El presidente de la Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor (GANVAM), Juan Antonio Sánchez Torres, subrayó hoy la necesidad de implantar un plan de renovación del parque basado en el achatarramiento que dé paso a una verdadera recuperación de las ventas, tras un mes de agosto en el que ni tan siquiera el fuerte impulso del sector turístico consiguió hacer despegar las matriculaciones más allá del 5,9% respecto al año anterior.

Ganvam insiste en un plan de achatarramiento que abra el camino a la recuperación de las ventas

Ganvam insiste en un plan de achatarramiento que abra el camino a la recuperación de las ventas
Autofacil
Autofacil


De este modo, Sánchez Torres -que representa a 4.600 concesionarios/servicios oficiales y 3.000 compraventas- descartó cualquier atisbo de euforia ante un dato de crecimiento mensual «coyuntural y moderado», que además se mantiene muy alejado de los niveles de matriculaciones previos a la crisis, en los que se vendían prácticamente el doble de turismos que actualmente.

Ante esta situación, el responsable de Ganvam recalcó la necesidad de poner en marcha un plan de ayudas directas a la compra basado en el achataramiento de los vehículos de más edad con el que «se podrían matar dos pájaros de un tiro», ya que el impulso de las ventas no sólo aumentaría la recaudación a través de los impuestos de Matriculación, en su caso, IVA e Hidrocarburos, sino que también contribuiría a revertir el preocupante envejecimiento de nuestro parque automovilístico.

Concretamente, al cierre del primer cuatrimestre de este año el número de turismos con más de una década de antigüedad se incrementó un 6,0%, hasta alcanzar el 42,5% del parque total. «Si no hacemos nada para impedirlo, en poco más de tres años podemos encontrarnos con que la mitad de los coches que circulen por nuestras carreteras tengan más de 10 años, con los riesgos que implica en materia medioambiental y de seguridad vial», señaló el presidente de Ganvam.

De no aprobarse ninguna medida de apoyo al sector, la asociación de vendedores estima que las matriculaciones de turismos cerraran el año en torno a las 830.000 unidades, un volumen muy inferior a los 1,2/1,3 millones en los que deberían situarse las ventas y que podría traer consigo la pérdida de unos 2.000 empleos y el cierre de cerca de medio millar de pequeñas y medianas empresas del sector sólo este año.