Servicios

Mantenimiento

llave inglesa

¿Cuánto va a costar la próxima revisión de tu coche? Averígualo aquí.

Tasación

coche y lupa

¿Vas a comprar o vender? Conoce el valor real de tu coche en el mercado.

Concursos

trofeo

Descubre todos los regalos que puedes conseguir si participas.

Consultorio

interrogación

Plantéanos tus dudas sobre coches y nosotros te las resolveremos.

¿Cuál me compro?

dinero

Envía tu pregunta y sigue los consejos para decidir qué coche comprar.

Kiosco LUIKE

revista y móvil

Descubre todas las publicaciones de LUIKE en soporte impreso y digital.

Competición De ganador del Dakar a medallista olímpico

¿Quién es Nasser Al-Attiyah?

Publicado el viernes 07 de diciembre de 2012
Nasser Al-Attiyah

Tras hacerse con el Dakar, en 2011 –con VW–, este año ha competido en el mundial de rallyes con Citroën. Además, Al-Attiyah es un excelente tirador... y, en su 'tiempo libre' –durante las pasadas olimpiadas de londres–, ha ganado la única medalla olímpica –de bronce– de Qatar. Por todo ello, este miembro de la realeza es todo un ídolo en su país.

Quién es  Nasser Al-Attiyah

- Nació... el 21 de diciembre de 1970 en Doha, Qatar. Es hijo del ministro de Energía de Qatar y el mayor de siete hermanos.

- Estado civil... Casado.

- Le gusta... "La velocidad, desde pequeño", declara. Además, es un enamorado de Qatar: "Decidí, desde los inicios de mi carrera, que tenía que hacer algo por mi país" –y colabora con  organizaciones como la ONU–.

- Su primer coche...  Un Suzuki. Al-Attiyah conduce desde los 12 años: "En casa no había policía; hacía lo que quería".

- Un lema... "Todos tenemos un sueño y cada uno debe creer en sí mismo para llegar a realizarlo porque no hay nada imposible".

- Una curiosidad... Es un ávido tweetero. Puedes seguirle en twitter.com/alattiyahn... si te atreves, porque la mayoría de sus tweets están en árabe.
 
Asser Salih Nasser Abdullah Al-Attiya, más conocido como Nasser Al-Attiyah, alcanzó la fama internacional el 15 de enero de 2011, cuando logró la victorial final en el Dakar imponiéndose al sudafricano Giniel de Villiers y al español Carlos Sainz –sus compañeros de equipo en el entonces todopoderoso Team Volkswagen–. Era el mayor logro deportivo en la carrera de este piloto y príncipe qatarí –es primo hermano del actual Emir de Qatar, lo que le otorga el tratamiento de alteza–, pero el fornido Nasser ya era un viejo conocido dentro del mundo de los raids. No en vano ha participado en todas las ediciones de la prueba desde 2004, y en la de 2010 terminó en segunda posición... a dos minutos y doce segundos del ganador, Carlos Sainz –que se hizo con la victoria con la mínima ventaja desde que se comenzara a disputar el Dakar en 1979–. El éxito de Al-Attiyah no es extraño si tenemos en cuenta que está considerado como uno de los mejores pilotos sobre dunas... hecho al que él, irónico, resta importancia: "Es normal... en Qatar tenemos mucha arena".

Al-Attiyah empezó a competir en automovilismo en 1989, con apenas 19 años. Lo hizo participando en competiciones de rallyes de su país. Debutó como copiloto, pero "a la segunda carrera hice de piloto. No se me dio mal. Y decidí probar". Un año después ganó el campeonato catarí... resultado que repetiría, año tras año, durante cuatro temporadas más. "Paré en 1995. Estaba ocupado con el tiro", se justifica, siempre con una media sonrisa, cuando le preguntan por este tema. Las malas lenguas –y Wikipedia– cuentan que el presidente de la Federación de Automovilismo de su país pertenecía a una familia rival de los Al-Attiyah,  y se dedicaba a promocionar a otros pilotos.
 
El tiro: una afición que le llevó a los JJ.OO.

