Pekín da permiso a Daimler para probar su conducción autónoma

vision mercedes maybach ultimate luxury 15g
Pekín da permiso a Daimler para probar su conducción autónoma
Álvaro Ruiz
Álvaro Ruiz
Las autoridades de Pekín han otorgado una licencia a Daimer para probar sus vehículos de conducción autónoma en la vía pública. El fabricante alemán utilizará este permiso para desarrollar sus coches autónomos de nivel 4, es decir, los que pueden conducir de forma completamente autónoma bajo la supervisión de un conductor.


El marco legal es uno de los mayores impedimentos para el desarrollo de los vehículos autónomos. Varios fabricantes han conseguido desarrollar la tecnología necesaria para que sus coches conduzcan de forma completamente autónoma, pero, por ahora, la infraestructura y la legislación no permiten circular a ningún vehículo que supere el nivel 2 de autonomía.

Más información

Pues bien, China acaba de dar un paso adelante en el desarrollo de esta tecnología tras otorgar una autorización a Daimler para que pruebe sus vehículos autónomos en las carreteras públicas de Pekín y sus alrededores. Gracias a ello, el fabricante alemán continuará con parte del desarrollo de sus coches sin conductor en la capital china, donde probará modelos con un nivel 4 de autonomía, es decir, aquellos que pueden asumir el 100% de las tareas de conducción pero que necesitan la supervisión de un conductor.

Mercedes Generation EQ ConceptPara poner en marcha estas pruebas, Daimler se ha asociado con Baidu, el motor de búsqueda en internet más importante de China, es decir, la competencia de Google en el país asiático. Esta alianza ha sido clave para obtener el permiso de China y, por otra parte, permite incorporar la última tecnología del gigante chino a los coches del fabricante alemán.

Un paso necesario

Vision Mercedes-MaybachCon este acuerdo, Mercedes-Benz se acerca un poco más a su objetivo de comercializar vehículos autónomos de nivel 3 en 2021. La marca germana lleva varias décadas realizando pruebas con este tipo de automóviles, la mayoría de ellas mediante la simulación virtual y en centros de pruebas cerrados, si bien las pruebas en carretera abierta son el mejor escenario para avanzar en el desarrollo de esta tecnología, puesto que los coches de pruebas pueden interactuar con su entorno y con otros vehículos, especialmente cuando circulan entre el tráfico urbano.