Land Cruiser 200/286 CV/89.000- - Land Cruiser 125 /173 CV/Desde 38.395 hasta 51.820-

Toyota Land Cruiser 200 V8 D-4D vs Toyota Land Cruiser 125 3.0 D-4D

2007 Lexus GX 470.
Autofácil
Autofácil
La familia Land Cruiser acaba de recibir un nuevo miembro, que se sitúa un escalón por encima de la Serie 125. La potencia, el tamaño y sobre todo el precio son muy superiores, pero ¿realmente hay sitio en la familia para una boca más?


El Land Cruiser 200 acaba de llegar a la residencia española de los señores Toyota. Viene a hospedarse en la habitación que hace ya un año dejó vacante el Serie 100. Es un vehículo difícil de encuadrar, un todoterreno con excelentes aptitudes camperas, formidable habitabilidad, notables prestaciones y pretensiones de competir con los modelos más lujosos del mercado, como demuestra su precio, que ronda los 90.000 euros tanto en versión de gasolina como diésel.

Uno de los rivales más duros con los que va a encontrarse el recién llegado está en su propia casa. El Land Cruiser «normal» (Serie 120 en versión corta y 125 en la de batalla larga) ofrece también acomodo a ocho ocupantes, similares recursos TT, unas prestaciones más que dignas y unos acabados, en las versiones más equipadas, no muy alejados de los del Serie 200, que cuesta 40.000 euros más.

Parientes lejanos

Pese a que estos dos familiares y a la vez adversarios comparten nombre y apellidos, proceden de líneas genealógicas diferentes separadas en 1967 con el nacimiento de la Serie 50, que evoluciona paralelamente a la Serie 40 dando origen, consecutivamente, a las series 60, 80, 100 y 200.

Más de 40 años de desarrollo paralelo han supuesto la aparición de notables diferencias en las dos ramas de los Land Cruiser, pero algunos de sus cromosomas permanecen inalterados.

Así, ambos conservan rasgos cada vez menos habituales, como el bastidor de largueros o el eje trasero rígido, soluciones que permiten a Toyota ofrecer ambos vehículos tanto en mercados occidentales como en otros de países menos desarrollados.

El conservadurismo que caracteriza al bastidor se ha aplicado también a la carrocería de la nueva Serie 200, con cuatro puertas laterales y un portón trasero con una portezuela inferior cuyo interior queda enrasado con el piso cuando se encuentra abierta. Las dimensiones de este station wagon son impresionantes: casi cinco metros de longitud, dos de anchura y 1,90 de altura.

Su aspecto, pretendidamente conservador y robusto, puede gustar más o menos, pero hay algunos aspectos decepcionantes, como la ausencia de faros de xenón, injustificable en un vehículo de su precio, o lo descolgada que queda la rueda de repuesto, dejando cerca de 10 centímetros de espacio libre desaprovechado hasta el piso de la carrocería.

Aunque es un lustro mayor y una cara frecuente de nuestros caminos, el Land Cruiser 125 parece más moderno, y, en las versiones VX y VXL, sólo su tamaño más reducido le identifica como un modelo de menos prestancia.

Formidable habitabilidad

Esta sensación se repite en el interior. No es fácil justificar los 40.000 euros que separan los dos vehículos teniendo en cuenta que las mejoras de equipamiento del Serie 200 son mínimas respecto a la versión VXL con tapicería de cuero de su hermano menor.

Tampoco la calidad de los plásticos o el tacto de los mandos difieren, y de hecho están muy lejos de lo que ofrece, también por unos 90.000 euros, un Mercedes GL 420 CDI o un Range Rover TDV8.

Lo mejor del 200 es su habitabilidad. La postura al volante es muy cómoda en largos desplazamientos, y la tercera fila de asientos puede usarse para trayectos más que ocasionales.

El interior del 125 no está tan aislado acústicamente, pero por lo demás apenas desmerece del de su hermano mayor.

Motor «gordo»

Las semejanzas se diluyen cuando ponemos en marcha los motores. Al igual que el RAV4, el Serie 200 dispone de un botón de arranque, una solución muy cómoda que, en unión con el transpondedor del mando a distancia y los pulsadores integrados en la carrocería que activan el cierre centralizado, nos evitarán sacar el mando del bolsillo tanto para acceder como para poner en marcha el motor y asegurar las puertas tras salir.

