Ejemplar único

Este Ferrari 166 MM/212 Export Uovo será subastado en agosto

ferrari1 9
Este Ferrari 166 MM/212 Export Uovo será subastado en agosto
Victor Delgado
Victor Delgado
Este verano podrás pujar por el Ferrari 166 MM/212 Export Uovo, un ejemplar único y extremadamente exclusivo.


Hay algunos coches, clásicos o no, cuya exclusividad está muy por encima de otros modelos, a pesar de que estos últimos puedan tener motores muy potentes y/o prestaciones de infarto. ¿Cuál es el truco? Pues una producción extremadamente limitada que hacen que solo los más afortunados -y adinerados- puedan hacerse con una unidad. Sin embargo, un vehículo del que solo se ha fabricado una unidad -llamados one-off- no es que sea exclusivo, sino que se trata de una pieza única digna solamente de los coleccionistas más exigentes y millonarios.

Uno de estos últimos coches es el Ferrari 166 MM/212 Export Uovo, un deportivo de la marca italiana que pude no ser el más atractivo de los clásicos de Ferrari, pero sí que se trata de todo un rara avis entre los modelos del Cavallino Rampante. Esta unidad ha sido expuesta durante estos últimos días en la ciudad francesa de París -aprovechando el marco ofrecido por el Rétromobile 2017-; sin embargo, lo mejor es que en agosto de este mismo año será subastada en una puja organizada por la prestigiosa casa de subastas RM Sotherby´s.

Interior Ferrari 166 MM/212 Export Uovo

El Ferrari 166 MM/212 Export Uovo data del año 1951 y el sobrenombre de Uovo le viene de sus extrañas formas, que lo convirtieron en un vehículo revolucionario para la época por su rareza y por su aerodinámica. De hecho, su carrocería fue fabricada por el escultor Franco Reggiani y Carrozzeria Fontana por orden del Conde Giannino Marzotto, un joven rico de poco más de 20 años. Su valor, además, aumenta por el hecho de estar fabricado a mano y se estima que podría llegar al menos hasta los cinco millones de euros.

Por último, este Ferrari 166 MM/212 Export Uovo fue utilizado en competición, concretamente en la Mille Miglia de 1951 y de 1952, aunque también participó en otras carreras con algo menos de renombre, como el Giro de Sicilia o, más adelante, en competiciones estadounidenses. Finalmente, esta unidad acabó en el Museo Enzo Ferrari hasta ahora, que ha vuelto a ver la luz y espera una nueva casa de acogida.

Trasera Ferrari 166 MM/212 Export Uovo