Prueba Mercedes-Benz GLE 450 4MATIC 2021: las apariencias engañan

21 Prueba Mercedes-Benz GLE 450 4MATIC 2021: las apariencias engañan
Fotos: Mercedes-Benz GLE 2021 a prueba
Pablo J. Poza
Pablo J. Poza

Muchos de sus rivales han perdido su esencia en el camino. Este Mercedes-Benz no lo ha hecho. Quienes piensen que este GLE 4MATIC es un SUV resignado a pasar sus días sin salir del asfalto, se equivocan.


Parece que fue ayer cuando una flota de futuristas todoterrenos de líneas redondeadas y aspecto militarizado se colaba en las pantallas de las salas de cine en The Lost World, la secuela de Parque Jurásico. Parece que fue ayer pero, por aquel entonces (1997), no había nada ni remotamente parecido en el mercado, y el Clase M (hoy GLE) se convirtió muy pronto en un superventas al que le surgieron legiones de imitadores.

Casi un cuarto de siglo después, la cuarta generación de este modelo ya no nos sorprende por sus líneas, pero sí por conservar el de un auténtico todoterreno debajo de esa redondeada piel de acero que en muchos de sus rivales no es más que la manera de dar un aire más atractivo a un vehículo 100 % asfáltico de corte familiar.

SUV de serie, todoterreno en opción

Mercedes-Benz GLE mandos reductora

Dicho todo esto, si realmente queremos las máximas capacidades para rodar fuera del asfalto, habremos de pagar por ellas. De entrada, todos los Mercedes GLE disponen de serie de tracción total permanente y cambio automático de nueve relaciones por convertidor de par, lo que no está mal para empezar. Las limitaciones, como de costumbre, van a venir de unas ruedas poco adecuadas para su uso fuera del asfalto y unas cotas no muy favorables, con una carrocería larga y ancha (4,93 x 1,95 metros), con voladizos muy expuestos y una larga batalla que proporciona una extraordinaria habitabilidad pero que deja muy expuesta la «panza» del vehículo en cuanto abordamos una pequeña loma o si coronamos una cuesta que se abre abruptamente a una meseta.

Lo bueno es que ambos temas tienen solución. En la medida de ruedas de serie (255/50–19), encontramos excelentes opciones AT como las General Grabber AT, que ofrecen un formidable rendimiento fuera del asfalto sin desmerecer en carretera. El flanco, de 12,7 centímetros de altura, se queda un poco corto, pero aun así podremos desenvolvernos por todo tipo de pistas con muchas garantías y, muy importante, buena resistencia a los pinchazos, algo importante teniendo en cuenta que la rueda de repuesto, opcional, es de emergencia. El segundo aspecto, el de las cotas, tiene igualmente solución, ya que la suspensión neumática (opcional) permite alejar considerablemente la carrocería del suelo, logrando una altura máxima de 23,5 centímetros.

En marcha

Meredes-Benz GLE 2021

Hablamos de «la» suspensión neumática, pero en realidad hay dos: la «normal» y la denominada Active Body Control, que no solo nos permite disponer de mayor altura libre con un confort superior al habitual cuando los muelles neumáticos aumentan su altura, sino que introduce funciones como la estabilización activa en carretera, el comportamiento predictivo ante irregularidades de la calzada e, incluso, puede proporcionar pequeñas sacudidas al vehículo para ayudar a desatascarlo en un banco de arena.

No es, no obstante, un coche que sorprenda especialmente por su confort, ya que es algo que esperas. Sí llama la atención lo rápido que puedes circular por pistas de tierra sin darte apenas cuenta, ya que tanto el aislamiento acústico como el que proporcionan las suspensiones es enorme, y a la que te despistes te encontrarás rodando a una velocidad muy superior a la que percibes.

