Según datos de AutoScout24, el 60% de los coches de segunda mano que se vende en España cuesta entre 1.000 y 2.000 euros. Son las estrellas de la crisis y, a pesar de su edad y kilometraje, sus ventas no dejan de crecer. En verano, la venta de estos vehículos aumenta, ya que la demanda crece entre los conductores novatos -en esta época del año es cuando más gente se saca el carné- y para moverse en zona de segundas residencias.

Qué debes revisar si te compras un usado barato

audi100
Audi A6
Autofacil
Autofacil


Hace unos días ya hablamos en profundidad sobre si merecen la pena o no estos coches. Si crees que sí y estás dispuesto a comprarte uno de ellos, aquí te decimos todo lo que debes revisar antes de hacerlo para no llevarte sorpresas:

Motor
Antes de arrancarlo, revisa el nivel de aceite y anticongelante -debe estar entre los niveles de mín. y máx. de la varilla y del depósito, respectivamente-. Después, arranca el coche y, sin acelerar, comprueba que el ralentí sea estable, es decir, que la aguja del cuentarrevoluciones no oscile y que el sonido del motor sea constante y uniforme; si no, puede indicar un problema de bujías -desde 60 -/unidad-, de inyección -desde 60 — o, incluso, que el propulsor sufre un elevado desgaste interno -reparar el motor, desde 400 -, y cambiarlo por uno usado, de desguace, desde 900 –. Por último, observa si sale algún tipo de humo por el tubo de escape al acelerar: si expulsa humo blanco, puede tener una fuga en la junta de culata -desde 400 –; pero si el humo es azul, estará quemando aceite, lo que indica un excesivo desgaste interno del motor -repararlo te costará desde 400 –.

Dirección
Para comprobarlo, con el coche parado, baja la ventanilla y, desde fuera, gira un poco el volante hacia ambos lados y observa que las ruedas se mueven con precisión y sin provocar ruidos; también puedes hacerlo conduciendo a unos 20 km/h: tienes que mover ligeramente el volante hacia los lados y el coche debe desplazarse ligeramente. Si no ocurre así, puede que se haya averiado alguna rótula -120 –, la cremallera -500 — o que las tuercas de sujeción de los elementos de la dirección y suspensión estén flojos -apretarlos, desde 30 –.

Frenos
Primero, revisa el nivel del líquido en el depósito que encontrarás en el vano motor. Después, en parado y con el motor en marcha, pisa varias veces seguidas el pedal de forma suave y progresiva. Debe ofrecer siempre el mismo tacto; si no, el coche puede sufrir problemas en la bomba -sustituirla, desde 250 — o en el servofreno -desde 120 –. En marcha, comprueba que no se producen ruidos al frenar -pueden ser las pastillas: sustituirlas cuesta unos 150 — y que tampoco percibes vibraciones cuando frenas a más de 80 km/h -indicará que los discos están doblados; sustituirlos, desde 120 –.

Neumáticos
Verifica que la huella tiene la profundidad mínima exigida -1,6 mm- y fíjate en que su desgaste sea uniforme; si no, tendrás que sustiuirlos -los cuatro, desde unos 350 — y hacer un -paralelo- -de 30 a 60 –. Una vez en marcha, y circulando primero a unos 90 km/h y, después, a unos 110 km/h, comprueba que no existan vibraciones; si no, tendrás que equilibrar las ruedas -30 – de media-.

Correas
En la mayoría de los coches, no podrás ver la correa de distribución -hay que retirar piezas para ello-, pero asegúrate -mediante facturas- de que la hayan cambiado hace menos de cinco años o 100.000 km -si no, tendrás que hacerlo tú: desde 400 –. Sí es muy probable que puedas ver el resto de correas -como la del alternador-: fíjate en que no están cuarteadas -cambiarlas, desde 100 –.

Embrague
Para comprobar su estado, introduce la 1ª marcha en parado, acelera hasta unas 1.500 rpm aprox. y ve soltando el pedal del embrague hasta que el coche comience a andar. Lo normal es que avance progresivamente; si tienes que levantar mucho el pedal, si el coche sale dando pequeños tirones o notas vibraciones, es probable que tengas que cambiarlo -desde 350 –.

Juntas
Con el motor parado, fíjate en que no existan pérdidas de aceite bajo el vehículo o que no haya manchas grandes de este tipo en el vano motor -intenta que te enseñen, si tiene uno fijo, el lugar de aparcamiento del coche-: indica problemas de juntas -de culata, de cárter…- y el arreglo te puede costar desde 60e… ¡hasta 500 -! -si tienes que cambiar varias o alguna a la que cueste mucho acceder y haya que retirar piezas-.

Interior
Tira de los cinturones con fuerza -deben bloquearse- y comprueba el estado de los asientos -la tapicería, que no se muevan…- el funcionamiento de faros y -limpias-, de la calefacción -arreglarla te costará 250 — y del aire acondicionado -hasta 500 – si está estropeado el compresor y 60e si debes recargar el gas-. Ojo también al desgaste del volante o de los pedales porque te pueden orientar sobre el kilometraje -real- del coche.

Documentación
Recuerda que circular con la ITV al día es obligatorio -si no, te multarán con 200 — y que, además, si el coche no la ha pasado, Tráfico no accederá a ponerlo a tu nombre. Por eso, solicita siempre que te enseñen el certificado en vigor de la ITV -debe constar como -favorable- o -favorable con defecto leve– y, también, las facturas de todas las operaciones de mantenimiento -cambios de aceite, de ruedas– y reparaciones que le hayan efectuado al coche. En muchas de estas facturas aparecerán los kilómetros que tenía el vehículo cuando se efectuaron esas operaciones, con lo que cotejando fechas y su kilometraje actual, podrás comprobar que no le hayan bajado los kilómetros.