Irán podría poner en el mercado medio millón de barriles más

Tras el acuerdo nuclear con Irán, ¿bajará el precio de la gasolina?

petroleo
Tras el acuerdo nuclear con Irán, ¿bajará el precio de la gasolina?
Enrique Espinós
Enrique Espinós
El pasado martes, Irán y Occidente alcanzaron un acuerdo sobre armamento nuclear. Así, se levantarán las sanciones económicas contra Irán y podrá comercializar su petróleo€ ¿Nos afectará a la hora de repostar?


El pasado martes, el Grupo 5+1, compuesto por Estados Unidos, Rusia, China, Reino Unido, Francia -estos cinco, miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU- y Alemania; llegó a un histórico acuerdo con Irán por el que, a cambio de que la nación persa limite su programa nuclear, se levantarán la mayoría de las sanciones económicas impuestas contra él desde hace años.

Aunque países como Israel califiquen este acuerdo, fruto de diez años de negociaciones, como un “error histórico”; las bolsas internacionales ya habían empezado a reaccionar, incluso antes de la firma de este acuerdo, ante una posible entrada en el mercado internacional del crudo de las reservas de petróleo iraní. Este ingreso, llevado a cabo en un mercado con sobreoferta de crudo, podría hacer que se desplomara el precio internacional del barril y que, a corto plazo bajara, de nuevo, el precio del carburante. De entrada, desde el pasado 1 de julio y en previsión de este acuerdo, el precio del barril de petróleo Brent –el estándar internacional- ya ha descendido aprox. un 8%; desde los 62 dólares por barril del pasado día 1 a los aprox. 57 dólares/barril a los que se cotiza a día 14 de julio. “Mucha gente esperaba el acuerdo”, señalaba Simon Wardell, analista de la empresa Global Insight a la agencia de noticias Reuters, “así que tras un desplome inicial, el precio ha alcanzado un nuevo equilibrio”.

PetróleoPese a las sanciones económicas instauradas por Occidente en 2011 y 2012, actualmente Irán exporta algo más de 1 millón de barriles de crudo/día. El ministro de petróleo de Irán, Bijan Namdar Zanganeh, ya ha indicado que, en cuanto las sanciones se revoquen, su país podría incrementar sus exportaciones en 500.000 barriles/día; y en seis meses, hasta en un millón; lo que provocaría que si la OPEP –la Organización de Países Exportadores de Petroleo- no rebajara su producción –en su última reunión, el pasado 5 de junio, dijo que mantendría la actual al menos durante seis meses-, el precio del barril Brent bajara de inmediato.

Aunque muchos analistas internacionales dudan de que Irán pudiera poner en el mercado tal cantidad de crudo en pocas semanas, petroleras como Shell ya se habrían mostrado interesadas en volver a hacer negocios con el país persa y otras, como la francesa Total o la italiana Eni estarían sopesando la idea. Ahora bien, los analistas de Bank of America han recordado que Irán tendría una importante reserva a la que dar salida de inmediato; en este supuesto, “incluso un incremento modesto de la oferta podría hacer que el precio del crudo se derrumbara en un mercado que ya sufre una sobreoferta de 2,5 millones de barriles diarios”, señalan desde Reuters. Otros analistas coinciden en este pronóstico: tal y como publica El Mundo, José Luis Martínez Campuzano, estratega jefe de Citi, declaraba que «un descenso del precio del Brent por debajo de los 55,1 dólares llevaría a un desplome mayor hasta los 50 dólares barril: recuerden los 46 dólares barril que vimos a principios de enero«, y que supusieron que, en España el gasóleo llegara a costar, de media, en torno a 1,08e/l y la gasolina, unos 1,17 euros/l.

El posible descenso, más acusado a partir de diciembre

GasolinaPero ojo, si bien la reacción del mercado ha sido inmediata, el posible descenso acusado del precio del combustible en las estaciones de servicio llevaría más tiempo… por varias razones:

La primera es que la entrada del petróleo iraní al mercado internacional no llegaría antes de diciembre, cuando la Agencia Internacional de la Energía Atómica debería emitir un informe presumiblemente positivo sobre las medidas nucleares de Irán; sólo entonces la UE levantaría las sanciones comerciales que restringen la exportación de petróleo por parte de Irán… y el país podría empezar a exportar más crudo.

La segunda es que, tal y como explicábamos en este reportaje, los precios de los combustibles ya refinados son más altos que los del petróleo en sí -porque ya incluye los costes adicionales de comercialización, distribución, gastos financieros…- y, además, no se manejan en los mismos mercados que los de las materias primas: por ej., los combustibles que adquiere España se adquieren en los mercados de contratación al por mayor del Mediterráneo y Norte de Europa. Por último, hay que tener en cuenta que los precios de los combustibles se remiten [por estos mercados] cada lunes a la Comisión Europea, que los publica en su Boletín Petrolero los jueves – puedes consultarlo en bit.ly/1gSQZnL-; por lo tanto, las variaciones de precio para los consumidores de dichos productos no se reflejarán hasta la semana siguiente a la de la establecimiento del precio.