Servicios

Mantenimiento

llave inglesa

¿Cuánto va a costar la próxima revisión de tu coche? Averígualo aquí.

Tasación

coche y lupa

¿Vas a comprar o vender? Conoce el valor real de tu coche en el mercado.

Concursos

trofeo

Descubre todos los regalos que puedes conseguir si participas.

Consultorio

interrogación

Plantéanos tus dudas sobre coches y nosotros te las resolveremos.

¿Cuál me compro?

dinero

Envía tu pregunta y sigue los consejos para decidir qué coche comprar.

Kiosco LUIKE

revista y móvil

Descubre todas las publicaciones de LUIKE en soporte impreso y digital.

Prueba: Renault Mégane R.S. Trophy

Publicado el martes 28 de mayo de 2019

El Renault Mégane Trophy conlleva mejoras en el chasis y el motor. ¿Será suficiente para alcanzar el sobresaliente?

La evolución de los modelos Renault Sport modernos está bastante clara. El producto inicial supone un gran esfuerzo por parte de la marca, y normalmente el coche se percibe como bueno aunque siempre queda la sensación de que tiene más potencial. Esto le resulta suficiente para estar cerca de los mejores del segmento, pero no termina de valer para ser el mejor.

Quizá la versión con chasis Cup –que suele llegar después del lanzamiento inicial o incluso al mismo tiempo, como en este último R.S.– puede que arregle el tema. Y lo cierto es que en este caso lo hace y el coche va mejor, pero sigue sin alcanzar el sobresaliente.



Y suelen pasar otros 12 meses y, entonces, voilá. Llega la variante Trophy que, normalmente, suele colmar las expectativas que teníamos desde un principio.

Sin embargo, esto no siempre se cumple. Basta con conducir el actual Clio R.S., Trophy incluido, para comprobar que siempre hay excepciones. Y quizá con el Clio en mente, Renault ha decidido adelantar la aparición de la versión Trophy para el Mégane. Hace apenas unos meses condujimos el nuevo Mégane R.S. con dirección trasera y hoy estamos en el circuito portugués de Estoril para probar la variante más deportiva Trophy. La intención parece la de arreglar los defectos del primero lo antes posible.

La teoría dice que, si sucede lo que en el pasado, este Trophy debería ser una pasada. Pero existe un potencial problema en este caso, porque si echamos un vistazo más de cerca descubrimos que no estamos ante una actualización tan radical como esperábamos. El caso es que este Trophy es un R.S. equipado con los mejores extras, un poco más de potencia y un set de neumáticos Bridgestone de corte más deportivo.



Además, a nivel estético tampoco resulta demasiado evidente que estamos ante esta versión como ocurría en anteriores ocasiones. Aparte de las llantas específicas en negro con detalles en rojo y la inscripción Trophy en la parte baja de la parrilla delantera, hay pocas pistas más que indiquen que se trata del Renault Sport más potente de la historia. Por dentro, lo único que encontramos diferente respecto a su hermano menos potente son unos asientos deportivos Recaro que, según la firma francesa, están 20 mm más cerca del asfalto.

El motor 1.8 de cuatro cilindros es el mismo del resto de R.S., sólo que emplea un turbocompresor más grande, una nueva centralita y un escape más deportivo –ver Tecno–. La potencia sube de 280 a 300 CV y el par de 390 a 400 Nm, en el caso de optar por la transmisión manual de seis marchas –en el automático, la cifra asciende hasta los 420 Nm–. Ambas transmisiones envían la fuerza a través de un diferencial de deslizamiento limitado tipo Torsen.

Más información

A nivel bastidor, el Trophy cuenta con los ajustes del chasis Cup, por lo que no sólo cuenta con una suspensión más deportiva –los amortiguadores, muelles y barras estabilizadoras se endurecen en un 25%, 30% y 10%, respectivamente–, sino que además se beneficia de unos frenos de discos flotantes delanteros que además de ahorrar 1,8 kg en cada rueda, se muestran más resistentes al uso severo y, por tanto, al calentamiento. Por otro lado, el eje trasero direccional permanece inalterado. Podría decirse que este elemento es que el que más dudas generó en el R.S., debido a su forma algo artificial de dotar de agilidad al comportamiento del RS, perdiendo el equilibrio natural de sus predecesores. Entonces, ¿pueden los ajustes realizados en el Trophy rectificar esta sensación?



Ya hemos hecho suficientes preguntas. Llega el momento de las respuestas. Tenemos dos unidades a nuestra disposición, ambas con cambio manual. Primero nos metemos en circuito con el coche equipado con las llantas forjadas opcionales –1.500 euros–, las cuales tienen el mismo ancho y diámetro que las de serie pero ahorran alrededor de 2 kg de peso cada una y van unidas a unos semislick Bridgestone S007. Después, saldremos a las carreteras de los alrededores con la otra unidad, con las llantas normales y unos neumáticos Bridgestone S001 menos extremos.

El asfalto de Estoril brilla debido a que recientemente ha caído una tormenta, pero las suaves temperaturas favorecen un secado más o menos rápido. No obstante, me muestro cauto en las primeras vueltas, ya que este circuito cuenta con curvas exigentes y escapatorias no demasiado extensas. Empiezo con el modo Sport, el cual afila de manera adecuada la respuesta del acelerador, abre la válvula del escape a unas 4.000 rpm y añade un poco de peso a la dirección, lo cual es de agradecer teniendo en cuenta que en el modo normal resulta algo ligera y, en cualquier caso, no demasiado comunicativa.