Esta circunstancia llevó a Al-Attiyah a centrarse en el tiro, otra de sus pasiones... aunque el qatarí siempre deja muy claro que "disparar es sólo un hobby, mi profesión es pilotar". ¿Una extraña combinación? No para Al-Attiyah: "Los rallyes me han ayudado mucho en el tiro, ambos deportes se basan en la confianza y en la concentración. En los rallyes, si cometes un error, te saldrás de la pista y chocarás... pero, si no lo haces, lograrás buenos tiempos; en el tiro, si no cometes errores, conseguirás una buena puntuación", explica.

Pese a que el tiro sólo sea una afición para él, los resultados del príncipe son espectaculares. Practicante de la categoría de tiro al plato –skeet en inglés; en la que los participantes deben hacer blanco sobre decenas de objetivos móviles lanzados al aire por máquinas–, confiesa que sus inicios fueron 'de casualidad'.  "Aprendí a disparar desde niño, con mi padre. Y, años más tarde, cuando me enteré de que se había construido un campo de tiro en Qatar, acudí con un amigo. Tras participar en una pequeña competición, un entrenador de la Federación de tiro se dirigió a mí y me dijo que podría darme una oporturnidad. Yo me reí y dije: "Quizá"... pero me contestó que "había visto algo en mí..."

Al-Attiyah siguió entrenando y, seis meses después, debutó en los Campeonatos Asiáticos celebrados en Yakarta en 1995 donde, contra todo pronóstico, logró la medalla de plata y la clasificación para los JJ.OO. de Atlanta 96 –donde llego a la final–. En los años siguientes, fue afinando la puntería –ha conseguido las medallas de oro de los Campeonatos Asiáticos de Bangkok 2001, Singapore 2006 y Doha 2012; además de la de plata en los de Delhi 2003 y la de bronce en los Juegos Asiáticos de Guanzú 2010– y mejorando en los JJ.OO.: participó de nuevo en los de Sidney 2000 –en los que quedó sexto–, Atenas 2004 –cuarto– y Pekín 2008, donde, a pesar de actuar como abanderado de su país en la jornada de inauguración –"fue un gran momento en mi vida", ha declarado siempre–, 'sólo' logró un decimoquinto puesto final.

Pero, más allá de sus éxitos en tiro, Al-Attiyah nunca perdió la pasión por pilotar y, en 2003 –'curiosamente', cuando uno de sus primos llegó a la presidencia de la Federación de Automovilismo de su país–, tuvo la oportunidad de retomarla. Recibió una 'petición de auxilio' de la Federación: necesitaban que un piloto local corriera en el Rally de Qatar –en el que ningún qatarí había logrado la victoria desde 1993– y Al-Attiyah, tras mucho sopesarlo, decidió participar: "Fui a Inglaterra, hable con David Richards –dueño de la escudería Prodrive– y me dijo que tenía un Subaru Impreza que había sido conducido ese año por Tommi Makinen. Cogimos ese coche, lo llevamos de vuelta a Qatar y... ¡ganamos la carrera! Debido a esa victoria, la Federación qatarí le pidió que corriera toda la temporada en el Campeonato FIA de Rallyes de Oriente Medio y Al-Attiyah no supo, o no quiso, resistirse: "Al final, gané otras tres carreras... y el campeonato".
 
"No hay más secreto para el éxito que trabajar duro todos los días. Para mí, la competición deportiva es como acudir a la escuela: si no lo haces bien en el  'examen', lo suspenderás"
 
El año de su vida...

