Este microurbano coreano que sustituye al Atos Prime se ofrece sólo en cinco puertas. El i10 se convierte en el segundo miembro de la saga i, nomenclatura seguida de un número bajo la que irán apareciendo el resto de automóviles Hyundai en el futuro. La novedad frente al Atos, que sustituye, es la incorporación en breve de un motor turbodiesel.

Hyundai i10

Hyundai i10
Autofacil
Autofacil


Gana en habitabilidad frente al Atos Prime
Manteniendo la longitud total y la batalla del Atos Prime, al Hyundai i10 le ha bastado “engordar” levemente –es 7 centímetros más ancho-, para ofrecer un habitáculo aún más amplio de lo que era el de su antecesor.

Estéticamente también le ha venido bien ese ligero ensanchamiento. Su apariencia es mucho más robusta ahora, brindando una sensación a primera vista de vehículo más firme y seguro.

En el frontal es donde más se aprecian esas reminiscencias de familia con el i30. Tanto el corte de las ópticas carenadas como el de la parrilla delantera son calcadas a las líneas marcadas en su hermano mayor, confiriéndoles un rasgo inconfundible de familia.
El paragolpes integrado a la carrocería es de corte muy elevado, siguiendo las tendencias más avanzadas.

A ambos lados del paragolpes se han incorporado unos protectores, muy útiles para evitar tener constantemente arañada la pintura. Bajo los mismos encontramos los faros antiniebla. La parte central del paragolpes está ocupada por una amplia toma de aire que garantiza una correcta refrigeración para la mecánica.

Uno de los aspectos en los que ha mejorado notablemente con respecto a Atos Prime es en su perfil. El parabrisas, más inclinado, aporta al conjunto un aspecto mucho más atractivo y aerodinámico. La elevada línea de la cintura, las nuevas llantas de aleación y el discreto y atractivo spoiler posterior completan una estampa deportiva y muy actual.

Esta vista de perfil sirve también para comprobar el estilo de diseño cab forward o de cabina adelantada, en el que las ruedas se llevan al máximo hacia los extremos del coche para conseguir un habitáculo espectacular (no en vano el i10 cuenta con la batalla más larga entre los vehículos de la clase A).

En la zaga lo más llamativo son las voluminosas ópticas, destinadas a garantizar que siempre seamos vistos. El paragolpes posterior es también integrado y en el mismo color que la carrocería, aunque en este caso se protege longitudinalmente con una ancha banda plástica en tono negro para evitar los desperfectos provocados en la pintura por los golpes de aparcamiento.
La tercera luz de freno se aloja bajo el discreto spoiler posterior.

Habitáculo para cinco pasajeros
Su interior ofrece espacio más que suficiente para albergar con total confort a cinco adultos. Además, se han ganado nada menos que cinco centímetros para las piernas de los ocupantes de las plazas delanteras y hasta 8 centímetros para los hombros tanto en las delanteras como en las traseras. Además, gracias al estudio efectuado ya a la hora de diseñar a su antecesor, el tránsito de entrada o salida del automóvil se hace con un esfuerzo mínimo, gracias a la amplitud de las puertas y de la estudiada altura al suelo del automóvil. Su equipamiento de serie incluye, entre otros muchos pequeños detalles, el equipo de sonido con CD y conexión para i-Pod.

El maletero, con los cinco asientos en uso, ofrece una capacidad de 220 litros, viéndose esta espectacularmente aumentada en caso de abatir el asiento posterior (que puede ser abatido por secciones 60/40).

Por fin, un diesel
Mecánicamente, el Hyundai i10 aporta importantes novedades con respecto a su antecesor. Nada menos que 3 motores diferentes estarán a disposición de los clientes, dos de ellos de gasolina, a los que se suma un avanzado y eficaz propulsor turbodiesel CRDi –de próxima comercialización-.

La gama arranca con un ligero y económico tetracilíndrico de gasolina, cuya capacidad es de 1.1 litros. Dotado de culata de 2 válvulas con un árbol de levas en culata, su potencia asciende a 48,5 Kw (66 CV) a 5.500 rpm, con un par máximo de 99 Nm (10,10 kg.m) a 2.800 rpm. Continua con un 1.2 litros dotado de culata de cuatro válvulas por cilindro y doble árbol de levas en culata. Su potencia se eleva hasta los 55 kW (75 CV) a 6.000 rpm, con un par máximo de 115 Nm (11,73 mkg) a 4.000 rpm.

La caja de cambios es manual, de cinco velocidades para ambos propulsores de gasolina, aunque opcionalmente, se ofrece una caja de cambios automática de 4 relaciones que no estará disponible en la versión diesel.

La novedad más destacada es la aparición de un motor diesel para este Hyundai i10, algo no disponible en su antecesor. Para ello se ha desarrollado un avanzado cuatro cilindros construido enteramente en aluminio de 1.1 litros. Dotado de culata de cuatro válvulas por cilindro y doble árbol de levas, inyección directa Common Rail y turbocompresor dotado del sistema VGT (de geometría variable). Con este motor la potencia asciende a 55 kW (75 CV) a 4.000 rpm, con un par máximo de 153 Nm (15,6 kg.m) entre las 1.900 y las 2.750 rpm. Y lo que es aún más importante, en combinación con la caja de cambios de 5 relaciones, este motor ofrece un consumo combinado de 4,3 litros/100 km, con unas emisiones de tan sólo 114 g/km.

Dirección asistida variable
La dirección eléctrica hace sumamente cómoda la conducción urbana se endurece progresivamente a medida que la velocidad del automóvil aumenta. La suspensión delantera es de tipo MacPherson, con resortes helicoidales y amortiguadores de gas, en tanto que en las ruedas traseras es de tipo eje torsional, con resortes helicoidales y amortiguadores de gas.

Los frenos son de disco en las cuatro ruedas, contándose con ABS de última generación de serie. Y aquellos clientes que así lo deseen, el i10 puede montar opcionalmente el sistema de control de la estabilidad, ESP+TCS –disponible más adelante-.

En cuanto a bastidor, el nuevo Hyundai i10 brinda más de rigidez que su antecesor, el Atos, gracias al empleo de aceros de última generación y a los más avanzados sistemas de sellado y soldadura ofrece una célula de supervivencia preparada para afrontar con éxito las exigentes pruebas EuroNCAP, tanto de impacto frontal como lateral.

Y es que el i10 es un coche que ofrece unas excepcionales medidas de seguridad, entre las que cabe destacar los cinturones de las plazas delanteras con pretensores, los airbags frontales y laterales de serie o el sistema de apertura automático de las puertas en caso de accidente.

Precios
1.1 Classic: 9.700 euros
1.1 Comfort: 9.700 euros
1.1 Comfort A/A: 10.700 euros
1.1 Style: 11.700 euros
1.1 Style Aut.: 12.700 euros