Mercedes-Benz GLE interior 2021

En nuestro caso conducimos, además, una unidad bastante potente, dotada del motor de gasolina de tres litros y 367 CV, que en las fases de aceleración recibe el apoyo del motor eléctrico que forma parte del sistema de hibridación ligera, un apoyo que se nota, y mucho, ya que «rellena» ese vacío típico de la respuesta de los motores sobrealimentados por turbocompresor que se manifiesta tanto a baja carga como a bajas vueltas. En realidad, toda la oferta de motores resulta muy dinámica, y nos sorprende que no haya una versión de acceso de gasolina con un motor menos vigoroso.

Por supuesto, podemos recurrir a la gama diésel, pero el problema es que para disponer de la reductora y el «paquete técnico todoterreno», que incluye el extra de altura libre y las protecciones de los bajos, tendremos que descartar el diésel básico (300 d) y decantarnos por el 350 d o el 400 d.

Sea cual sea nuestra elección, tendremos un SUV que, a lo largo de este cuarto de siglo, ha sabido mantenerse a la vanguardia en confort y seguridad sin renunciar a su capacidad para salir del asfalto, algo de lo que muy pocos pueden presumir.

La opinión TT

Con el pack off-road, estamos ante un verdadero todoterreno con aspecto de todocamino, un vehículo limitado únicamente por sus neumáticos de asfalto.

Mercedes-Benz GLE

Mercedes-Benz GLE: gama 4×4

Gasolina

  • Mercedes-Benz GLE 450, 367 CV, desde 81.400 euros
  • Mercedes-AMG GLE 53, 435 CV, desde 95.325 euros
  • Mercedes-AMG GLE 63, 612 CV, desde 155.300 euros

Diésel

  • Mercedes-Benz GLE 300 d, 245 CV, desde 68.650 euros
  • Mercedes-Benz GLE 350 d, 272 CV, desde 79.688 euros
  • Mercedes-Benz GLE 400 d, 330 CV, desde 86.675 euros

Diésel+Eléctrico

  • Mercedes-Benz GLE 350 de, 320 CV, desde 78.125 euros

Ficha técnica Mercedes-Benz GLE 450 4MATIC

Meredes-Ben GLE motor

Motor

Delantero, longitudinal, gasolina, bloque y culata de aluminio, 6 cilindros en línea, 3.000 cm3, Ø83 mm x 92,4 mm, 367 CV a 5.000 – 6.100 r.p.m., 500 Nm a 1.600 – 4.500 r.p.m., 4 válvulas por cilindro, dos árboles de levas en culata, inyección directa, conducto común, un turbocompresor e intercooler

Transmisión

Tracción: Total permanente, con bloqueo del diferencial central y reductora opcionales, controles de tracción con programas específicos para campo, de estabilidad y emulador electrónico de bloqueos de diferencial delantero y trasero. Cambio automático epicicloidal de nueve velocidades acoplado mediante convertidor de par.

Bastidor

Chasis: Carrocería autoportante. Suspensión: Delantera y trasera independiente, paralelogramo deformable, con barra estabilizadora, muelles helicoidales y amortiguadores telescópicos (en opción: muelles neumáticos de altura variable). Frenos: Discos ventilados delante y detrás. ABS, EBD y BA. Dirección: De cremallera, asistida eléctricamente. Ruedas: 255/50-19 104W XL (serie). Opcionales: 275/50-20, 275/45-21 (delante) y 315/40-21 (detrás). Kit de reparación de neumáticos de serie, rueda de repuesto de emergencia en opción (431 euros)

Dimensiones>

Largo / Ancho / Alto: 4.924 / 1.947 / 1.797 mm. Batalla: 2.995 mm. Vías del. / tras.: 1.667 / 1.667 mm. Masa en orden de marcha: 2.200 kg. Depósito: 85 litros. Maletero: 630 / 2.055 litros.

Prestaciones

Vel. máx.: 250 km/h. 0-100 km/h: 5,7 segundos. Consumo: 9,0 litros / 100 km (WLTP). CO2: 204 g/km. Autonomía: 944 km

Cotas

Cotas Mercedes-Benz GLE

Desarrollo mínimo

Cambio automático de nueve velocidades y reductora son una receta imbatible para evolucionar a baja velocidad.


 

Mercedes-Benz GLE