Servicios

Mantenimiento

llave inglesa

¿Cuánto va a costar la próxima revisión de tu coche? Averígualo aquí.

Tasación

coche y lupa

¿Vas a comprar o vender? Conoce el valor real de tu coche en el mercado.

Concursos

trofeo

Descubre todos los regalos que puedes conseguir si participas.

Consultorio

interrogación

Plantéanos tus dudas sobre coches y nosotros te las resolveremos.

¿Cuál me compro?

dinero

Envía tu pregunta y sigue los consejos para decidir qué coche comprar.

Kiosco LUIKE

revista y móvil

Descubre todas las publicaciones de LUIKE en soporte impreso y digital.

Cómo comprar un deportivo en Inglaterra y matricularlo en España

Publicado el miércoles 09 de enero de 2019
Cómo comprar un deportivo en Inglaterra y matricularlo en España

El Reino Unido tiene cosas horribles, como el clima, y otras fantásticas, como su cultura automovilística y el hecho de que los coches usados se coticen allí por hasta cuatro veces menos que en España. ¿Quieres saber cómo traer y matricular uno?

Te voy a desvelar un secreto de estado: en alguna ocasión, cuando charlamos con nuestros compañeros de la edición británica de EVO y nos proponemos mutuamente, para publicar en ambos países, reportajes sobre algún modelo ya descatalogado, sentimos una enorme envidia al escuchar que comprarse allí el mismo deportivo que aquí cuesta entre tres y cuatro veces menos. No la mitad, no; ¡hasta un 75% menos! ¿Un Honda S2000 por 6.000 euros? ¿Un BMW M3 E46 Cabrio por 8.000 euros? ¿Un Mazda MX-5 NB por 900 euros y un RX-8 por 1.100 euros? No te estamos vacilando: estos precios son totalmente reales, si bien hay que sumar el coste de importación y matriculación que a continuación te detallamos.

Obviamente, hablamos de coches con el volante a la derecha, lo cual genera ciertas incomodidades a la hora de conducirlos en territorio de volante a la izquierda –garajes, peajes y visibilidad en carreteras de doble sentido–. Sin embargo, nosotros entendemos esta operación como una buena idea para hacerse con un coche lúdico de fin de semana, no de cara a comprarse un vehículo de uso diario.

Por eso, nos hemos parado a pensar: ¿por qué no aprovecharnos de esta circunstancia para disfrutar en España de un deportivo usado por muchísimo menos dinero? Esto, como te puedes imaginar, implica tramitar la importación del vehículo y realizar diversos papeleos. A continuación, vamos a explicarte cómo comprarte tu deportivo favorito en Inglaterra y traerlo a España. ¿Cuál es la parte mala? Sacarlo del Reino Unido es fácil, e incluso no demasiado caro, pero la burocracia española no te pondrá la alfombra roja para matricularlo en nuestro país.

Mitsubsihi Evo, desde 8.500 €


Toyota MR2, desde 850 €


Vauxhall Corsa VXR, Desde 3.000 €


Nissan 350Z, desde 4.200 €


Parte 1: La búsqueda del coche

En el Reino Unido, al igual que en España, hay diferentes portales de Internet para la compraventa de coches usados. Nosotros te recomendamos uno: www.autotrader.co.uk. El motor de búsqueda de esta web es muy similar al que seguramente estés acostumbrado, así que no te será complicado seleccionar los criterios de búsqueda que te interesen. Por supuesto, es conveniente entender el inglés para leer las descripciones de cada vehículo, y conocer ciertos términos con los que los españoles no estamos familiarizados, como los que te indicamos a continuación:



 

Término Equivale a
Private seller Vendedor particular
Trade seller Compraventa o concesionario
V5C -o Logbook- Es el permiso de circulación británico, y en él también se incluyen determinados datos técnicos del vehículo, pues no existe ficha técnica como tal.
VIN Número de bastidor
DVLA Es la agencia que regula el tráfico, como aquí la DGT. Si en este contexto lees Cat C o Cat D, te aconsejamos desechar ese vehículo. En el Reino Unido, las aseguradoras notifican a la DVLA cualquier tipo de siniestro, y los catalogados en las categorías C y D son los que han sufrido daños de consideración.
MOT Es la inspección técnica, parecida a la ITV.
Tax Disc Corresponde al IVTM, es decir, el Impuesto de circulación
HPI La expresión HPI clear quiere decir que está libre de cargas. No obstante, en Inglaterra puedes comprobar esto tú mismo: hay diversas webs que ofrecen este servicio –como, por ejemplo, www.totalcarcheck.co.uk–. De media, por entre 2 y 14 euros te ofrecen esta información al instante. El precio varía en función de cuántos datos quieras saber.

 

El documento V5C, equivalente al permiso de circulación español, tiene este aspecto y debes traerlo contigo a España para poder matricular el vehículo.


