Maserati 3200 GT, 370 CV del año 2000

Maserati 3200 GT: Prueba de segunda mano

20 Maserati 3200 GT: Prueba de segunda mano
Maserati 3200 GT
Jorge Mendez
Jorge Mendez
Para muchos, el Maserati 3200 GT fue el último gran Maserati del Siglo XX. Ahora, 16 años después, puedes comprar este deportivo de segunda mano? por un precio de 11.000 euros.


Para sustituir al  Ghibli de 1992, Maserati creó y para ello creó este GT comercializado entre 1998 y 2001 con líneas retro. Probamos una unidad del año 2000 que, tras 16 años después no está, en absoluto, pasada de moda.

Con 370 caballos, una aceleración de 0 a 100 km/h por debajo de los 6 segundos, un sonido brutal que proviene de su motor de 8 cilindros en V y 3.217 cc y deportivo un coche ideal si lo que se pretende es atraer miradas y combinar unas buenas prestaciones.

maserati 3200 12 gMaserati 3200 GT: Así es su diseño exterior

Unas medidas de 4.510 mm de largo, 1,820 mm de ancho y 1.310 mm de alto dotan a este Maserati 3200 GT de una línea estética armónica y retro al mismo tiempo. Está claro que los italianos hacen muy bien su trabajo y saben destacar las líneas y el contorno de este modelo.

Empezando por las ópticas traseras diré que gozan de un acierto extraordinario. Ópticas con forma de boomerang, haciendo de esta forma que la carrocería tenga unas caídas laterales redondeadas, musculadas y contundentes. El faldón trasero sencillo con catadióptricos insertados y una línea de escapes compuesta por 4 salidas. Dos ubicadas a la izquierda y otras dos a su derecha que transmiten un sonido a bajas revoluciones muy ronco, que seguro que atrae a los oídos de los más curiosos.

En cuanto a la línea lateral, lo más destacable son unos hombros del eje trasero que se ensanchan, dando así un aspecto de robustez y aplomo en la pisada.

En la parte frontal, el Maserati 3200 GT es donde más adeptos y enemigos gana. Una estética arriesgada para un Gran Turismo de estas características. El frontal del Maserati 3200 GT es la parte más característica de su diseño. Un capó marcado por dos nervios que apuntan directamente el logo central de la marca insertado en una parrilla pequeña y que pasa casi desapercibida. Los grupos ópticos delanteros estaban agrupados y eran pequeños; quizá siendo un anticipo de lo que posteriormente montaría el Ferrari 360 Modena.

Maserati 3200 GT: Así es su interior

Hablamos de un coche del año 2000 y que por entonces no estaba a la orden del día las pantallas y el entorno multimedia de los coches actuales. Los contadores analógicos, las manillas y la poca información del ordenador de abordo imperaban en el cuadro de mandos. Está compuesto por seis esferas, dos de ellas de gran tamaño dedicadas al velocímetro y cuenta revoluciones y cuatro esferas de menor diámetro como indicadores de presión de aceite “es un testigo importante en los deportivos”.

Su lectura no es dificultosa, la ubicación de algunos elementos es mejorable. Recuerdo La primera vez que conduje este modelo por la noche y encendí las luces, lo primero que me vino a la cabeza de su cuadro cuando lo vi iluminado fue el testigo de “puertas abiertas” que me recordó al indicador que llevaban algunos Fiat Croma.

El volante del Maserati 3200 GT tiene un tacto poco racing y tan solo a las “tres menos cuartos” tiene sendos refuerzos a los lados para obtener algo más de agarre. Por lo demás goza de un ambiente sencillo y con pocos mandos. En la consola central tres selectores giratorios para el climatizador monozona, indicador de potencia del ventilador y un tercero para seleccionar la posición de la salida del aire que se efectúa mediante dos difusores centrales con forma circular donde ubica entre medias un reloj analógico con el logo de Maserati.

Su sistema de audio original era con cinta/cassete y una calidad sonora aceptable y situado en la zona inferior de la radio un espacio dedicado a una botonera para manejar luces antiniebla, luces warning y sensores anti empaño de luneta trasera y delantera, respectivamente.

En el apartado confort los asientos delanteros son de piel, sin abrazar demasiado las lumbares, de regulación automática, y cómodos para una conducción tranquila. En una conducción deportiva se convierten en algo resbaladizos y escasos de eficacia para una conducción racing.

La parte posterior me recordaba sospechosamente a los asientos que montaba el Jaguar XK, siendo un 2+2 cómodo para 2 personas en cualquier caso.

maserati3200gt

Maserati 3200 GT: Así va en marcha

Atendiendo a su ficha técnica, con un motor V8 biturbo de gasolina con 370 CV y un cambio manual de 6 velocidades -en opción lo había automático el Maserati 3200 GT podría encajar dentro del perfil de un Gran Turismo; pero la realidad es diferente.

Año 2000, no lo olvidéis. En esos años la electrónica no dulcificaba la entrega de potencia y este Maserati funciona como un coche deportivo de la vieja escuela. El 3200 GT es brusco, sobre todo en primera y segunda marcha, donde hace que conducir por ciudad sea realmente incómodo si no eres fino con el embrague y el tacto del acelerador. Pero a partir de la tercera velocidad, si estiras el motor hasta las 6.700 rpm en las que entrega el par máximo, notarás como sus dos turbos le dotan de un empuje bestial. Una velocidad punta cercana a los 280 km/h y una aceleración de 5,5 segundos hacen que junto a su sonido embriagador no dejes de acelerar… hasta darte cuenta de sus consumos. He llegado a los 23 litros en ciudad y más de 17 l en carretera, aunque sus datos oficiales marcan 12 litros a los 100 km en carretera y 25 en suelo urbano, así que, en este sentido el 3200 GT consume tanto que hasta sus 90 litros de depósito se quedan cortos cuando conduces de forma alegre.

En cuanto al comportamiento, gracias a sus suspensiones Bilstein de paralelogramo deformable en ambos ejes, unido a un eficaz control de tracción hacen que no pierda tracción al acelerar a fondo. En cuanto a los frenos con cuatro discos de freno perforados y ABS, son potentes, pero el pedal tiene un tacto algo extraño que hace que cueste modular la frenada.

maserati 3200 5 gMaserati 3200 GT: Mercado de segunda mano

No existe demasiado mercado de segunda mano para este modelo, por lo que la adquisición del 3200GT hay que estudiarla mucho, tanto por el uso que haya tenido el modelo, como los kilómetros y precio.

El abanico de precios en el que se mueve este Maserati está entre 11.000 y 17.000 euros, aproximadamente con una media por encima de los 100.000 km de uso. ¿Su rival dentro del mercado de V.O.? El Porsche 911 Carrera, 3.2 de 300 CV del año 2000; Cuesta a partir de 17.000 euros aprox.

Recomendaciones antes de comprar un Maserati 3200 GT

Si no quieres pasarte al mundo Ferrari y quieres quedarte en el panorama bávaro, el Porsche 911 Carrera, 300 CV del año 2.000 es su verdadero competidor y en mi opinión, más fiable.

Lo bueno:

  • Gran Turismo de lujo con una estética retro/racing
  • Comportamiento en carretera
  • Sonido del motor
  • Exclusividad

    Lo malo:

  • Consumo de gasolina muy elevado
  • Motor y mantenimiento singular. Ferrari
  • Interior sobrio y escaso de detalles
  • Conducción urbana incómoda.
  • Maletero pequeño