Las 10 mejores berlinas deportivas que puedes comprar en 2021

best saloons
Las 10 mejores berlinas deportivas que puedes comprar en 2021
Evo Magazine
Evo Magazine

Hay que valorar la presión que conlleva acuñar el término 'deportiva' para cualquier berlina. Y más si tenemos en cuenta que más allá de despertar emociones al volante, estos vehículos no pueden comprometer la practicidad que les caracteriza. A continuación, te mostramos una lista con algunas de las mejores opciones del mercado.


Cada vez son más los conductores que se plantean adquirir un sedán deportivo. Por concepto, estos coches combinan el confort, la practicidad y la facilidad de uso de un vehículo familiar con las prestaciones y la emoción que son propios de un deportivo de alto rendimiento.

Si bien pueden resultar menos radicales que un deportivo al uso, las berlinas deportivas ofrecen una serie de bondades que resultan de especial interés para todos aquellos que necesiten un coche para el día a día. Además, en muchos casos su herencia cuenta con soluciones propias del mundo de la competición que aportan un toque extra de picante a la receta.

Alfa Romeo Giulia Quadrifoglio

Alfa Romeo Quadrifoglio

Recientemente, el Alfa Romeo Giulia Quadrifoglio ha recibido una ligera actualización que le permite afrontar con garantías el nuevo curso. Entre las principales novedades que incluye esta puesta a punto encontramos un nuevo sistema de infoentretenimiento y mejores acabados en su interior. No hay cambios en el apartado mecánico, por lo que la berlina italiana mantiene bajo el capó el V6 de 2.9 litros y doble turbo que genera 503 CV. Toda su potencia recae sobre el eje trasero a través de una transmisión automática de ocho velocidades que además incluye levas tras el volante.

Las líneas de su diseño son obra de Lorenzo Ramaciotti, el mismo autor que dio luz al Ferrari 458 Speciale. A su exótica imagen hay que añadir una carrocería que presenta una mezcla de materiales livianos formada por paneles construidos en fibra de carbono y aluminio. El peso del conjunto es de 1.655 kg. Se trata de una máquina tremendamente rápida capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 3,9 segundos y alcanzar una velocidad máxima de 307 km/h.

Jaguar XE SV Project 8 Touring

Jaguar XE SV Project 8 Touring

Basta con una sola mirada para descubrir que el Jaguar XE SV Project 8 Touring no es un Jaguar XE cualquiera. La exclusiva versión deportiva de la berlina inglesa presume de ser el modelo más rápido y potente de la marca. Y es que, gracias a su aerodinámica, una puesta a punto prácticamente de competición y el motor V8 sobrealimentado de 600 CV es capaz de rivalizar con cualquier superdeportivo, puesto que acelera de 0 a 100 km/h en 3,7 segundos y alcanza una velocidad máxima de 320 km/h.

Con la especificación Touring, la berlina inglesa sustituyó el alerón trasero fijo de fibra de carbono ajustable por un discreto spoiler situado sobre la tapa del maletero, mientras que en la parte delantera estrenó un splitter frontal para mantener el equilibrio aerodinámico. El departamento de Operaciones de Vehículos Especiales de JLR ha desarrollado a medida la gran mayoría de los componentes mecánicos de este coche. En definitiva, estamos ante un superdeportivo con tracción en las cuatro ruedas hecho a medida dentro del cuerpo de un XE.

Mercedes-AMG E63 S

Mercedes-AMG E63 S

Al igual que sucede con las diferentes denominaciones firmadas por la división AMG, el Mercedes-AMG E63 S combina el excelente rendimiento del motor V8 con un sonido atronador. Hablamos de un bloque biturbo de 4.0 litros de cubicaje capaz de entregar 612 CV de potencia. Anuncia un 0 a 100 km/h en 3,4 segundos y una velocidad máxima limitada electrónicamente de 250 km/h. A pesar de sus 1.915 kg de peso, el E63 S se siente un coche ágil gracias a la efectiva puesta a punto de su chasis.

