X Prix: Así son las carreras del Extreme E

extremeecarrerasx
X Prix: Así son las carreras del Extreme E
Pablo J. Poza
Pablo J. Poza

Cada vez queda menos para el inicio de la temporada inaugural del Extreme E, que dará comienzo el 3 de abril. Una de las peculiaridades de esta competición es el formato de las carreras, que se disputarán a lo largo de un fin de semana y se denominarán X Prix.


Extreme E no es un campeonato de raids, de rallycross, no es una carrera de campeones, una prueba de resistencia con relevos, una copa monomarca, y ni mucho menos se asemeja a la Fórmula E, pero tiene ingredientes de todas esas competiciones junto con sus propias singularidades.

La última locura de Alejandro Agag, el creador de esa Fórmula E en la que casi nadie creía y que en la actualidad se encuentra a mitad de su séptima temporada, con decenas de fabricantes llamando a su puerta a la espera de que alguna escudería deje su sitio, contará con 10 equipos de un coche cada uno que competirán a lo largo de cinco X Prix: cinco fines de semana rebosantes de adrenalina.

extreme e carreras x

Las carreras

Así, viendo las imágenes y vídeos de los entrenamientos que ha habido hasta ahora, cabe esperar una combinación entre el trazado rápido de una pista de rallycross, suficientemente ancho para permitir los adelantamientos, y la orografía propia de los entornos en los que se disputará cada carrera… O, más bien, cada siete carreras, ya que el formato de las competiciones también es netamente diferente a cualquiera conocido hasta ahora, y los X Prix (denominación genérica de cada una de las citas de este pequeño campeonato mundial) constarán de siete carreras independientes.

Cada uno de los cinco X Prix que se disputarán en la temporada inaugural se desarrolla a lo largo de un fin de semana. El sábado se celebran dos clasificaciones, cada una de las cuales se compone de dos carreras; es decir: cuatro carreras en dos mangas. Cuatro coches compiten simultáneamente en cada carrera, completando dos vueltas (una por parte de cada piloto, que deberán darse el relevo a mitad de carrera) a un circuito de unos ocho kilómetros, lo que supone unos 16 kilómetros totales por carrera. La posición de salida, que es en paralelo, se echa a suertes, y los dos mejores de cada clasificatoria (sumando los resultados de las dos carreras de las que se compone cada una) pasan a la primera semifinal, mientras los dos últimos pasan a la segunda semi-final o «carrera loca», pruebas ambas que se disputarán el domingo.

extreme e carreras x

Lo mejor del X Prix llega el domingo

El domingo, por tanto, tenemos solamente tres carreras, siempre con cuatro coches en cada una de ellas: las dos semifinales, y una final cuya parrilla se forma con los tres primeros clasificados en la primera semifinal y el ganador de la carrera loca. Obviamente, el que entre primero en la meta de la carrera correspondiente a la final es el vencedor del X Prix, independientemente de cómo lo haya hecho a lo largo de todo el fin de semana.

Ah; un par de cosas más… o más bien tres. Cada vehículo dispondrá de una carga completa de su batería por día. No parece complicado que se puedan hacer 64 kilómetros (lo que totalizarían las cuatro carreras del sábado) al máximo ritmo con 50 kWh, ya que estaríamos hablando de un consumo máximo de 78 kWh cada 100 km, pero quizá en circuitos más largos o con temperaturas extremas sea necesario gestionar la potencia para no drenar la batería antes de acabar la última carrera.

extreme e carreras x

Por otra parte, para asegurar la paridad en la competición y la lucha de pilotos de ambos géneros entre sí, cada equipo elige el orden de los relevos en cada carrera de forma secreta, sin que los demás equipos puedan adaptar su estrategia en función de lo que hagan sus rivales. Y para asegurar el espectáculo, al inicio de cada carrera habrá un punto del circuito con un salto en el que el equipo que aterrice más lejos ganará el derecho a usar la hyperdrive, un «dopaje eléctrico» que permitirá a los pilotos de ese equipo disponer de potencia extra durante unos instantes en el momento de la carrera que cualquiera de ellos decida; un recurso copiado del push to pass que ya existe en la Fórmula Indy o el controvertido KERS y el DRS de la Fórmula 1. El salto más largo del X Prix también supondrá un punto extra de cara a la clasificación final del campeonato.

Con este formato, hay que tener en cuenta que ser el más veloz no es una ventaja definitiva. Aquí el cronómetro no decide nada. La experiencia en la lucha cuerpo a cuerpo con tus rivales puede tener más peso que la habilidad pura y dura de rascar unas décimas de segundo por kilómetro, y en este aspecto hay pilotos que podrían suplir su falta de experiencia off-road con sus especiales dotes para «cocinar» adelantamientos en pista y adoptar un pilotaje defensivo cuando el objetivo es evitar perder la posición antes que hacer la trazada más rápida.

extreme e carreras x