Volkswagen desarrolla un robot que recarga coches eléctricos

robot volkswagen
Volkswagen desarrolla un robot que recarga coches eléctricos
Salvador Hernández
Salvador Hernández

Se acabó el buscar enchufe para tu coche eléctrico. Volkswagen acabada de desarrollar un robot autónomo capaz de recargar vehículos a petición del conductor, tanto en aparcamientos públicos como en privados.


¿Te imaginas bajar del coche y que, tras solicitarlo a través de una app, un robot venga a recargar tu coche eléctrico? Eso es precisamente, en lo que está trabajando Volkswagen, que acaba de desarrollar un robot autónomo capaz de localizar tu vehículo ya estacionado y recargarlo sin necesidad de ninguna intervención humana.

Este robot se compone de dos partes, una cabeza ‘tractora’ que sería la unidad autónoma encargada de enchufar el coche y un vagón de batería o unidad de recarga que, en realidad es un acumulador de energía. Este robot puede gestionar varias unidades de recarga de forma simultánea -es decir puede poner a cargar un coche y, una vez conectado, ir a buscar otro acumulador para cargar otro vehículo y así sucesivas veces-. Una vez completado el proceso, el robot recoge el dispositivo de almacenamiento y lo devuelve a la estación de carga.

¿La capacidad de recarga de este robot? De acuerdo con Volkswagen cuando la unidad de recarga está completamente cargada, es capaz de suministrar unos 25 kWh de energía eléctrica. La potencia de la recarga se gestiona a través de una unidad inteligente, capaz de ofecer una capacidad para cargar de hasta 50 kW.

Una forma inteligente de recargar coches eléctricos

Así las cosas, podríamos afirmar que este robot es algo así como el aspirador Rumba de los cargadores eléctricos: capaz de desplazarse por cualquier rincón del aparcamiento y de reconocer obstáculos gracias a sus sensores de ultrasonidos, sus distintas cámaras y sus sensores láser.

Según Mark Möller, director de Desarrollo en Volkswagen Group Componentes, «el robot de carga móvil provocará una revolución cuando se trate de cargar en distintos estacionamientos, tales como aparcamientos de varios pisos, plazas de aparcamiento y aparcamientos subterráneos, porque llevamos la infraestructura de carga al coche y no al revés. Con esto, estamos haciendo casi todos los aparcamientos eléctricos, sin medidas de infraestructura individuales complejas».