Qué comer para conducir y qué no

apertura 45
Qué comer para conducir y qué no
Sergio Rodriguez
Sergio Rodriguez


Te contamos qué debes tener en cuenta al alimentarte cuando te pones al volante; especialmente lo debes tener en cuenta si vas a realizar viajes largos.

Qué debes hacer

  • La alimentación, tanto antes de empezar a conducir como durante el viaje, debe ser variada, de modo que contenga todos los nutrientes necesarios para el organismo: es recomendable una dieta con suficientes hidratos de carbono -proporcionan la energía necesaria-, proteínas -realizan multitud de funciones básica para que el cuerpo esté bien regulado- y minerales.

  • Es aconsejable realizar comidas ligeras y frecuentes a lo largo del día, en lugar de espaciadas y abundantes: esto ayuda a mantener la atención y a reaccionar con rapidez.

  • Mantente siempre hidratado: bebe, aunque no tengas sed, ya que la deshidratación produce fatiga muscular.

  • Aprovecha para alimentarte e hidratarte cada vez que realices la parada recomendada para descansar cada 200 kilómetros o cada dos horas.

  • Come y bebe despacio, masticando y ensalivando bien los alimentos: hazlo cómodamente sentado y relajado.

  • Ingiere preferiblemente alimentos jugosos que contengan poca grasa y no requieran una cocción prolongada.

Y qué debes evitar

  • Huye de las comidas copiosas, ya que dificultan la digestión, favorecen el mareo y provocan somnolencia. Si estás en medio de un viaje largo y realizas una comida fuerte durante el camino procura dar un paseo antes de retomar la conducción -después del almuerzo existe una disminución de la capacidad de mantener la atención y el rendimiento disminuye un 10%-.

  • ¡Pero, ojo! Viajar en ayunas o no habiendo comido lo suficiente puede producir bajadas de azúcar en sangre -hipoglucemias-, afectando al rendimiento tanto físico como intelectual.

  • Evita los alimentos muy salados, muy condimentados -con especias o picante- y ricos en grasas animales, ya que irritan el estómago.

  • Cualquier líquido excesivamente caliente -leche, caldo, sopa…-, además de la somnolencia también favorece la acidez de estómago.

  • No tomes alimentos que provocan flatulencias -legumbres, algunas verduras…-, ya que hacen que el diafragma se desplace hacia arriba, originando importantes molestias.

Alimentos recomendables

1.- Batidos: ¿Por qué? Te ayudan a mantenerte hidratado, evitando de esta forma la fatiga muscular provocada por la deshidratación. ¿Otros alimentos similares? Agua, refrescos sin gas, zumos de frutas naturales o de verduras frescas…

batidos

2.- Ensalada: ¿Por qué? Es una muy buena solución para consumir verduras y hortalizas, muy recomendables por ser ricas en fibra, vitaminas y minerales, en conjunto con otros alimentos. ¿Otros alimentos similares? Lechuga, cebolla, espárragos, zanahorias…

ensalada

3.- Infusiones: ¿Por qué? Ayudan a la digestión y relajan los músculos del colon -intestino grueso-, lo que permite aliviar la molestia del exceso de gases, el reflujo de los alimentos y la acidez de estómago. ¿Otros alimentos similares? Anís verde, hinojo, comino…

infusion

4.- Pollo: ¿Por qué? Es el tipo de carne más recomendable, ya que tiene menos cantidad de grasa que las rojas, como la ternera, el cordero o el cerdo… ¿Otros alimentos similares? Pavo, conejo…

pollo

5.- Merluza: ¿Por qué? Cualquier pescado es una buena opción, debido a su bajo contenido en grasas, aunque son preferibles los blancos -tienen un 2% menos- que los azules -como atún, salmón o sardina-. ¿Otros alimentos similares? Gallo, rape, lenguado…

merluza

6.- Manzana: ¿Por qué? Las frutas aportan azúcares naturales y muchos nutrientes. Además, son muy sanas, por lo que su consumo es muy recomendable en todas las situaciones. ¿Otros alimentos similares? Pera, plátano, naranja, kiwi…

manzana

Alimentos a evitar

1.- Leche caliente: ¿Por qué? Los líquidos calientes, en general, suelen favorecer la somnolencia, por lo que aumenta el riesgo de accidente. ¿Otros alimentos similares? Caldos, sopas…

vasoleche

2.- Tomate: ¿Por qué? Aunque verduras y hortalizas son un alimento muy recomendable para conducir, algunas causan flatulencias, lo que puede resultar muy incómodo mientras estás al volante. ¿Otros alimentos similares? Brócoli, coliflor…

tomate ok

3.- Escalope: ¿Por qué? Los alimentos fritos y rebozados dificultan nuestra digestión, causando acidez e irritando el sistema digestivo. ¿Otros alimentos similares? Patatas fritas, snacks de bolsa…

escalope

4.- Lentejas con chorizo, morcilla y tocino: ¿Por qué? Los guisos muy condimentados o ricos en grasas animales empeoran nuestra digestión, causando acidez e irritando el sistema digestivo. ¿Otros alimentos similares? Cocido madrileño, callos…

lentejas

5.- Quesos fuertes: ¿Por qué? Debido a su exceso de grasa, que dificulta la digestión. ¿Otros alimentos similares? Mantequilla, nata…

queso

6.- Legumbres: ¿Por qué? Provocan flatulencias y, por tanto, que el diafragma se desplace hacia arriba, comprimiendo la región mediastínica -en el centro del tórax- y generando molestias. ¿Otros alimentos similares? Cereales -salvo el arroz-, lentejas, garbanzos…

alubias blancas con pimientos choriceros 5 gama

Alimentos que se deben tomar de forma moderada

1.- Pan: ¿Por qué? Aporta muchos hidratos de carbono, aunque estos no son buenos en exceso, por lo que lo ideal es no consumir más de dos rebanadas. ¿Otros alimentos similares? Pasta, arroz integral…

pan

2.- Café: ¿Por qué? Ideal para comenzar el viaje despejado, combatir el sopor tras el almuerzo y restablecer rápidamente la lucidez y la atención al volante. Eso sí, no es recomendable tomar más de dos tazas durante el trayecto.
¿Otros alimentos similares? Té, refrescos sin azúcar…

cafe