El piloto había vuelto y el qatarí decidió expandir sus horizontes: tras su buena actuación en el Campeonato de Rallyes de Oriente Medio –volvería a ganarlo en 2005, 2006, 2007 y 2008–, en 2004 debutó en el Mundial de Rallyes –en el rally de Suecia– en el que, hasta la fecha, siempre ha ido alternando participaciones en la categoría de prototipos y en la reservada a la de vehículos de producción –que ganó, en 2006, a los mandos de un Subaru Impreza WRX–. También,en 2004, probó las arenas del Dakar a los mandos de un Mitsubishi Montero. Pese a debutar en tierras africanas, logró el 10º puesto final, lo que le valdría para fichar por BMW –se retiró en 2005, 2006 y 2009; pero, en 2007, logró un meritorio sexto puesto en la clasificación final– hasta 2010; año en el que pasaría a pilotar para Volkswagen... y a 'acosar' a Sainz. Y es que no le faltaba entrenamiento, ya que en 2008 disputó –y ganó– la Copa FIA de Bajas Todo terreno y el Campeonato FIA de Rallyes Todo terreno; ambos certámenes a los mandos de un BMW X3.

Si bien los últimos tiempos han estado plagados de éxitos para Al-Attiyah, si el qatarí tuviera que elegir un año de su vida, seguro que escogería este 2012. Y eso que no empezó muy bien. El defensor del título del Dakar vio cómo su equipo –Volkswagen, con el que ganó en 2011– se retiraba de la competición y tuvo que disputar la célebre carrera a los mandos de un enorme y veloz Hummer con el que, pese a lograr dos victorias de etapa, se vio obligado a abandonar la prueba –por una avería mecánica en la correa del alternador– cuando marchaba sexto en la general. Aún así, le quedaba otra de sus pasiones: el Campeonato de Rallyes... y aquí las noticias eran buenas.

A comienzos de año, firmaba un acuerdo con Citroën para crear un equipo satélite de la estructura francesa –el Qatar World Rally Team; que cuenta con el respaldo del Ministerio de Turismo de su país– y pilotar el Citroën DS3 WRC. No le ha ido mal y esta temporada ha conseguido muy buenos resultados –fue 4º en el Rally de Portugal, 6º en el de Méjico u 8º en el de Alemania– superando su mejor clasificación hasta la fecha –el 8º puesto del Rally de Argentina de 2009–. Incluso, a mediados de año, se llegó a rumorear que Al-Attiyah podría haber adquirido al completo el departamento de competición de la firma francesa –rumor que Citroën se apresuró a desmentir–; el caso es que, al cierre de esta edición, y cuando todavía quedan cuatro pruebas por disputarse, Al-Attiyah marcha 11º en el campeonato, sólo dos posiciones por detrás, por ej., de Dani Sordo, piloto oficial de Mini.
 
Al-Attiyah utiliza sus vehículos de competición –tanto el Hummer con el que participó este año en el Dakar como el Citroën DS3 que pilota en el WRC– para popularizar la imagen de su país.
 
Pero, sin duda, la mayor alegría de Al-Attiyah este año le ha llegado con su participación en los Juegos Olímpicos de Londres. Para acudir a la capital británica, tuvo que renunciar, por coincidencia de fechas, a disputar los rallyes de Nueva Zelanda y Finlandia... pero la jugada le salió redonda: el pasado 31 de julio, lograba la medalla de bronce en tiro al plato al vencer al desempate –ambos habían alcanzado una puntuación de 114 puntos– al ruso Valeriy Shomin, campeón mundial de la especialidad en 2010. De esta forma, el piloto-tirador conseguía la tercera medalla de Qatar en toda la historia de los JJ.OO. –todas de bronce– y la primera en la especialidad de tiro pero, sobre todo, se quitaba una espina personal: "He esperado este momento durante los últimos 20 años. He hecho muchas cosas, pero no tenía una medalla olímpica. Es, sin duda, un nuevo comienzo para mí".
 
 Piloto de rallies y medallista olímpico. Además de miembro de la realeza catarí ––. Su relación con la familia real es tan estrecha que dice sentirse muy contento por la concesión del Mundial de fútbol a la candidatura Qatar 2022 y habla de ello como si se tratara de un tema personal. Habla en idénticos términos de Qatar Foundation, la organización sin ánimo de lucro con la que el Barcelona ha firmado un contrato de patrocinio millonario (unos 170 millones de euros hasta 2016). "Colaboro con ellos. Es una organización muy parecida a Unicef", dice. Y explica que Qatar Foundation eligió invertir en el Barça precisamente atraída por la idea de que el club catalán nunca había tenido un patrocinador y porque, además, así se relacionaba a la organización catarí, que depende directamente del Emir, con Unicef. "Las buenas relaciones con el entrenador, Guardiola, también influyeron", señala Al-Attiyah.
 
