Prueba del Mercedes Clase V 250d, monovolumen premium

40 Prueba del Mercedes Clase V 250d, monovolumen premium
Fotoprueba del Mercedes V 220 d Largo
Autofacil
Autofacil

El Mercedes Clase V recibe un restyling para actualizar su gama mecánica, principalmente. Probamos la versión más interesante.


No le des más vueltas: si necesitas un vehículo con espacio de verdad, lo mejor que puedes hacer es optar por uno que derive de una furgoneta. Dicho así, puede parecer que te vamos a hablar de un modelo con muy poco glamour, pero las mejoras en calidad, tecnología y equipamiento han permitido que los clásicos comerciales de pasajeros se hayan reinventado en auténticos modelos espaciosos y familiares con poco o nada que envidiar a un típico monovolumen.

Uno de los casos más extremos es el Clase V. Creado sobre la furgoneta Vito y, como ella, fabricado en la planta que la marca tiene en Vitoria, el Clase V es el monovolumen más lujoso que se ofrece en la actualidad. Aprovecha de la Vito la capacidad que le aporta su carrocería pero, a partir de ahí, todo está a la altura de lo que uno espera de Mercedes. Es más, hasta tiene ya una versión completamente eléctrica denominada EQV.

Mitsubishi Outlander PHEV: el SUV híbrido más completo

Así, el Clase V está disponible con tres tamaños de carrocería-, tres motores diésel de 163, 190 y 239 CV, tracción trasera o total y un nuevo cambio automático de nueve marchas. Tanto la gama de motores como el cambio, junto con algunas modificaciones estéticas y diversas mejoras de equipamiento, hacen del Clase V un modelo ideal para grandes familias… que, eso sí, tengan también una gran cuenta bancaria, pues la variante más asequible con la carrocería intermedia -denominada Largo- arranca en unos nada despreciables 51.028 euros. Por otro lado, no debemos olvidar que, tener un coche tan grande, acarrea otro tipo de problemas: no se aparca en cualquier sitio, puede ser poco ágil a la hora de callejear y su consumo, aun siendo razonable, no es bajo.

Por dentro, calidad de Mercedes, espacio de Vito

Mercedes Clase V interior

El salpicadero tiene un diseño similar al de otros Mercedes. Está bien ajustado, con unos materiales de buena calidad.

Se va sentado alto, pero la postura es cómoda. La visibilidad hacia delante y los lados es muy buena; hacia atrás, pésima: pon la cámara trasera -desde 710 euros-.

Mercedes Calse V, asientos trercera fila

¿Cuántas plazas tiene? De serie, viene con tres filas de dos asientos. Por 488 euros, se puede elegir que la 2ª fila o la 3ª -o ambas- tengan tres plazas. Todas son individuales, reclinables y desplazables longitudinalmente. El acceso incluso a la tercera fila es cómodo. Hay espacio para dar y tomar.

Mercedes Clase V maletero

El maletero ofrece un mínimo de 1.030 litros. ¿Una pega? No hay bandeja trasera; sólo se ofrece una en opción con dos cajones por 643 euros. También puede tener luneta practicable -467 euros- y apertura eléctrica -688 euros-.

En marcha, va de miedo, pese a su tamaño y peso

El Clase V comparte numerosos elementos estructurales con la furgoneta Vito, pero su suspensión, su refinamiento y sus posibilidades de equipamiento le convierten en un modelo muy diferente.

Mercedes clase V en marcha

El más indicado. La versión 250 d de esta prueba lleva un motor 2.0 diésel de 190 CV y 440 Nm de par perfecto para mover con mucha agilidad los 2.152 kilos del conjunto. Acelera de 0 a 100 km/h en 9,4 segundos, mantiene cruceros a alta velocidad sin inmutarse incluso en subidas, y va asociado a un excelente cambio automático de nueve marchas.

Su consumo, debido a su peso y aerodinámica -por sus 1,88 m de altura-, varía mucho en función del uso: en condiciones favorables -llaneando por autopista a 120 km/h- ronda los 7 L/100 km reales; en otras más desfavorables -ciudad, carreteras secundarias de montaña…-, los 9,5 litros/100 km.

El comportamiento es muy bueno, pese a sus 5,14 m, su peso y su altura. El Clase V lleva una suspensión excelente, capaz de controlar los movimientos de la carrocería con mucha eficacia y con un nivel de comodidad elevadísimo. Eso, unido al buen guiado del chasis, a su nobleza de reacciones y a su excelente agarre, permite incluso rodar a un ritmo mucho más elevado de lo previsto por cualquier carretera. A velocidad normal, es fácil y agradable de conducir.

Datos técnicos Mercedes Clase V 250d Largo

  • Motor Turbodiésel, 4 cil. línea, 1.950 cc
  • Potencia 190 CV (140 kW) a 4.200 rpm
  • Par 440 Nm de 1.350 a 2.400 rpm
  • Tracción A las ruedas traseras
  • Caja de cambio Aut., nueve velocidades
  • Frenos del./tras. Discos ventilados/discos

Dimensiones

  • LxAn.Al.. 514 x 192 x 188 cm
  • Peso 2.152 kg
  • Neumáticos 225/55 R17
  • Maletero 1.030 litros
  • Dep. combustible 70 litros

Prestaciones y consumo

  • Velocidad máx. 205 km/h
  • Acel. 0-100 km/h 9,4 seg.
  • Con. medio 5,9 L/100 km

Equipamiento

Serie: Llantas de 17″, aire acondicionado, control de velocidad, sensores de parking del. y tras., cámara trasera, freno de mano eléctrico… Opciones: Pintura metalizada -1.621 e-, faros full led adaptativos -2.269 euros-, suspensión deportiva -desde 367 euros-…

La gama

El Clase V se vende con tres motores diésel y cuatro acabados: Rise -sólo para el 220 d-, Base, Avantgarde y Exclusive. Todos pueden tener tracción trasera o total.

Modelo Comb. Potencia Precios
220 d D 163 CV 51.028 €
250 d D 190 CV 56.478 €
300 d D 239 CV 59.565 €

*Precios con el acabado más básico posible.

Nuestra conclusión

El Mercedes V 250 d es el familiar perfecto… siempre que puedas pagarlo y tengas donde aparcarlo. Por calidad, equipamiento o por cómo va está a un nivel muy elevado.

 

 

Mercedes-Benz Clase V