Nos ha dejado Virgilio Hernández Rivadulla, decano del periodismo del Motor en España

virgilioa
Nos ha dejado Virgilio Hernández Rivadulla, decano del periodismo del Motor en España
Sergio Rodriguez
Sergio Rodriguez


El pasado 6 de abril conocíamos la triste noticia del fallecimiento del histórico periodista Virgilio Hernández Rivadulla, pocos días antes de cumplir los 98 años. Nacido el 28 de abril de 1921, dedicó casi toda su vida al mundo del motor, su gran pasión.

Sin embargo, Virgilio era un hombre polifacético y con grandes inquietudes vitales: así, tras cursar sus estudios en la Escuela de Periodismo, también obtuvo la licenciatura de Derecho, así como el título de A.T.S. y el de Profesor de Educación Física por la Facultad de Medicina de Valladolid.

Desarrolló la mayor parte de su carrera -entre los años 40 y 80- en el diario Marca, como jefe de la sección de motor, aunque también cubrió informaciones de atletismo, rugby o gimnasia. A finales de los 50 fue director de la revista ‘Motociclismo’, de la que nuestro Presidente Fundador, Enrique Hernández-Luike, fue primero editor y, más tarde, propietario.

Además, también dirigió las revistas ‘Autoescuelas y Madrid Industrial’, así como ‘ADA’ -Ayuda Del Automovilista-, a la que estuvo vinculado hasta los últimos días de su vida. También olaboró en diversos programas de Radio Nacional de España, entre los que destacan ‘Caravana de Amigos’ y ‘Objetivo Motor’ e incluso hizo sus pinitos en la pequeña pantalla, siendo guionista, presentador y comentarista de deportes durante el primer año y medio de vida de Televisión Española.

Equipo Motociclismo, 1968

Por si fuera poco, también fundó la F.I.S.U. -Federación Internacional de Deporte Universitario-, que agrupa a más de 140 países y se encarga de celebrar las Universiadas de Invierno y de Verano, en la que desempeñó las responsabilidades de Jefe de la Comisión de Control, Asesor, Vicepresidente y, actualmente, miembro de Honor de la misma.

En el plano automóvilísitico, Hernández Rivadulla fue reconocido en 2006 por ASEPA, como Personaje Ilustre de la Automoción; una distinción que han recibido nombres tan ilustres de la historia de la Automoción española como Wilfredo Ricart, Eduardo Barreiros o, en el ámbito del periodism o, Enrique Hernández-Luike.

A lo largo de su vida fue distinguido con numerosas condecoraciones civiles, como la Cruz de Cisneros, la Encomienda de Alfonso X El Sabio, la Medalla de Bronce al Mérito Turístico, la Medalla de Plata al Mérito Deportivo y la Medalla al Mérito Naval con Distintivo Blanco, esta última otorgada por una de sus grandes aventuras, una travesía en piragua de Palma de Mallorca a Roma en 1950.

Y es que, Hernández Rivadulla fue también un gran aventurero. Además de la mencionada hazaña, dio la vuelta a España en una moto Vespa en dos ocasiones, sin más paradas que las necesarias para repostar carburante. También decidió celebrar el lanzamiento del Seat 124 recorriendo con uno de sus primeros modelos todas las capitales de provincias peninsulares en 124 horas.

Incluso destacó en la actividad deportiva: así, se proclamó campeón de España de rugby en varias ocasiones con el equipo universitario de Madrid y fue subcampeón de España de salto de longitud, además de campeón universitario de boxeo.

Desde la gran familia del Grupo Luike lamentamos su pérdida y enviamos un fuerte abrazo a sus familiares y amigos.

Virgilio y Luike