Duda razonable

Ford S-Max 2015: ¿es mejor que el Galaxy ‘viejo’?

ford s
Ford S-Max 2015: ¿es mejor que el Galaxy ‘viejo’?
Javier Arús
Javier Arús
Si quieres un monovolumen grande con siete plazas y te interesa un Ford, tienes dos opciones muy razonables sobre las que elegir. ¿Aporta la nueva generación del S-Max grandes ventajas sobre el Galaxy que se vende en la actualidad?


Por fuera. El diseño del S-Max es más estilizado y moderno que el del Galaxy –un modelo de 2006 bastante más cuadrado; el nuevo se pondrá a la venta después del verano–. Por longitud apenas hay diferencias –4,82 m el Galaxy y 4,79 m el S-Max–, así como en distancia entre ejes –ambos con 2,85 m–. Sin embargo, el S-Max es más ancho –1,91 m frente 1,88 m– y el Galaxy más alto –1,81 m frente a los 1,65 m del S-Max–. Este último dato es lo que hace que S-Max tenga ese estilo coupé, con una acusada caída de la línea del techo a partir del pilar B. Llama la atención que ninguno de los dos empleen puertas traseras deslizantes como modelos como el Seat Alhambra o el Lancia Voyager, mucho más prácticas a la hora de acceder al interior.Ford Galaxy 2011Ford S-Max 2015

Por dentro. Ambos ofrecen un interior capaz de dar cabida hasta siete ocupantes –con una configuración de asientos 2+3+2–. El espacio en las dos primeras fila es similar en ambos; sin embargo, la tercera fila resulta más ´habitable´ en el Galaxy, no sólo por un mayor espacio para las piernas, sino sobre todo por una mayor altura disponible para la cabeza. En cuanto al diseño, el S-Max ofrece un aspecto más moderno y tecnológico, además de una ergonomía más trabajada. En lo que respecta al maletero, la ventaja es para el Galaxy, con 800 litros de capacidad frente a los 700 litros del S-Max –los dos con cinco plazas–. Las formas cuadradas del Galaxy le permiten ofrecer una visibilidad superior.

Ford Galaxy 2011 InteriorFord S-Max 2015 Interior

En marcha. En este apartado hay algunas diferencias notables, en el sentido que el S-Max es un modelo que sabe disimular mejor su tamaño y se muestra más dinámico en carreteras sinuosas, manteniendo un confort similar al que proporciona el Galaxy en autopista. En cuanto al motor, el más vendido en ambos casos es y será el 2.0 TDCi que, en el caso del Galaxy ofrece 140 CV y, en el del S-Max, ´escala´ hasta los 150 CV. Pese a llevar una versión más moderna y potente, el S-Max es un poco más lento –acelera de 0 a 100 km/h en 10,8 seg. frente a los 10,6 seg. del Galaxy– aunque, a cambio, el consume medio es ligeramente inferior –5,0 l/100 km contra 5,3 l/100 km–. En cualquiera de los casos el rendimiento es bueno, mostrándose silencioso y capaz de mover con soltura los casi 1.800 kg que pesan ambos monovolúmenes.
Precio. El hecho de que el Galaxy sea un modelo ´saliente´ le permite disfrutar de unas promociones muy interesantes de las que el S-Max, de momento, no dispone. Así, si quieres un Galaxy 2.0 TDCi 140 CV con acabado Trend, lo puedes conseguir por alrededor de 30.000 euros, mientras que el S-Max 2.0 TDCi 150 CV Trend de 7 plazas se va a los 33.900 euros.

Ford Galaxy 2011Ford S-Max 2015

Conclusión. Si valoras aspectos como el comportamiento, la tecnología y el diseño, el S-Max es el modelo adecuado. Ahora bien, si prefieres ahorrar un dinero y le das más importancia a la comodidad o el espacio, entonces es un buen momento para conseguir un buen precio por el Galaxy.

 

Ford Galaxy