El V8 biturbo suena a motor «gordo» al ralentí, pero nunca llega a molestar cuando aceleramos. Se trata de un nuevo propulsor que se ha beneficiado del desarrollo del motor tetracilíndrico 2.2 D-4D que monta el RAV4, de idénticas cotas internas.

Fabricado en fundición de hierro reforzado con grafito, se alimenta mediante inyección directa de gasóleo a un máximo de 1.800 bares y se «sobrealimenta» gracias a dos turbocompresores de geometría variable cuyo flujo de aire es refrescado en un enorme intercooler que llama nuestra atención nada más levantar el capó.

Toyota ha huido de los inyectores piezoléctricos, de mayor rendimiento pero más sensibles a las impurezas del gasóleo, y ha optado por montar elementos de solenoide en un vehículo que muchos usuarios emplearán en zonas del mundo en las que la calidad del gasóleo se lleva mal con las nuevas tecnologías. El consumo no es bajo, pero si mantenemos la cabeza fría, podemos estabilizarlo en torno a los 13 litros cada 100 kilómetros en carretera.

Pese al notable peso del Land Cruiser 200, sus prestaciones son considerables, claramente superiores a las de su hermano menor, que no va mal servido con el propulsor de tres litros. Más llamativa incluso que la diferencia de caballos es la menor suavidad de la mecánica tetracilíndrica junto con su sonido menos «deportivo».

Nobleza obliga

El V8 diésel japonés se sirve de una caja de cambios automática de seis relaciones para gestionar sus 650 Nm de par. Es un nuevo desarrollo común para esta mecánica y el V8 5.7 Otto montado para EE.UU.

El torrente de fuerza se distribuye entre las cuatro ruedas mediante un diferencial central autoblocante Torsen evolucionado que, en caso de derrapaje trasero, envía más par al tren delantero en lugar de trasladarlo atrás como haría un diferencial normal.

El tren delantero asume entre el 30 y el 60% del par, mientras el trasero se lleva entre el 40 y el 70%. El sistema se completa con una reductora, un afinado control de tracción y… nada más. No hay bloqueo trasero y ni siquiera está disponible el control de avance lento, reservado al motor Otto.

Menos vanguardista, la Serie 125 monta, opcionalmente, caja automática no secuencial de cinco relaciones, diferencial central bloqueable, reductora y control de tracción.

El esquema de suspensiones es similar en ambos, con dobles triángulos delante, eje rígido atrás y resortes neumáticos de serie en el Land Cruiser 200 y opcionales en el 125. Gracias a estos elementos, en ambos casos puede variarse la altura de la carrocería para lograr un ascenso más cómodo al vehículo y mejorar el franqueo.

Por dentro y por fuera

Los elementos de las suspensiones y la dirección están bien dimensionados. Hay anclajes cómodos para el remolcado.La rueda de repuesto penaliza el ángulo de salida. Los soportes inferiores de los amortiguadores están «a tiro de piedra».Con permiso de su elevada masa, el Land Cruiser 200 puede darnos grandes satisfacciones en pista; no faltan caballos y el control de estabilidad desaparece con sólo pulsar un botón.

Amplio, cómodo y bastante funcional, el interior no es tan lujoso como otros productos de la competencia.La postura al volante es uno de los aspectos mejor resueltos del vehículo.Muchos todoterreno tienen plazas traseras cómodas, pero son contados los que permiten acomodar a dos adultos en una tercera fila.

El Land Cruiser 200 puede llevar hasta tres.Toyota ha desarrollado un nuevo cambio de seis velocidades para su nuevo V8. Los mandos de la suspensión y el control de descenso no quedan muy a mano.Los espejos pueden plegarse automáticamente, y se ha previsto la desconexión de los airbags de cortina para evitar su despliegue durante una inclinación extrema de la carrocería.Encastrada en el interior de la hoja inferior del gran portón trasero se encuentra esta caja de herramientas. A su lado se guardan los triángulos de emergencia.

Las versiones más equipadas del Land Cruiser 125 desmerecen poco respecto a la Serie 200.La tapicería de cuero es opcional, así como el reglaje eléctrico de los asientos.Los respaldos de la segunda fila de asientos pueden regularse en inclinación. Las plazas de la tercera fila son funcionales, pero la base de los asientos queda demasiado cerca del suelo.

