-Perfecto... si me hubiesen dejado un coche de cortesía- KIA CARNIVAL Ángel Moya (Madrid). En febrero de 2007, compré un Kia Carnival 2.9 CRDi en el concesionario Mat Automoción, en Madrid. En octubre, cuando sólo tenía 13.500 km y siete meses, las puertas eléctricas traseras empezaron a cerrar mal y comencé a escuchar una especie de ruido metálico procedente de la zona del salpicadero;

Kia Carnival 2.9 CRDi

Kia Carnival 2.9 CRDi
Autofacil
Autofacil



además, cuando aceleraba,
el motor emitía un soplido contínuo,
que desaparecía al dejar de pisar el pedal del
acelerador. Lo llevé al taller oficial en el que lo
adquirí y solucionaron la avería de las puertas,
sin embargo, no dieron importancia a los
otros problemas, a pesar de que habían probado
el coche y escuchado los ruidos. Yo insistí
en que debían arreglarlo, pero los mecánicos
me aseguraron que tenían que averiguar
dónde estaba el fallo y no sabían el
tiempo que tardarían en solucionarlo… y,
para colmo, me dicen que no tengo derecho
a un coche de cortesía.

● Qué dice la marca

Kia
nos ha comentado que, tras 15
días en el taller y efectuar las comprobaciones
necesarias, se ha solucionado el problema de
su Carnival sin coste alguno: le han cambiado
el common-rail, arreglado los anclajes del salpicadero
y ajustado los tubos de la calefacción.
Según el contrato de garantía, Ángel no tiene
derecho a coche de sustitución.