Son un 13% más barato que en Italia o Francia

España: el mejor país para comprar un descapotable de ocasión

porsche
España: el mejor país para comprar un descapotable de ocasión
Antonio Moraleja
Antonio Moraleja
El último estudio de AutoScout revela que comprar en España un coche descapotable resulta más barato que hacerlo, por ejemplo, en Francia o Italia, al menos si se acude al mercado de VO.


En algún momento de nuestra vida, todos los conductores hemos deseado disfrutar de una conducción más natural, sintiendo el sol y la brisa de una forma más directa, con un vehículo descapotable. Pues según el último estudio de AutoScout, disfrutar de un coche descapotable en España resulta más barato que hacerlo, por ejemplo, en Francia o Italia, al menos si se acude al mercado de Vehículos de Ocasión.

Según este mismo estudio, comprar un descapotable usado en España, es hasta un 12,7% más económico de media que para un italiano o un francés. De este modo, en España el importe medio se mueve en torno a los 22.500 euros, mientras que en Italia supera los 25.000 euros y en Francia roza los 24.500 euros. No obstante, los descapotables no son exclusivos de los países mediterráneos, también hay demanda en países más septentrionales como pueden ser Bélgica y Holanda, ayudados por su cercanía al mar. En ambos países los precios oscilan entre los 22.000 y los 24.000 euros.

¿Cuál es el descapotable más deseado?

Si concretamos en los modelos, encontramos una coincidencia de gustos entre españoles, italianos, franceses, belgas y holandeses. Y es que todos ellos tienen un claro favorito; el Porsche Boxster. Alguien que quiera comprar este modelo en España deberá pagar algo más de 24.000 euros de media, pero en Bélgica, por citar extremos, alcanza los 27.000 euros y en Francia, los 30.000 euros.

Entre los modelos más deseados en nuestro país, también encontramos el Porsche 911, el Mercedes SL  y el Mercedes E-Class Cabriolet.  Estos deseos sí son más exclusivos y no están al alcance de todos los bolsillos, con un gasto mínimo de 30.000 euros.

En el polo opuesto encontramos vehículos más asequibles como el Mazda MX5 y el Fiat 500 C; o bien los BMW Serie 3 y Z, que ya proporcionan cierto estatus en carretera, pero en ningún caso suponen gastos superiores a 20.000 euros.