WRC: Rallye de Portugal

Debacle en Portugal, victoria para Hirvonen

lr hirvonen04p12sv049
Debacle en Portugal, victoria para Hirvonen
Autofacil
Autofacil


El rallye de Portugal comenzaba ya el pasado jueves con una súper especial sobre asfalto en la ciudad de Lisboa. Allí, en un corto recorrido de 3,27 km, no ocurría nada fuera de lo normal. Petter Solberg imponía su Ford Fiesta RS WRC, dejando a 0,1 segundos al Citroën DS3 WRC de Sebastien Loeb y a 0,7 al otro Ford de Latvala y al DS3 de Hirvonen. El español Dani Sordo, que reaparecía con su Mini y algunas mejoras en motor, suspensiones y aerodinámica, se situaba quinto a 3,8 segundos del noruego Solberg.

Hasta aquí, todo marchaba con normalidad. Los pilotos viajaban con sus coches desde Lisboa hasta el Algarve portugués para disputar tres tramos más, ahora completamente de tierra- y de noche. Allí, Solberg era de nuevo el más rápido, aventajando sólo en 1,5 segundos a Latvala. Los Citroën, que habían elegido salir los primeros a la pista para evitar posibles problemas de visibilidad por culpa del polvo, veían cómo su estrategia era errónea: Loeb se dejaba 6,0 segundos e Hirvonen 8,9. Sordo, por su parte, veía- o, mejor dicho, no veía, pues su Mini sufría un fallo eléctrico y se quedaba sin luces, motivo que le obligaba a retirarse para volver a engancharse al rallye al día siguiente con 10 minutos de penalización que se añadían a los más de dos minutos que se dejaba en ese segundo tramo.

Loeb es humano
El rallye continuaba y, en el tercer tramo, surgía la gran sorpresa: Sebastien Loeb se salía y volcaba después de un fallo de comunicación con su copiloto que le llevaba a interpretar mal la descripción de una curva. El coche había quedado dañado, demasiado como para volver a competir al día siguiente, así que Loeb se obligaba a abandonar la carrera- dejando a los Ford, sus principales rivales, en cabeza de la prueba, con Latvala mandando en la general por 2,6 segundos por delante de Solberg y 5,0 de Hirvonen. Por detrás, Tanak mantenía su Ford por delante del Citroën de Neuville, aunque ninguno de los dos parecía en condiciones de meterse en la lucha por la victoria.

El viernes, la lluvia aparecía para convertir los seis tramos de la etapa en un auténtico barrizal. Sordo, que salía el primero a pista debido a su retrasada posición en la general, sorprendía a todos ganando con unas diferencias históricas por lo abultado: en el primer tramo le sacaba 57,2 segundos al Ford del checo Prokop, segundo; en la siguiente especial, Dani le endosaba otros 48,2 al piloto checo; y, en el, tercero eran 21,5 segundos los que cedía el ruso Novikov, también con Ford. Así, Dani ascendía hasta la 15ª posición a espera de repetir los tres tramos de la tarde.

Latvala y Solberg, fuera
Sin embargo, la espectacularidad de los tiempos de Sordo no eran el centro de atención del rallye. Ni mucho menos. Latvala, que veía una oportunidad insuperable para recortarle puntos a Loeb, golpeaba una roca en el interior de una curva y su coche hacía un trompo que terminaba con el Fiesta del finlandés fuera de la carretera. Solberg se ponía líder, pero eso fue sólo hasta que, en el siguiente tramo, el noruego también se iba fuera de pista. Hirvonen se quedaba sólo al frente de la carrera, aventajando en 31,4 segundos a Novikov y en 48,4 al Ford del noruego Mads Ostberg. Y el día acababa así, porque la organización decidía suspender los tramos de la tarde por las condiciones climatológicas, algo que no entendía pilotos como Hirvonen, que declaraba que no era para tanto, o Sordo, que veía cómo se esfumaban gran parte de sus posibilidades de remontada. El hecho de que se suspendiesen esos tres tramos favoreció a Latvala y a Solberg, que veían cómo, así, se ahorraban 15 minutos más de penalización. Ahora, podían intentar puntuar.

Si quieres ver los problemas de Loeb, Latvala, Sordo y Solberg, pincha aquí.

Hirvonen, sin rival
El sábado amaneció sin lluvia, pero con los tramos húmedos. Hirvonen se limitaba a rodar a medio gas para aumentar su ventaja sobre Ostberg, que adelantaba al ruso Novikov- pero que no eran capaces de recuperarle tiempo al finlandés. Latvala, Solberg y Sordo marcaban los mejores tiempos para intentar recuperar lo máximo posible, pero los problemas mecánicos les hacían perder tiempo. Latvala perdía 12 minutos por problemas con la bomba de gasolina, Solberg se dejaba un minuto tras romper la dirección asistida y Dani perdía casi seis minutos más cuando el interior de su Mini se llenaba de humo por la rotura del tubo de escape. Esto provocó que el español se viera obligado a parar en el cuarto tramo del día para romper el paragolpes rasero del Mini y canalizar así el humo hacia atrás, al tiempo que debían circular con las ventanillas bajadas para ventilar el interior. Con todo, Solberg ascendía hasta la quinta plaza, Dani se situaba en la 12ª y Latvala, en la 18ª.

El domingo, en la cuarta y última etapa, la cosa se ha mantenido igual en lo que respecta a la cabeza, pese a que la lluvia hacía acto de presencia al final del día de nuevo. Hirvonen ha mantenido la calma y se ha impuesto sin el más mínimo contratiempo, mientras que Solberg ha mantenido el cuarto lugar tras los dos Ford de Ostberg, segundo, y Novikov, tercero. Dani Sordo ha pinchado en el quinto tramo del día y, finalmente, ha acabado el rallye en el puesto 12ª, mientras que Latvala lo hacía en el 14.

Consuelo para Sordo
Eso sí, el español Dani Sordo ha conseguido ser también el más rápido en el último tramo, que otorga tres puntos al piloto que marque el scratch. Latvala ha sido el segundo, lo que le supone llevarse dos puntos para el campeonato, mientras que Ott Tanak ha sido el tercero, sumando el último punto en juego de esa especial.

Suárez, quinto en la WRC Academy
En Portugal se ha puesto en marcha la WRC Academy, una especie de Operación Triunfo organizada por la FIA y que se disputa con los Ford Fiesta R2, un modelo con motor 1.6 atmosférico de unos 165 CV, tracción delantera y cambio mecánico secuencial valorado en unos 65.000 euros. El rallye para ellos terminaba el sábado a medio día con la victoria de Fisher, mientras que José Antonio Suárez, el único español presente, se ha clasificado en quinta posición tras tomarse el rallye con calma debido a las complicadas condiciones de los tramos.