Spin e-scooter Academy by RACC: para una movilidad urbana más segura

spin-academy-by-racc
Spin e-scooter Academy by RACC: para una movilidad urbana más segura
Nicolás Merino
Nicolás Merino
La Spin Academy by RACC se trata de la primera academia de formación de conducción de patinetes a nivel estatal, realizará cursos teóricos y prácticos de patinetes eléctricos en diferentes ciudades españolas.

El RACC y Spin, la compañía de micromovilidad de Ford, han creado la Spin e-scooter Academy by RACC con el objetivo de realizar cursos de formación para usuarios de patinetes eléctricos mayores de 18 años en diferentes ciudades de toda la geografía española. Así, el primer curso tuvo lugar el pasado 29 de junio en Tarragona (la primera ciudad donde se estableció Spin) y ha contado con la participación de más de un centenar de alumnos.

El rápido crecimiento de la movilidad en vehículos de movilidad personal (VMP) en las grandes ciudades hace que sea urgente conseguir una buena convivencia con los otros medios de transporte y peatones y, a la vez, garantizar que los usuarios de VMP circulen con la máxima seguridad. Los últimos cambios legislativos, con la entrada en vigor el pasado 2 de enero del nuevo Reglamento General de Vehículos y Circulación, estipulan que los patinetes eléctricos tienen prohibido circular por las aceras y zonas de peatones.

Tampoco pueden hacerlo por túneles urbanos, ni travesías, vías interurbanas, autopistas y autovías. Los VMP son considerados vehículos a todos los efectos, y por tanto, están obligados a cumplir las normas de circulación. Es por eso que Spin y el RACC unen esfuerzos, para trabajar conjuntamente por la educación viaria en este ámbito, y así, guiar a la ciudadanía en el uso de estos nuevos vehículos que año tras año ganan más usuarios en las zonas urbanas.

La formación se extenderá a una docena de ciudades españolas

spin-academy-by-racc

Estos cursos de Spin y el RACC se realizarán, tanto en lugares donde opera la compañía Spin como en localidades donde los patinetes eléctricos tienen un uso extendido entre los ciudadanos. La formación es gratuita, destinada a usuarios mayores de 18 años y consta de una parte teórica y una parte práctica. El RACC se encarga de desarrollar la parte de teoría y de práctica en circuito cerrado gracias a los formadores expertos de las Escuelas de Conducción del RACC (Advanced Driving Center) mientras que Spin, por su lado, se ocupa de poner a disposición de los alumnos los e-scooters para desarrollar las clases.

“Además de una infraestructura urbana que facilite el uso de bicicletas o patinetes, hace falta formación ciudadana por dos motivos: para entender que los patinetes son vehículos y por tanto, tienen que seguir unas normas, pero también para ayudar a aquellos que piensen en este vehículo como alternativa de movilidad pero no acaban de dar el paso por el desconocimiento del vehículo o de las normas que le afectan. Es por eso que impulsamos esta academia”, ha explicado Filippo Brunelleschi, country manager de Spin en España.

“Este año ha entrado en vigor la nueva regulación de los vehículos de movilidad personal impulsada por la Dirección General de Tráfico (DGT) y desde el ámbito local se están adaptando las ordenanzas municipales”, ha añadido Josep Mateu, presidente del RACC. “Por eso es importante acercar su conocimiento a todos los usuarios, y muy especialmente a los nuevos. La creación de la Spin e-scooter Academy by RACC es un primer paso para seguir avanzando de forma segura con estas nuevas formas de movilidad”.

Spin, nuevo miembro del Mobility Institute 

La empresa de movilidad se ha incorporado a esta plataforma colaborativa creada por el RACC y Deloitte y cuyo objetivo es analizar las nuevas tendencias de la movilidad a escala internacional, así como su aplicación a mercados específicos del ámbito español.

En concreto, Spin analizará el impacto que la movilidad individual está teniendo en las grandes ciudades y cómo se puede contribuir a reformular y renovar acuerdos políticos para promover una movilidad eléctrica proveniente de energías renovables y conseguir un menor impacto en la fabricación de los VMP.