Siempre a la caza de marcas

¿Dominarán los chinos el mundo?

apertura chinos
Los chinos no intenten hacerse con una marca europea o americana
Autofacil
Autofacil


Es un secreto a voces. Según parece, los chinos quieren conquistar, con su dinero, el mundo… y el sector del automóvil puede que no escape a sus planes.

Ante las dificultades para homologar sus modelos en la Unión Europea, debido a las exigencias medioambientales y de seguridad que les están impidiendo comercializarlos en este continente, las grandes marcas chinas como SAIC, Chery, FAW, BYD, Geely… permanecen atentas para conseguir información sobre aquellos fabricantes europeos o americanos con problemas económicos.

El primer caso fue el de MG-Rover que, en 2005 y tras su quiebra, fue adquirido por Nanjing a cambio de 60 millones de euros. Gracias a esta compra, la marca china pudo disponer de la tecnología y las factorías de Rover, lo que le sirvió para mejorar la calidad y tecnología de sus modelos.

En junio, la prensa alemana ha publicado que los chinos quieren hacerse con Opel

Hummer cerró… sin poder venderse

En 2009, Sichuan Tengzhong Heavy -fabricante chino de maquinaria pesada- pujó por hacerse con Hummer -propiedad de General Motors-, ofreciendo por ella 150 millones de dólares.

Finalmente, la falta de acuerdo obligó al gigante estadounidense a cerrar la marca de todo terrenos a principios de 2010.
Y el negocio de los chinos siguió el año pasado cuando Ford vendió Volvo a la compañía Geely por 1.380 millones de euros.

Tras esta adquisición, la firma asiática duplicó su producción hasta los 600.000 coches. Además, esta compra le permitió mejorar el nivel tecnológico de todos sus modelos e introducir a la marca sueca en el mayor mercado automovilístico del mundo: el chino.

Pocos meses después, BYD protagonizó todo tipo de rumores por su posible interés en la adquisición de Maybach, la marca de lujo de Mercedes. Algo que, finalmente, no se hizo realidad… pero nadie resto credibilidad a lo que se decía, puesto que BYD y Mercedes tienen una alianza en China para fabricar vehículos -eléctricos, concretamente-.

En 2010, la Asociación de la Industria del Automóvil de Shangai -SAIC- aprovechó la oferta pública de venta de General Motors para adquirir el 0,97% de su capital, quedándose con 15,15 millones de acciones -por las que pagó 367 mill. de euros-.

A priori, podría parecer una maniobra insignificante; sin embargo, gracias a ella SAIC estaría en una posición privilegiada para comprar cualquiera de las marcas de General Motors en caso de que se pusieran a la venta.

De hecho, en los últimos meses, algunos medios como la revista germana Der Spiegel han publicado el interés de varias marcas chinas por comprar Opel si GM la pone a la venta a causa de sus malos resultados económicos. Una situación que el grupo americano ha desmentido, explicando que la marca no se vende.

Saab, la última en ser comprada

Por último, en mayo de 2011, Saab anunció que paraba su producción por la acumulación de deudas con sus proveedores. Tras una rápida negociación de su empresa propietaria, Spyker Cars, la china Da Automobile Trade Co. -el mayor distribuidor de automóviles del país, con más de 1.100 concesionarios- adquirió parte de Saab, por 45 millones de euros.