Será un rival para el Mercedes SLS E-Cell

BMW i8 Spyder, el i8 que perdió el techo

p90091814 zoom
BMW i8 Spyder
Autofacil
Autofacil


Aún quedan un par de años para que podamos verlos circular por la calle… pero está claro que BMW quiere ponernos ‘los dientes largos’ con los modelos de la que será su marca ecológica: ‘i’. Sus primeros productos llegarán a partir de 2013: serán el i3 -un urbano completamente eléctrico- y el i8 -un coupé híbrido-; y un poco más adelante ya se conoce cómo será el primer descapotable de esta ecológica familia: el i8 Concept Spyder.

Se trata, básicamente, de la versión roadster del i8; es decir siendo un modelo de 4,63 m de largo y 1,95 m de ancho… pero que prescinde del techo, sustituido en esta ocasión por un conjunto de dos piezas que se puede retirar.  No faltan unas originales puertas que se abren hacia arriba mientras giran o una aerodinámica activa.

El interior pierde dos de las cuatro plazas del modelo coupé, por lo que este i8 Spyder es un estricto biplaza. Se mantiene la sofisticada y lujosa apariencia del interior, que combina plástico, carbono, piel… y una decoración en la que predominan los tonos blancos y los detalles anaranjados. También procede del i8 coupé el sencillo pero original salpicadero presidido por una gran pantalla central de 8,8″.

La parte mecánica también es ya conocida de la versión cerrada; así, este i8 dispone de un propulsor eléctrico de 113 CV -alimentado por unas baterías de ión-litio que se recargan en cualquier enchufe en apenas un par de horas y capaces de proporcionar 30 km de autonomía; mucha de su tecnología ya la ha aplicado la marca en otro concept: el Concept ActivE– y un motor térmico principal de gasolina, de tres cilindros y 223 CV. La potencia conjunta del modelo es de 354 CV, con los cuales -según BMW– este coche alcanza los 250 km/h, acelera de 0 a 100 en apenas cinco segundos… y, lo que es más importante, consume una media de apenas tres litros. Este modelo recurre a un cambio automático y a un sistema que permite variar el ‘carácter’ del coche con pulsar unos mandos, y así poder elegir entre una conducción más deportiva u otra enfocada a lograr el máximo ahorro de combustible.

Para conseguir unos registros tan buenos, uno de los secretos del i8 Spyder es que pesa muy poco, ya que para su construcción se ha empleado una nueva estructura que combina fibra de carbono reforzada con plástico. Por otra parte, el sistema inteligente de propulsión del coche permite que la fuerza de los motores se transmita al eje anterior, al posterior o a ambos de forma automática e inteligente, según las circunstancias. El reparto de pesos entre ambos ejes del coche es al 50%, lo que unido a su reducido centro de gravedad le debería servir para ofrecer un muy buen comportamiento.

Galería de imágenes