La presión de los neumáticos, ¿cambia con el frío?

neumatico invierno
La presión de los neumáticos, ¿cambia con el frío?
Autofacil
La presión de los neumáticos es un elemento fundamental de seguridad, pero también de consumo y desgaste del neumático. Una presión incorrecta no solo daña el neumático sino que también aumenta la distancia de frenado al no contar el neumático con la adherencia óptima.


Sin embargo, para tener la presión correcta en los neumáticos primero debemos saber cuál es y cómo se comporta el neumático con los cambios de temperatura. Lo cierto es que, desde que inflamos los neumáticos, la presión va disminuyendo de manera apenas imperceptible por el uso y el paso del tiempo. Hay que tener en cuenta que el neumático se ve sometido a diferentes fuerzas por los golpes que sufre y situaciones difíciles a las que se enfrenta, como curvas cerradas o frenadas fuertes.

Todo esto provoca que el aire del interior del neumático, poco a poco, se escape por los flancos, la válvula e incluso a través del propio caucho del neumático.

¿Debo inflar entonces más veces el neumático? ¿debo ponerle más presión?

Una vez explicado este proceso entra en juego un agente diferente que también afecta a la presión: la temperatura. El aire se contrae con el frío y se dilata con el calor, lo cual, trasladado al invierno, produce un cambio en la presión al que debemos hacer frente.

Dado que el frío nos hace perder presión en los neumáticos, cuando hagamos el inflado de nuestros neumáticos en invierno, debemos aumentar 0,2 bares extra sobre los valores recomendados. Esta se aplica en ciudades o zonas en las que los cambios de temperatura son bruscos.

Para detectar si perdemos presión por la temperatura, desde Kumho recomendamos revisar la presión cada 15 días. Así no solo aumentaremos la seguridad en la carretera sino que estaremos gastando menos combustible por un contacto excesivo de la banda de rodadura.