Prepara tu coche para la combatir la ola de calor

prepara coche verano 1
Prepara tu coche para la combatir la ola de calor
Álvaro Ruiz
Álvaro Ruiz


El sol y los coches no se llevan demasiado bien y, con las altas temperaturas del verano, algunos elementos del exterior y el interior pueden sufrir más de la cuenta, especialmente cuando llega una ola de calor. Sigue estos consejos de mantenimiento para evitar que tu coche sucumba al calor.

Por norma general, España es un país especialmente caluroso en verano, sobre todo en algunas zonas del centro peninsular y la costa mediterránea. Aunque algunas personas disfrutan más de la época estival que del invierno, es innegable que el calor tiene consecuencias negativas en nuestro cuerpo, por lo que en esta época es recomendable exponerse al sol en las horas centrales del día e hidratarse a menudo.

Pero no solo sufre el cuerpo humano cuando sube el termómetro, ya que los vehículos también se resienten en los meses más calurosos del año. Y es que el sol es un gran enemigo para nuestros automóviles y puede deteriorar la pintura de la carrocería, los plásticos, la tela y el cuero del interior, las pantallas digitales e incluso algunos elementos mecánicos. Te contamos cómo evitar que tu coche se resienta en verano.

Huye del sol. Lo más fácil es también lo más evidente: aparca bajo techo o a la sombra. Siempre que puedas, evita exponer tu coche al sol, ya sea estacionando en un parking, a la sombra de un edificio o bajo un árbol.

Verano coche

Parasol. Si no queda más remedio y el único aparcamiento disponible está lejos de cualquier superficie a la sombra, utiliza el parasol. Este elemento repele los rayos del sol y logra que la temperatura del habitáculo no sea tan alta -hasta 10 grados menos-. Se pone en cuestión de segundos y puede comprarse en cualquier centro comercial o tienda de recambios del automóvil. Además, protege los plásticos del sol y evita que aparezcan grietas en el salpicadero o la consola central, pero también mantiene a salvo el volante y la tapicería, ya sea de tela o de cuero. Algunas tiendas venden un accesorio que cubre el volante y también repele los rayos del sol para que no arda cuando toca volver a conducir. También debes saber que algunas pantallas pierden luminosidad o acaban siendo ilegibles después de pasar mucho tiempo al sol; con el parasol, seguirán en plena forma.

Más información

Cristales tintados. Los cristales oscurecidos o tintados también evitan que la temperatura del interior sea más alta. Son especialmente recomendables para los niños, puesto que los mantienen a salvo de los rayos del sol y les quitan calor. En algunos países pueden tintarse todos los cristales, pero en España solo es legal oscurecer los traseros y la luna posterior.

Ante todo, limpieza. Lava el coche cuando no haga tanto calor. Es importante mantener el coche limpio, sobre todo ahora que se acumula más polvo en los cristales, pero hay que evitar lavarlo en las horas de mayor incidencia del sol. El calor hace que se queden manchas de las gotas de agua por toda la carrocería y el resultado no será tan satisfactorio como limpiarlo a última hora de la tarde o en los primeros momentos de la mañana. A la larga, estas gotas pueden provocar una pérdida de brillo.

Neumáticos. Revisa la presión de los neumáticos. Cuando tienen una presión baja, los neumáticos se calientan más porque tienen más superficie en contacto con la carretera. Esto se traduce en un mayor desgaste de los mismos y en la pérdida de efectividad. Las altas temperaturas también provocan más pinchazos y reventones, por eso es importante mantener en el mejor estado posible los neumáticos.

Avería verano

Mecánica. Revisa el líquido refrigerante. Es crucial que este elemento esté en su nivel porque se encarga de mantener a salvo el motor ante las altas temperaturas. El mantenimiento del resto de elementos también debe ser correcto, ya que algunos elementos tienden a romperse con el calor si están algo deteriorados, como la correa de la distribución o algunos manguitos.

Aire acondicionado. Utiliza de forma correcta el aire acondicionado para mantener una temperatura agradable dentro del habitáculo. Recuerda abrir las ventanas para enfriar un poco el interior antes de poner a máxima potencia este elemento para no someterlo a un sobreesfuerzo.