El perfil del parachoques y la protección delantera están diseñados como un patín para ayudar en los «arrastrones».Uno de los secretos del buen comportamiento del vehículo se encuentra en el excelente guiado del eje trasero.No tiene la potencia del Land Cruiser 200, pero su menor masa permite al 125 ser algo más agil en cualquier tipo de pista.Muy recomendable, el cambio automático de cinco relaciones es opcional. La reductora se inserta fácilmente utilizando la palanca dispuesta ad hoc.En el pequeño panel de controles situado a la izquierda y debajo del volante encontramos un interruptor que acciona el ralentí forzado, mezclado con diversos controles.Junto a los útiles necesarios para cambiar la rueda de repuesto, empotrados en el portón trasero encontramos dos llaves fijas, un destornillador y unos alicates.

Más de 700 litros para el Land Cruiser «grande» y 600 en el caso de su hermano menor permiten acomodar sobradamente en ambos casos todo el equipaje de cinco adultos. Con las ocho plazas operativas, todavía disponemos de 259 y 192 litros, respectivamente.Más que su voluminoso motor, del Land Cruiser 200 llama la atención su enorme intercooler horizontal y dos baterías. En la serie 125, las versiones KX y KXR montan también la segunda batería, mientras los GX, VX y VXL dejan libre el hueco.

Los primos de américa

Al otro lado del Atlántico, Lexus comercializa los LX y GX, versiones de lujo de los Toyota Land Cruiser 200 y 125, respectivamente.

El LX se ofrece en una única configuración (LX 570), animada por un V8 de gasolina de 5,7 litros que rinde 383 CV. Cuesta 74.565 dólares en EE.UU., y ofrece un interior y unos acabados superiores a los del Land Cruiser 200 europeo. Exteriormente, las mayores diferencias se encuentran en el frontal y en la zona trasera. Los faros son adaptativos y de xenón, el portón trasero se abre y cierra de forma remota, sólo se ofrecen llantas de 20″, los raíles para portaequipajes vienen ya instalados en el techo, y hay dos cámaras que detectan obstáculos en ángulos muertos durante las maniobras, una en la zona frontal y otra en el lateral derecho. En el interior, el salpicadero, la consola central, los guarnecidos de las puertas y la mayoría de los mandos son distintos, con materiales más lujosos y un equipamiento aún más completo, que incluye climatizador de cuatro zonas, segunda fila de asientos con desplazamiento longitudinal eléctrico y tercera fila plegable eléctricamente.

En EE.UU., no obstante, también se ofrecen versiones del Land Cruiser 200 similares a las europeas, que allí se comercializan como Land Cruiser «a secas». Su precio base es de 42.035 euros con el mismo motor de gasolina (V8 4.7) con el que también está a la venta en Europa.

Incluso en nuestro continente, la oferta del vehículo varía para cada país, tanto por nivel de equipamiento como por impuestos. Por poner un par de ejemplos, en Rusia pueden adquirirse versiones D-4D desde 60.873 euros, en Reino Unido desde 73.130 euros, en Francia desde 75.500 euros, y en Républica Checa desde 78.777 euros, mientras que en Islandia la tarifa asciende a nada menos que 113.800 euros, y en Portugal llega hasta los126.000 euros. Pero el precio no es lo único que cambia, ya que el Land Cruiser 200 aparece en diferentes documentos oficiales de los importadores de Toyota como Land Cruiser V8, LC V8 o Land Cruiser Executive.

En cuanto al «hermano pequeño», el Land Cruiser 125 se vende en EE.UU. exclusivamente como Lexus GX 470. Su precio allí es de 31.319 euros. Dotado de un motor V8 Otto de 4,7 litros que rinde 263 CV, dispone de algunos elementos que no se ofrecen en Europa, como las barras estabilizadoras desconectables, los sensores de pérdida de presión de los neumáticos y los faros de doble lente elíptica. Este vehículo puede encontrarse en 170 mercados diferentes con las más dispares configuraciones de motores, precios y equipamientos.

Cómo va

COMPORTAMIENTO EN CAMPO

Aunque ya tuvimos ocasión de tomar contacto con él, nos hemos quedado con las ganas de probar a fondo el control de avance lento (crawl control) de la Serie 200, elemento que Toyota ofrece exclusivamente en las versiones de gasolina. Incluso sin él, el vehículo se desenvuelve en campo como pez en el agua. La posición elevada de la suspensión deja los bajos muy despejados y compensa bastante bien los inconvenientes de una batalla larga. El punto a vigilar será casi siempre el ángulo de salida, penalizado por un importante voladizo trasero, pero sobre todo por una rueda de repuesto que se descuelga demasiado de los bajos. Diseñar un soporte que aproveche mejor el espacio disponible hasta el piso sería una excelente idea. El límite, en cualquier caso, lo marcarán siempre los neumáticos. Su anchura y su falta de tacos hacen muy delicada la conducción en superficies de baja adherencia.