En otro orden de cosas, debes conocer que, para poder matricular el coche en España sin necesidad de carísimos, larguísimos y desesperantes trámites, el automóvil que elijas ha de tener contraseña de homologación europea. Esta contraseña figura en el documento V5C y, además, está grabada en la placa de numeración de chasis, normalmente ubicada en el vano motor.

La buena noticia es que la mayoría de vehículos la tienen, concretamente todos los comercializados en Europa a partir del año 2000. Por desgracia, esto implica que adquirir modelos no comercializados en Europa –si los encuentras en el Reino Unido, es que alguien los importó hasta allí–, como por ejemplo el icónico Nissan Skyline, es poco aconsejable, pues te gastarás un dineral en matricularlos, cosa que además no es del todo segura que logres.

Parte 2: Ir a por el coche

Conviene saber hablar algo de inglés para poder comunicarte con el vendedor que, al igual que en España, puede ser particular o profesional. Lo primero de todo es contactar con él por teléfono y acordar una cita. Después, debes comprar un billete de avión al aeropuerto más cercano donde se encuentre el vehículo. El precio del pasaje, en función del origen, destino y fecha, oscila entre 35 y 200 euros.

Una vez allí, y tras comprobar que el coche se encuentra en el estado descrito en el anuncio, lo único que has de hacer es pagar su importe, firmar un contrato de compraventa con una copia para cada parte –o factura en el caso de que lo compres en un concesionario–, y rellenar una de las secciones del documento V5C en la que se indica el cambio de propietario.

En resumidas cuentas, el vendedor se quedará un contrato de compraventa con el que luego tramitará una baja por exportación o tránsito europeo. Tú lo que tienes que tener en tu poder para poder llevarte el coche son dos cosas:

  • Contrato de compraventa o factura.

  • Documento V5C.

Además, para matricularlo en otro país necesitarás el COC, que es el certificado de conformidad europeo, en el que se acredita que el vehículo cumple con los estándares de calidad y medioambiente exigidos por la Unión Europea. Si el propietario no lo tiene, una vez en España tendrás que pedirlo al fabricante, por lo que te cobrará entre 100 y 150 euros.

El documento V5C consta de cuatro páginas. En la tercera encontrarás este apartado, que debes rellenar con tus datos.


Por último, antes de volver a España tienes dos opciones: o irte tal cual, que es lo más cómodo, rápido y habitual, o encargar a una gestoría de allí el traspaso del vehículo, lo cual te costaría aproximadamente 70 euros. Optar por esto último te eximiría de abonar el Impuesto de transmisiones patrimoniales una vez en España, puesto que tú ya serías el titular del vehículo. Sin embargo, a nuestro juicio, lo más cómodo, y en ocasiones no mucho más caro, es efectuar este trámite en España.

Parte 3: De vuelta a España

Existen dos opciones: en barco o por carretera. En el primero de los casos, hay compañías que efectúan este tipo de trayectos. Por ejemplo, Brittany Ferries conecta Plymouth con Santander, y Portsmouth con Santander o Bilbao. El precio de este servicio oscila entre 350 y 400 euros, a los que tendrías que sumar el traslado por carretera hasta el puerto de salida, y también desde el puerto de llegada hasta tu localidad, por lo que el coste final ascenderá a una cifra cercana a 500 euros.

Por otro lado, está la alternativa de viajar con el coche por carretera, que es lo más habitual. Esto, en total, tiene un coste de entre 350 y 500 euros entre combustible, peajes, comida y una noche de hotel, algo conveniente teniendo en cuenta que estamos hablando de un viaje que, de media, ronda los 2.000 km. En este importe también incluimos el coste de atravesar el Eurotúnel, que va de Folkstone a Calais y que cuesta entre 75 y 105 euros –lo mejor es reservarlo previamente a través de su web.

En cualquiera de los casos, recuerda que debes asegurar el coche. La mayoría de las compañías británicas no te lo asegurarán, ni tampoco las españolas. Sin embargo, Liberty Seguros  sí lo permite. No obstante, si prefieres asegurar el coche, en vez de por un año, sólo por unos días o por un mes hasta que tengas la nueva matrícula, una buena opción es recurrir a plataformas como www.seguropordias.com o www.segutempo.com. Por ejemplo, en esta última web podrás contratar un seguro con hasta 8 semanas de cobertura por aproximadamente 200 euros.



Si vuelves a España por carretera, para ir del Reino Unido a Francia deberás utilizar el Eurotúnel, introduciendo el coche en un vagón de tren, pues es un túnel ferroviario. El trayecto dura unos 35 minutos. Arriba del todo: La otra alternativa es viajar en barco. El trayecto Plymouth-Santander se efectúa una vez por semana y dura unas 19 horas, mientras que el ferry que sale de Portsmouth, dos veces por semana, tarda 23,5 horas a Bilbao o 24 horas hasta Santander.



Parte 4: Matricularlo en España

Una vez en España, legalmente tienes un mes para poder circular con las placas británicas antes de rematricularlo. En ese periodo de tiempo has de completar los siguientes pasos:



  1. Acudir a una estación de ITV para que te expidan una ficha técnica, que cuesta unos 180 euros. Deberás llevar el V5C y el COC, y además pedir cita previa, pues en esta inspección se tarda más que en una convencional.

