Prueba usado Nissan Juke Nismo (2012-2018): un SUV que no deja indiferente

Nissan Juke Nismo
Prueba usado Nissan Juke Nismo (2012-2018): un SUV que no deja indiferente
Eduardo Alonso
Eduardo Alonso
Con su maravilloso motor 1.6 turbo por bandera, el Nissan Juke Nismo fue un pequeño SUV deportivo que no dejaba indiferente.

Hace ahora una década, el segmento de los SUV urbanos comenzaba a popularizarse con cada vez más modelos a la venta. Sin embargo, tan sólo Mini y Nissan se lanzaron a comercializar una versión deportiva, con sus respectivos Countryman Cooper S y Juke Nismo (acrónimo de Nissan Motorsports). El Nissan Juke de primera generación, por cierto, se erigía sobre la plataforma B de Renault-Nissan, misma que la de los Clio, Captur, Micra o Note.


El Nissan Juke Nismo se presentó en 2012 con buenísima pinta. Disponía de un kit de carrocería compuesto por paragolpes específicos, faldones laterales, difusor trasero, aletines más anchos y un alerón. También equipaba llantas de 18″ y una suspensión más firme. Sin embargo, lo mejor de todo se hallaba bajo su capó, equipando el mismo motor 1.6 DIG-T que ya estaba disponible en la gama Juke pero potenciado hasta los 200 CV. Era, en esencia, la misma mecánica que utilizaba el deportivo Renault Clio R.S. Se asociaba a una transmisión manual de seis velocidades que trasladaba la fuerza motriz a las ruedas delanteras.


A finales de 2014, el Nissan Juke Nismo recibió una actualización y fue rebautizado. Pasó a llamarse Nissan Juke Nismo RS y, desde aquel momento, se comenzaron a ofrecer dos versiones: una con tracción delantera, cambio manual y 218 CV; y otra con tracción total, cambio automático y 214 CV. La primera era la más interesante, pues sin apenas incrementar el precio respecto a su predecesor, añadía un diferencial autoblocante que marcaba la diferencia. La segunda era desaconsejable porque su transmisión de tipo CVT arruinaba el carácter deportivo del vehículo.


El Nissan Juke Nismo RS fue descatalogado en 2018 sin sucesor directo, y su fabricación siempre se llevó a cabo en la factoría de Nissan en Sunderland, Inglaterra.

Nissan Juke Nismo interior

¿Cómo era por dentro el Nissan Juke Nismo?

El Nissan Juke no era un SUV urbano especialmente espacioso respecto a su competencia y, además, su maletero sólo cubicaba 251 litros de capacidad. Eso sí, esto último se rectificó con el restyling de 2014, en el que se pudo ampliar el espacio para equipaje hasta los 354 litros rediseñando los guarnecidos del receptáculo. Ese restyling también aportó unos baquets Recaro opcionales por 1.500 euros.


Sin embargo, el interior de su variante Nismo era muy estimulante, con asientos deportivos, pedales metálicos, una instrumentación específica y un volante forrado parcialmente en Alcantara que invitaba a conducir. Su calidad de materiales, por otra parte, rayaba a un nivel correcto aunque sin destacar, con ensamblajes que transmitían solidez pero con un empleo casi total de plásticos duros. La postura de conducción era bastante satisfactoria y puntuaba bien por ergonomía y equipamiento de serie, pues no le faltaba navegador en pantalla de 5,8″, cámara trasera, asientos calefactables…

¿Qué revisar en el Nissan Juke Nismo?

El Juke Nismo era un modelo que presumía de un elevado grado de fiabilidad, así que a la hora de adquirir una unidad no hay nada especial sobre lo que fijarse más allá de lo habitual. Eso sí, con el tiempo pueden presentarse algunos crujidos en el salpicadero y en los guarnecidos de las puertas, lo cual no atañe ningún problema pero resulta molesto. También se dieron casos de algunos ejemplares que mostraron fallos electrónicos en el cuadro, aunque eran una minoría.

¿Cómo iba el Nissan Juke Nismo?

Desde el punto de vista deportivo, el Juke Nismo dejaba un sabor un tanto agridulce porque, por un lado, su motor era maravilloso pero, por el otro, en curvas estaba lejos de ser tan efectivo como un urbano o compacto deportivo.


Su mecánica proporcionaba buenísimas prestaciones, una respuesta progresiva y una contundente estirada final por encima de 6.000 rpm. También sonaba genial. Además, su cambio manual presentaba un excelente tacto, de recorridos cortos y un manejo durito.


Sin embargo, en curvas adolecía de una marcada falta de motricidad, lo cual se solucionó con la incorporación de un autoblocante en el restyling de 2014. Aparte, su eje trasero no era demasiado estable. Mejor resultado ofrecían la firme suspensión y los resistentes frenos.

Nissan Juke Nismo

Ficha técnica (Nissan Juke Nismo 1.6 DIG-T)

  • Motor: Gasolina, cuatro cilindros en línea, situado en posición delantera transversal, 1.618 cm3, 200 CV (147 kW) a 6.000 rpm, 250 Nm de par de 2.400 a 4.800 rpm.
  • Velocidad máxima: 220 km/h.
  • Aceleración: de 0-100 km/h: 7,5 seg.
  • Consumo: 6,9 litros/100 km.
  • Tracción: Delantera.
  • Cambio: Manual de 6 velocidades.
  • Frenos: Discos ventilados delante y macizos detrás.
  • Suspensión: Independiente delante y eje rígido detrás.
  • Dirección: De cremallera con asistencia.
  • Llantas: 7,0 x 18″.
  • Neumáticos: 225/45 R18.
  • Largo x ancho x alto (m): 4,16 x 1,77 x 1,56.
  • Peso: 1.293 kg.
  • Maletero: 251 litros.
  • Depósito de combustible: 46 litros.

 

0 Comentarios