Comprar un Ford Fiesta antes de que desaparezca: ¿sí o no?

Eduardo Alonso
Eduardo Alonso
Nuestro lector, a sus 60 años, recuerda con cariño cuando se sacó el carnet de conducir, hace más de 40 años, con un Fiesta. Es un modelo que ha marcado su vida y está pensando en comprarse el último.

Soy un enamorado del Ford Fiesta. Me saqué el carnet con uno en 1981 y, nada más aprobarlo, me compré ese mismo modelo. Y se da la circunstancia de que he tenido un Ford Fiesta de cada generación (excepto de la de ahora), manteniendo en la actualidad, además, dos de ellos. Tengo un Ford Fiesta de 1984 que uso para desplazarme por mi pueblo y, aparte, poseo uno de 2009 que fundamentalmente utiliza mi hija.

Ahora que asisto entristecido al hecho de que este modelo va a desaparecer en 2023 tras 47 años en la carretera, y coincidiendo con que estaba pensando en cambiar de coche, qué mejor homenaje a nuestra relación que hacerme con uno de los últimos. La idea es utilizarlo con mi mujer para viajar y para nuestros desplazamientos cotidianos.

Como ya vamos teniendo una edad, he pensado en escoger el acabado Active que, quieras que no, esos 25 mm más de altura pueden venir bien en el futuro a la hora de subirse y bajarse del coche. Además, estéticamente me gusta. ¿Le veis como una buena idea o mejor me dejo de romanticismos? F. F. (Guadalajara)

Ford Fiesta Active 1.0 EcoBoost MHEV

Ford Fiesta Active

Hay demasiado cariño al Fiesta como para desaconsejártelo. No obstante, aunque no lo hubiese, sí sería una compra recomendable. Tras seis años en el mercado (esta séptima generación fue lanzada a finales de 2016), no estamos hablando del vehículo urbano más avanzado del mundo, pero ha sabido actualizarse. Tras algunos cambios recibidos hace apenas un año, el Fiesta luce un aspecto más moderno y cuenta con tecnologías más novedosas, como un cuadro de mandos digital o un sistema multimedia completo e intuitivo.

Si el que te interesa es el acabado Active, conviene apuntar que esos 25 mm de mayor altura no corresponden en su totalidad a la altura libre al suelo, que es la que interesa desde el punto de vista de la accesibilidad. El Fiesta Active va 18 mm más alto que el normal, pero el coche tiene una altura 25 mm mayor porque incluye barras de techo longitudinales. Aun así, son 18 mm que juegan en favor del acceso al habitáculo para personas mayores.

ford fiesta 2021 2

Luego está el asunto de qué motor elegir, donde hay poco que discutir porque la oferta mecánica ha quedado reducida al propulsor 1.0 EcoBoost de 125 CV con hibridación ligera. Por encima hay un motor 1.5 EcoBoost de 200 CV reservado para el Fiesta ST, pero el resto de la gama sólo puede asociarse al de 125 CV con transmisión manual. Lo bueno es que la mencionada microhibridación le otorga la etiqueta ECO y, aparte, el pequeño motor tricilíndrico funciona muy bien, con una aceleración de 0 a 100 km/h en 9,4 segundos y un consumo de sólo 5,1 L/100 km.

Honestamente, puede que en el mercado haya algunas alternativas quizá mejor indicadas para vuestro caso particular pero, si tanto te gusta el Fiesta y te hace ilusión haber tenido el primero y ahora tener el último, no existen contraindicaciones que podamos destacar. Es un coche que va muy bien, que es vistoso y que está construido con materiales de muy razonable calidad. Cede terreno frente a la competencia en espacio interior y maletero, pero no parece que eso sea un aspecto que deba preocuparos teniendo en cuenta que lo utilizaréis dos personas.

 

Ford Fiesta

Ford Fiesta