    Previamente, hay una cosa que debes haber hecho: cambiar los faros delanteros por unos de especificación para países de conducción por la derecha –el haz de luz no se dirige hacia el mismo lado que en el Reino Unido–. Una alternativa a cambiar los faros es colocar en ellos unas pegatinas específicas que redirigen el haz de luz, pero no es aconsejable porque pierden mucha eficacia. Además, el cuadro de mandos debe tener el velocímetro tanto en millas como en kilómetros por hora –lo normal es que el coche venga ya así–, y el antiniebla trasero ha de lucir en el lado izquierdo o en ambos –en Inglaterra lo llevan en el lado derecho, o en ambos–. El coste de cambiar los faros y el antiniebla varía mucho en función de varios factores: del modelo del que se trate, de si los compras nuevos o usados... Nuestro consejo es que compres unos usados: en un desguace pueden salirte por entre 120 y 250 euros.

    Al final, en la estación de la ITV te darán una ficha técnica previa a la matriculación, que es como la ficha técnica convencional pero sin que figure la matrícula del vehículo –es la DGT la que después te la pondrá–. Además, si lo deseas, puedes aprovechar a pasar la ITV española, pero si el coche tiene vigente el MOT, no es obligatorio, ya que el equivalente a la ITV en cualquier Estado miembro de la UE –Reino Unido aún lo es– es válido.

  2. Necesitas que el contrato de compraventa esté en español, pero no basta con que lo traduzcas tú. A la hora de solicitar la nueva matrícula, es necesario aportar una traducción jurada del mismo. En un centro de traducciones juradas te cobrarán unos 50 euros por ello.

  3. Liquidar el Impuesto Especial Sobre Determinados Medios de Transporte, es decir, el Impuesto de matriculación. Deberás acudir a una oficina de Hacienda y rellenar el impreso Modelo 576 y el importe variará en función de las emisiones del vehículo, que vienen indicadas en la ficha técnica que te dieron en la ITV y en el COC.

  4. Liquidar el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales en caso de que comprases el coche a un particular. Si lo adquiriste en un concesionario y compraventa, te puedes saltar este paso, ya que haber pagado una factura en la que abonaste IVA te exime de este gravamen. Para pagarlo, deberás acudir a la oficina de la Dirección General de Tributos de tu comunidad autónoma y rellenar el impreso Modelo 620. El importe varía en función de la comunidad, pero en la mayoría es del 4 % sobre el importe que figure en el contrato de compraventa, siempre y cuando este no sea menor que el de las tablas de valoración de vehículos de la Dirección General de Tributos.

  5. Liquidar el Impuesto sobre Vehículos de Tracción Mecánica, conocido también como Impuesto de Circulación. Lo deberás abonar en tu Ayuntamiento, y es cada consistorio el que lo determina en función de algunos factores, como la potencia fiscal o la cilindrada.

  6. Pedir cita previa en una oficina de la DGT y llevar la ficha técnica, el contrato de compraventa o factura con su traducción al español, la liquidación de los tres impuestos antes explicados y tu DNI. Rellenarás un formulario de solicitud de matriculación y pagarás la tasa pertinente, que es de 96,80 euros.

  7. Ya con tu nueva matrícula, deberás acudir a un centro de matrículas para vehículos y encargar dos placas, por lo cual te cobrarán unos 25 euros.

Y si no quieres molestarte€

El punto nº1, que es el del traslado del vehículo a una estación de ITV para la emisión de una ficha técnica, has de hacerlo tú. Sin embargo, el resto de pasos puedes encargárselos a una gestoría especializada. Por ejemplo, en Servitráfico  cobran unos 200 euros de honorarios por realizar todos estos trámites, cifra a la que habría que sumar todas las tasas e impuestos que se deben abonar.

 




 
 

Servicios

Mantenimiento

llave inglesa

¿Cuánto va a costar la próxima revisión de tu coche? Averígualo aquí.

Tasación

coche y lupa

¿Vas a comprar o vender? Conoce el valor real de tu coche en el mercado.

Concursos

trofeo

Descubre todos los regalos que puedes conseguir si participas.

Consultorio

interrogación

Plantéanos tus dudas sobre coches y nosotros te las resolveremos.

¿Cuál me compro?

dinero

Envía tu pregunta y sigue los consejos para decidir qué coche comprar.

Kiosco LUIKE

revista y móvil

Descubre todas las publicaciones de LUIKE en soporte impreso y digital.

Autofácil.es es un producto de Luike
Queda terminantemente prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos ofrecidos a través de este medio, salvo autorización expresa de autofácil.es. Así mismo, queda prohibida toda reproducción a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, Ley 23/2006 de la Propiedad intelectual.
Luike
Otros medios del grupo: logo Luike | logo formulamoto

Síguenos en

  • Síguenos en Facebook
  • Síguenos en Twitter
  • Síguenos en Instagram
  • RSS
0