En el circuito resulta complicado llegar a apreciar la mayor potencia. Quizá ofrezca un poco más de empuje a medio régimen, pero resulta muy parecido a un Mégane R.S. normal –algo que corroboran los datos declarados, ya que el paso de 0 a 100 km/h apenas baja de 5,8 a 5,7 seg.–. El sonido sí es mejor, más contundente y con unos bonitos carraspeos bien acompasados al levantar el pie del acelerador y dejar caer las vueltas.



En el modo Race, donde el control de estabilidad se desconecta y el escape está siempre con la válvula abierta, el coche se percibe muy vivo de reacciones. Quizá demasiado, al menos al principio. Como ocurre en el normal, el sistema de cuatro ruedas directrices hace que las posteriores giren mediante unos actuadores electrónicos hasta los 2,7 grados en dirección opuesta a las delanteras a baja velocidad, y hasta 1 grado en la misma dirección a ritmos más altos.

El punto de inflexión se produce a 60 km/h, excepto en Race, donde el cambio llega a 100 km/h, lo que crea una sensación de hiperagilidad en la parte trasera y reacciones muy radicales al más mínimo movimiento de volante. Si hay algo que el R.S. ejecuta de manera ansiosa son precisamente los cambios de dirección, y con el asfalto húmedo lo que sucede es que el Trophy se pone de lado a la mínima, por lo que la transición agarre-deslizamiento es rápida y violenta, lo que exige múltiples correcciones con el volante para mantener el coche dentro de la trazada más o menos correcta. Esto hace que resulte complicado interpretar lo que el vehículo va a hacer en cada momento.

Si te muestras más cuidadoso en tus movimientos, resulta más sencillo mantener el Mégane en su sitio, pero no es hasta nuestra segunda tanda de vueltas con el asfalto más seco cuando realmente cojo confianza con el Trophy. Con más temperatura y los pegajosos neumáticos Bridgestone, la efectividad del chasis 4Control es más evidente. Todavía no es perfecto, pero desde luego no hay duda de que este Renault puede conseguir un buen tiempo por vuelta.

El diferencial autoblocante es capaz de mantener el eje delantero en la trayectoria elegida de manera tenaz y efectiva aunque pises el acelerador a fondo. Y si aprendes a actuar como es debido cuando el eje posterior entra en acción, desde luego puedes llegar a alcanzar un ritmo impresionante. Los frenos son muy buenos también, con un tacto de pedal firme y con potencia de sobra para detener el coche. Además, después de toda la exigencia en circuito, no mostraron signos de fatiga ni vibraciones.



Ya en carretera, el Trophy se siente muy similar al R.S. normal con el chasis Cup. Es cierto que hay un poco más de empuje y una mejor banda sonora, pero en el resto de apartados se parecen bastante, lo que implica que estamos ante algo bueno... pero todavía no perfecto. En la parte positiva, en carretera las reacciones ágiles de la trasera son más fáciles de aprovechar que en el circuito, particularmente en las curvas más cerradas de primera y segunda marcha, ya que muchas veces ayuda a neutralizar el posible subviraje y te permite posicionar el coche hacia la salida del giro con mayor eficacia. Cuando te acostumbras a que la parte de atrás se mueva, lo intentas utilizar en tu favor para ganar en eficacia. El nivel de confort también es superior a lo esperado; es cierto que resulta firme, pero pasa por los baches con solidez y funciona de manera correcta en asfalto degradado.

Sin embargo, después de todas las pruebas realizadas permanecen las mismas preocupaciones que antes, y todas giran alrededor del 4Control. Como en los normales, las reacciones del Trophy nunca se perciben naturales o instintivas. Porsche integra con éxito esta tecnología, por lo que esperemos que tan sólo sea un problema de ajuste y puesta a punto, ya que este Mégane transmite tener un gran potencial por descubrir.

Lo normal es que salga al mercado una versión R todavía más deportiva. Y dado el actual calendario que está llevando esta generación del Mégane R.S., es probable que llegue antes de lo que esperamos.

Renault Mégane R.S. Trophy



 

Motor 4 cilindros, 1.798 cc, turbo
Potencia 300 CV a 6.000 rpm
Par 400 Nm de 2.400 a 4.800 rpm
Largo / ancho / alto 4,36 m / 1,87 m / 1,43 m
Velocidad máxima 260 km/h
0-100 km/h 5,7 segundos
Consumo mixto 8,0 l/100 km
Peso 1.419 kg
Precio 40.670 euros
Cambio Manual, 6 velocidades
Tracción Delantera

 


 
0
 
Consulta los precios oficiales y las ofertas de todos los modelos de Renault.
Precios del Renault Mégane Diesel, gasolina, híbridos, eléctricos...

Servicios

Mantenimiento

llave inglesa

¿Cuánto va a costar la próxima revisión de tu coche? Averígualo aquí.

Tasación

coche y lupa

¿Vas a comprar o vender? Conoce el valor real de tu coche en el mercado.

Concursos

trofeo

Descubre todos los regalos que puedes conseguir si participas.

Consultorio

interrogación

Plantéanos tus dudas sobre coches y nosotros te las resolveremos.

¿Cuál me compro?

dinero

Envía tu pregunta y sigue los consejos para decidir qué coche comprar.

Kiosco LUIKE

revista y móvil

Descubre todas las publicaciones de LUIKE en soporte impreso y digital.

Autofácil.es es un producto de Luike
Queda terminantemente prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos ofrecidos a través de este medio, salvo autorización expresa de autofácil.es. Así mismo, queda prohibida toda reproducción a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, Ley 23/2006 de la Propiedad intelectual.
Luike
Otros medios del grupo: logo Luike | logo formulamoto

Síguenos en

  • Síguenos en Facebook
  • Síguenos en Twitter
  • Síguenos en Instagram
  • RSS