde los hombros de las puertas hasta el suelo o un material acanalado hecho con poliéster para la parte central del suelo. La carcasa de los asientos es de plástico inyectado y cuenta con elementos de aluminio en el puesto de conducción.

Nueva  generación LED
Poco sabemos del sistema de propulsión eléctrico, ya que Audi ha preferido centrarse en explicarnos la evolución de su tecnología LED, conocida como matrix beam (haz de luz principal). La base es un paquete de diodos LED y microrreflectores, que generan un potente haz de luz, pero que no deslumbra. La luz diurna enmarca el módulo de la luz de cruce, un conjunto formado por completo por LEDs. Los pilotos traseros son inteligentes y adaptan su iluminación a las condiciones de visibilidad, mientras que la luz antiniebla trasera proyecta un triángulo de emergencia en rojo sobre la carretera.

Por debajo del borde del cristal lleva una banda de luces adaptativas con varias funciones de iluminación dinámica. Por ejemplo, cuando se enciende el intermitente, el haz de luz se mueve a través de toda la banda, mientras que cuando se conduce con normalidad sirve como un foco lateral continuo. En la parte trasera, una banda de luces rojas fluye por los pilotos traseros cuando se frena para demostrar la fuerza de la frenada.

Este aspecto futurista se traslada también al interior, donde el conductor maneja todas las funciones mediante áreas táctiles situadas en el interior del volante y donde destacan más luces adaptativas, superficies de control, pantallas…