El Land Cruiser 125 logra también unos buenos resultados fuera del asfalto. Los estribos laterales son su punto débil, por lo que, si vamos a salir al campo con asiduidad, es muy recomendable plantearse la opción de la suspensión neumática, que nos permite elevar la carrocería y evitar algunos arrastrones. La desconexión del control de estabilidad cuando se conecta el diferencial central es todo un acierto, aunque sería bueno poder anular también a discreción el control de tracción e incluso bloquear el diferencial trasero, elemento antaño frecuente en los Land Cruiser y que hoy se reserva a las versiones KX y KXR.

COMPORTAMIENTO EN PISTA Y CARRETERA

Hay varias cosas que hacen del Land Cruiser 200 un buen vehículo para viajar. La primera es su cómodo puesto de conducción. También es destacable la amplitud interior. La tercera fila de asientos resulta muy funcional; no sólo es relativamente amplia, sino que se despliega y abate con facilidad. También sorprende el confort de la suspensión trasera, en la que los resortes neumáticos (incluidos en el cuerpo de los amortiguadores) hacen un excelente trabajo asistidos por unos muelles helicoidales muy flexibles que completan el trabajo a plena carga. Pese a que hay tres leyes de dureza para las suspensiones, la posición más blanda es la más recomendable en cualquier uso, ya que mejora mucho el confort sobre firmes en mal estado sin que ello se traduzca en aparatosas oscilaciones de la carrocería.

Pese a ser menos potente, el Land Cruiser 125 puede resultar más ágil en carreteras y pistas con curvas, terrenos en los que ambos son bastante propensos al subviraje. La diferencia de masa, compensada con creces en autopista a base de motor, juega un papel crucial en estas situaciones e incluso en carreteras con firmes poco adherentes. En cuanto al consumo, es un argumento importante para decantarse por la Serie 125.

Veredicto

El Land Cruiser 200 es un buen TT grande que ofrece un alto grado de confort y unas prestaciones notables. Su elevado precio desaconseja su adquisición, ya que por una cantidad similar hay vehículos claramente más lujosos y equipados. Mucho más acertada resulta la oferta de la Serie 125. Si bien las versiones VX y VXL con tapicería de cuero y suspensión neumática obligan a realizar un fuerte desembolso, el vehículo, con esta configuración, no es peor todoterreno que el 200 y se acerca mucho a su nivel de lujo y confort.

Por fuera

Ficha Técnica
Toyota Land Cruiser 200 V8 D-4D vs Toyota Land Cruiser 125 3.0 D-4D
LC 200 D-4D 4.5 V8 vs LC 125 3.0 D-4D
Motor
Tipo Diésel, 8 cilindros en V Diésel, 4 cilindros en línea
Posición Delantero longitudinal
Distribución 4 válvulas por cilindro, DOHC
Cilindrada 4.461 cm3 (86 x 96,0 mm) 2.982 cm3 (96,0 x 103,0 mm)
Alimentación Inyección directa por conducto común, dos turbocompresores de geometría variable e intercooler Inyección directa por conducto común, turbocompresor de geometría variable e intercooler
Compresión 16,8:1 18,4:1
Potencia máxima 286 CV (210 kW) a 3.600 rpm 173 CV (127,15 kW) a 3.400 rpm
Par máximo 650 Nm (66,28 kgm) a 1.600 rpm. 410 Nm (41,8 kgm) a 1.600 rpm
Transmisión
Tracción Total permanente con diferencial central autoblocante tipo Torsen bloqueable 100% y reductora. Controles de tracción y estabilidad Total permanente, bloqueo de diferencial central y reductora. Controles de tracción y estabilidad
Cambio Automática, 6 velocidades Manual, 6 velocidades (aut. 5 velocidades en opción)
Embrague Convertidor de par Monodisco, en seco (convertid. de par en opc.)
Grupo (Reduct.) 3,91 (2,73:1) 3,91 (2,56:1)
Relaciones del cambio I. 3,33; II. 1,96; III. 1,35; IV. 1,00; V. 0,72; VI. 0,58; MA. 3,06 I. 4,17; II. 2,19; III. 1,49; IV. 1,19; V. 1,00; VI. 0,81; MA. 4,22
Chasis
Tipo Largueros y travesaños
Suspensión delantera Independiente de dobles triángulos superpuestos, amortiguadores, muelles y barra estabilizadora
Susp. trasera Eje rígido con cuatro brazos longitudinales, muelles helicoidales, amortiguadores y barra estabilizadora
Dirección
Tipo Cremallera, con asistencia hidráulica
Diámetro de giro 11,8 metros 11,4 metros
Frenos
Delante/detrás Discos ventilados/discos ventilados
Ayudas ABS, EBD, BA y VSC ABS, EBD y BA
Dimensiones y pesos
Long./anch./alt. 4.950/1.970/1.865 mm 4.810/1.790/1850 mm
Batalla 2.850 mm 2.790 mm
Vía del./trasera 1.640/1635 mm 1.535/1.535 mm
Peso 2.640 kg 1.950-2.190 kg
Depósito 93 litros 87 litros
Maletero 259-701-1.267 litros 192-620 litros
Ruedas
Llantas Aleación, 8,5Jx20- Acero, 7,0Jx17-
Neumáticos 285/50-20 225/70-17
Prestaciones
Vel. máx. (km/h) 210 km/h 175 km/h
0 a 100 km/h 8,2 segundos 11,5 segundos
Consumo
Consumo 9,1/10,2/12,0 l/100 km 7,9/9,1/11,1 l/100 km
Autonomía 912 kilómetros 966 kilómetros
CO2 270 g/km 244 g/km

