Menos ingresos para las arcas

El coche eléctrico…arruinará a los Gobiernos

61
vehículos eléctricos
Autofacil
Autofacil


Estos 38.000 millones de euros serían la cantidad perdida por el erario público, y procede de un estudio de la Comisión Europea.

¿La razón? Con los coches eléctricos, los estados no recaudan por impuestos de carburantes -la electricidad, de momento, no cuenta con las tasas que gravan gasóleo y gasolina-, ni por impuestos a la compra como el de matriculación -al no emitir CO2 están exentos- y, además, por ahora, los estados incentivan la adquisición de este tipo de vehículos con hasta 6.000 euros, según cada Gobierno.

Estos días, la UE presiona a España para que equipare la fiscalidad de sus hidrocarburos con las del resto de Europa. Esto, junto a la bajada del petróleo en un 10 % y el actual cambio euro-dólar, permitiría al gobierno aumentar en 2,8 céntimos el precio por litro, como parte de la subida de Impuestos Especiales sobre la que ya advirtió el ejecutivo. Con esta medida se recaudarían 1.000 millones más.

En cuanto al Impuesto de Electricidad, en la actualidad se aplica cogiendo la base imponible para el IVA y multiplicándolo por el coeficiente 1,05113. No obstante, siempre se exigirá al tipo del 4,864 %.

Por su parte, el Ministro de Industria, Miguel Sebastián, anunció este año en el Salón del Automóvil de Barcelona que esperan la matriculación de 70.000 vehículos eléctricos -incluidos híbridos- hasta el final de 2012, siguiendo las directrices del Plan de Acción 2010-2012. Las subvenciones para la compra de uno de estos modelos ascienden a 72 millones de euros según este plan, que comprende una tarifa denominada «supervalle» con la que se incentivarían las recargas entre la una y las siete de la mañana. Junto al Plan de Acción, otros 27 planes van encaminados a apoyar el desarrollo de los eléctricos, con 500 millones de euros en préstamos y anticipos de 47 millones de euros al 0 %. Esto ha permitido traer numerosos modelos eléctricos a las plantas españolas (Twizy, Vito, etc).

De momento, en los 15 países de la zona euro, los estados recaudan por el automóvil 378.000 millones de euros al año.