Un Príncipe orgulloso  de su país
 
Parece un playboy... no en vano, destaca a primera vista por su sonrisa franca, tez morena y simpatía abrumadora, pero Al-Attiyah es uno de los ciudadanos más comprometidos con la imagen de su país. No sólo aprovecha su popularidad para darlo a conocer –en la edición de 2011 del Dakar, llegó a invitar personalmente a su país a dos aficionados chilenos que portaban una pancarta con el nombre de Qatar–, sino que también apoya numerosas iniciativas fuera del motor. Al-Attiyah forma parte del Comité Olímpico de su país y promueve eventos deportivos como la celebración en Qatar, en 2022, del Campeonato Mundial de Fútbol –http://es.fifa.com/worldcup/qatar2022/index.html–: "Hago todo lo que puedo para apoyar a mi patria". Nasser también es embajador de la UNODC –Oficina de Drogas y Crimen de las Naciones Unidas– desde 2006 y previene a los jóvenes de todo el mundo contra los riesgos de las drogas. Por último, colabora con la organización sin ánimo de lucro Qatar Foundation –www.qf.org.qa; que promueve el 'desarrollo de una sociedad sostenible y la creación del conocimiento' y que, desde 2011, patrocina al F. C. Barcelona–. "Es una organización muy parecida a la Unicef", declara.

Debutó en las competiciones de rally en 1989 en Qatar, como copiloto de otro catarí. "A la segunda carrera hice de piloto. No se me dio mal. Y decidí probar". Un año después ganó el campeonato catarí. Participó en las cinco pruebas siguientes y las ganó todas desde 1992 a 1995. "Paré en 1995. Estaba ocupado con el tiro", dice con esa media sonrisa, que rara vez le abandona. Wikipedia, la enciclopedia libre de la red, cuenta, sin embargo, que el presidente de la Federación de Automovilismo de su país pertenecía a una familia rival de los Al-Attiyah y promocionó a otros pilotos. Así que no volvió a subirse a un coche de competición hasta 2003. Y ganó el primer rally de Oriente Medio, que se celebró en Qatar. Ganó, además, los de 2005, 2006, 2007 y 2009.
 
Durante aquel paréntesis se dedicó al tiro al plato. Y, como si nada, cuenta ya con cuatro Juegos Olímpicos en su currículo. Ha participado en los Juegos de Atlanta, Sidney (logró ser sexto), Atenas, donde acarició el bronce al forzar un desempate con otro atleta cubano (finalmente quedó cuarto) y Pekín. Además, ha ganado en el oro en dos ocasiones en los Juegos Asiáticos; la última vez, el mes pasado, en China. Y fue segundo en el Mundial celebrado en Italia en el año 2001.
 
Además, es miembro del Comité Olímpico de Qatar. Menos mal que, asegura, no es más que un pasatiempo: "El tiro solo es mi hobby. Esto es mi profesión", dice sobre los rallies.
 
Tras abandonar el continente africano, ganó dos etapas del primer Dakar en Argentina y Chile con BMW. El año pasado, ya con Volkswagen, fue segundo y terminó a solo dos minutos y 12 segundos de Carlos Sainz, la menor diferencia en la historia de la prueba. Si bien, afirma, su vida no depende de los coches. "Yo no vivo de ni por los rallies. Tenemos un negocio familiar en Qatar. Esto, en realidad, es mi tiempo de ocio. Me encanta viajar y me gustan los retos". Ese negocio familiar es la empresa Barwa, un complejo financiero que en apenas cinco años engloba unas 40 compañías.
 
