Por "seguridad pública"

Uber contra las cuerdas: Londres retira la licencia de actividad

londres retir alicencia a uber
Uber contra las cuerdas: Londres retira la licencia de actividad
Antonio Moraleja
Antonio Moraleja
La primera sentencia contra la actividad de Uber, podría obligar a la compañía de coches con conductor a dejar de realizar sus actividades en Londres a partir del próximo 30 de septiembre si las alegaciones no prosperan.


Los días de actividad de las compañías de alquiler de coche con conductor podrían tener el inicio de su fin en la nueva sentencia del Organismo Regulador de Transportes de Londres (TFL) que acaba de retirar la licencia de actividad en la capital británica a Uber alegando falta de responsabilidad respecto a sus implicaciones en la seguridad pública, en general, y la de los particulares, en concreto. Aunque la sentencia admite las alegaciones de Uber, que tiene 21 días para presentarlas, la compañía debe dejar de ejercer su actividad en toda la ciudad a partir del próximo 30 de septiembre, con todo lo que ello supone para usuarios y conductores.

La sentencia ha caído como un jarro de agua fría en el seno de la compañía, ya que precisamente Londres había sido una de las capitales europeas con mayor benevolencia a la hora de implantar los servicios de Uber en la ciudad. De hecho, el mismo TFL hizo caso omiso en el pasado a las reclamaciones de otros colectivos como el de los taxis sobre la «competencia desleal».

Ahora, el comunicado de TFL que justifica la retirada de la licencia de actividad para Uber en Londres, se apoya en gran parte en la seguridad de los pasajeros, después de que en los últimos meses se hayan producido varios incidentes con los conductores de Uber que, por otra parte, no son gestionados de forma directa por la misma. Así, TFL acusa a Uber de «falta de responsabilidad corporativa por una serie de cuestiones que ponen potencialmente en riesgo la seguridad pública».

«Nuestra tecnología ha conseguido mejorar las condiciones de seguridad de nuestros trayectos, que quedan registrados a través de GPS. Hemos seguido siempre las indicaciones de TfL acerca de informar sobre incidentes graves y tenemos un equipo especializado que trabaja estrechamente con la Policía Metropolitana», se ha defendido Uber en un comunicado en el que también afirma que sus conductores pasan por los mismos controles de antecedentes penales que los taxistas.

Si se diese el caso, el cierre completo de Uber en Londres y el fin de la actividad de la compañía podría dejar en el paro a 40.000 conductores profesionales. «Los 3,5 millones de londinenses que usan nuestra app y los más de 40.000 conductores profesionales que confían en Uber para ganarse la vida deben estar atónitos», afirma Tom Elvidge, Director General de Uber en Londres.

Por último, cabe destacar que la decisión de TFL de retirar la licencia a Uber ha sido celebrada como una victoria histórica por los taxistas locales y por el sindicato de Transportes GMB, los grandes damnificados con el crecimiento de estas nuevas compañías de transporte y que en muchos países, como España, mantienen una batalla por recuperar el terreno perdido.