Cotas Toyota Land Cruiser 200 V8 D-4D Toyota Land Cruiser 125 3.0 D-4D
Ángulo de ataque 29º 3 ptos. 31º 3,5 ptos.
Ángulo de salida 20º 2ptos. 29º 3 ptos.
Ángulo ventral 157º 4 ptos. 160º 3 ptos.
Profundidad de vadeo 70 cm 7 ptos. 70 cm 7 ptos.
Altura libre 22,5 cm 5,5 ptos. 23 cm 5,5 ptos.

Land Cruiser 200
p.v.p.: 89.000 e
toyota españa, s.l.u.Av. Bruselas, 22,
Edificio Sauce 28108 Alcobendas (Madrid)
Tel. 911 513 300 / www.toyota.es

Land Cruiser 125
p.v.p.: De 38.395 a 51.820 e
toyota españa, s.l.u.Av. Bruselas, 22,
Edificio Sauce 28108 Alcobendas (Madrid)
Tel. 911 513 300 / www.toyota.es

Equipamiento, Seguridad y Funcional
LC 200 LC 125
Confort y Lujo
Asientos del. con reglaje eléc. VXL
Asientos del./tras. de cuero calef. Sí/sí VXL
Bluetooth/cámara de retrovisión Sí/sí Sí/VXL
Cambio automático VXL
Climatizad. autom. de 2/4 zonas No/sí VX/no
Guantera refrigerada No
Llantas de aleación VX
Lunas ahumadas 386 e
Radio CD/MP3 Sí/sí Sí/no
Sistema de navegación No
Techo eléctrico de cristal VLX
Volante y palanca cambio cuero
Funcional
Asientos 2ª fila deslizantes No
Asientos abatibles
Barras en el techo No
Bloqueo del diferencial central
Control electrónico de velocid. VX
Encendido de luces automático No
Reductora
Retrovisor int./ext. fotosensible Sí/sí No/no
Rueda de repuesto completa
Sensor de lluvia No
Seguridad
ABS+EBD
Airbag conductor/pasajero Sí/sí Sí/sí
Airbag de cortina
Airbas laterales 1ª/2ª fila asient. Sí/sí Sí/no
Antinieblas delanteros
Control de tracción/estabilidad Sí/sí Sí/sí
Control de veloc. en descensos VXL
Faros de xenón No No
Protección de bajos KX
Reposacabezas delant. activos No

Valoración
Carrocería 7,5 ptos. 7,5 ptos.
Habitáculo 8,0 ptos. 7,5 ptos.
Motor 8,5 ptos. 8,0 ptos.
Transmisión 8,0 ptos. 8,0 ptos.
Suspensiones 8,5 ptos. 8,0 ptos.
En carretera 8,0 ptos. 8,0 ptos.
En pista 7,5 ptos. 7,5 ptos.
En campo 8,0 ptos. 8,0 ptos.
Total 8,0 ptos. 7,8 ptos.

 

Toyota Land Cruiser 200