Pese a todo, no está en Argentina solo por placer. Viene a por todas: "Este año es diferente. Mi objetivo es ganar el Dakar. La gente en Qatar quiere que gane. Y aquí estoy, peleando otra vez con Carlos. ¡Cada mañana mi teléfono recibe unos 40 sms! Pero la gente no sabe realmente lo que significa correr el Dakar. Esto es muy largo".n eligió inverMientras uno dice digo el otro dice Diego. Si ayerEl príncipe catarí Nasser Al-Attiyah, campeón del Rally Dakar en 2011, participa en los Juegos Olímpicos de Londres en la modalidad de skeet de tiro al plato en donde busca su primera medalla olímpica.

Nasser Saleh Al-Attiyah es un principe catarí pero sobre todo un apasionado del motor y del deporte. En el año 1989 debutó en las competiciones de rally pero durante siete años tuvo que dejarlo debido a que el presidente de la Federación de su país pertenecía a una familia rival de los Al-Attiyah. Fue entonces cuando probó suerte en otra de sus pasiones, el tiro al plato en su modalidad de skeet, así participó en los Juegos Olímpicos de Atlanta 96, Sidney 2000 y Atenas 2004, quedando sexto en sus dos primeras participaciones y a las puertas de la medalla en los de Atenas.
 
Cuando un primo suyo llegó a la presidencia de la Federación de Automovilismo de Qatar, Al-Attiyah pudo reanudar su participación en los rallys. Sin duda alguna que fue en el Rally Dakar en donde mayor éxito obtuvo tras lograr ser campeón en la categoría de autos en la edición de 2011 a bordo del Volkswagen Race Touareg III y tras haber participado en las ediciones de 2007, 2008, 2009 y 2010. En la última edición de 2012 no obtuvo la misma suerte que en su predecesora.
 
Al-Attiyah también participó en diferentes pruebas del Mundial de Rallys (WRC) logrando como mejor resultado un 8º puesto en el Rally de Argentina y convirtiéndose campeón en el Campeonato Mundial de Rally de Automóviles de Producción en 2006.
 
Actualmente prueba suerte en los Juegos Olímpicos de Londres 2012 con esa medalla que se le resiste en la modalidad skeet de tiro al plato. Tras haberse completado la primer jornada de clasificación en la Royal Artillery Barracks, Al-Attiyah es cuarto con 72 puntos empatado con el sueco Stefan Nilsson que es segundo y el danés Anders Golding que es tercero. Primero es el estadounidense Vincent Hancock con 74 puntos. Por lo que Al-Attiyah luchará por hacerse con la preciada medalla.
 
El primer árabe en ganar el Dakar... Lo logró en 2011, a los mandos de un Volkswagen Race Touareg y tras ganar cuatro etapas. En esa edición, su compañero de equipo Carlos Saínz fue tercero, a 1 h, 20 min. del príncipe. 

 
 

Tasación de coches

Precios de coches nuevos

¿Cuánto vale tu coche?

Si deseas tasar tu coche para venderlo, achatarrarlo para beneficiarte de ayudas oficiales o sencillamente sientes curiosidad sobre cuál es su valor real en el mercado, nosotros te ayudamos.  

Servicios

Mantenimiento

llave inglesa

¿Cuánto va a costar la próxima revisión de tu coche? Averígualo aquí.

Tasación

coche y lupa

¿Vas a comprar o vender? Conoce el valor real de tu coche en el mercado.

Concursos

trofeo

Descubre todos los regalos que puedes conseguir si participas.

Consultorio

interrogación

Plantéanos tus dudas sobre coches y nosotros te las resolveremos.

¿Cuál me compro?

dinero

Envía tu pregunta y sigue los consejos para decidir qué coche comprar.

Kiosco LUIKE

revista y móvil

Descubre todas las publicaciones de LUIKE en soporte impreso y digital.

Autofácil.es es un producto de Luike
Queda terminantemente prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos ofrecidos a través de este medio, salvo autorización expresa de autofácil.es. Así mismo, queda prohibida toda reproducción a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, Ley 23/2006 de la Propiedad intelectual.
Luike
Otros medios del grupo: logo Luike | logo formulamoto

Síguenos en

  • Síguenos en Facebook
  • Síguenos en Twitter
  • Síguenos en Instagram
  • RSS
0