Uno de los aspectos más interesantes del E63 es que su sistema de tracción a las cuatro ruedas 4MATIC+ permite accionar un ‘Modo Drift’ que desconecta el tren delantero para hacer mover las caderas al buque de la firma de la estrella. Otro de sus puntos más destacables es su enorme capacidad de aceleración.

BMW M5 Competition

BMW M5 Competition

El BMW M5 lleva siendo mucho tiempo uno de los habituales participantes en esta lista. Si bien el liderazgo que tenía sobre sus rivales se ha equiparado a lo largo de los últimos años, el nuevo BMW M5 Competition conserva intacta su pureza. El motor 4.4 V8 biturbo mantiene los 750 Nm de par, pero eleva la potencia en 25 CV respecto al M5 normal, alcanzando 625 CV. Sobre el papel es ligeramente más rápido, aunque ciertamente en esos niveles de potencia la ganancia es difícil de apreciar. El bloque se combina con una caja de cambios de ocho velocidades, que ya no es de doble embrague sino de convertidor de par, y resulta mucho más cómoda en uso cotidiano.

Son sólo 3,3 segundos los que necesita para alcanzar 100 km/h desde parado. Al igual que ocurre con el Mercedes-AMG E63 S, su velocidad máxima está limitada a 250 km/h. Nada mal para declarar 1.865 kg sobre la báscula. El sistema de tracción total cuenta con tres modos de funcionamiento: 4WD (tracción total con reparto de par variable), 4WD Sport (tracción total con prevalencia de envío de la fuerza al eje trasero) y 2WD (tracción al eje posterior). Incluye los mismos amortiguadores que emplea el M8 Competition para, según la marca, ganar en confort sin perder prestaciones en un hipotético uso en circuito.

Porsche Panamera GTS

Porsche Panamera GTS

A pesar de sus 5,05 metros de largo y las más de dos toneladas que pesa, el Porsche Panamera GTS ofrece todas las sensaciones que podemos esperar de cualquier deportivo de la marca de Stuttgart. Lo cierto es que es un coche que resulta difícil de catalogar. Podríamos hablar de un coupé de cuatro plazas de alto rendimiento, una súper berlina o un sedán de lujo capaz de alcanzar velocidades de vértigo.

Al igual que el BMW M5 Competition y el Mercedes-AMG E63 S, el Panamera GTS está propulsado por un motor V8 de biturbo que, en este caso, genera 480 CV y 620 Nm. Esta mecánica le permite acelerar de 0 a 100 km/h en 3,9 segundos y alcanzar una velocidad máxima de 300 km/h. A pesar de posicionarse un peldaño por debajo del Panamera Turbo S, se trata de la opción más equilibrada si atendemos a sus prestaciones, lujo y confort diario.

Mercedes-AMG C63 S

Mercedes-AMG C63 S

En el caso de no poder acceder al Mercedes-AMG E63 S, el C63 S también es una elección más que acertada. Esta versión deportiva del Clase C esconde bajo el capó un motor 4.0 V8 biturbo que desarrolla una potencia de 510 CV (100 CV menos que el E63 S). El coupé germano no pasa desapercibido y puede ser catalogado como un auténtico rompe cuellos y más si tenemos en cuenta el atronador rugido que emana de sus colas de escape.

Su dirección es rápida y precisa. Quizás lo más sorprendente sea la tracción disponible al salir de cada curva y un inteligente diferencial electrónico que te empuja a pisar a fondo el pedal del acelerador a la hora de encarar una recta. Es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 3,9 segundos y alcanza una velocidad máxima de 290 km/h. Lo más llamativo es que esta berlina de tracción trasera es tan fácil de conducir como un C220d ofreciendo todas las ventajas y practicidad de una berlina familiar. Algunos de sus rivales directos son el Audi RS 5 Coupé y el BMW M4 Coupé.

Audi RS 7 Sportback

Audi RS 7 Sportback

Respecto a la primera generación, el nuevo Audi RS 7 Sportback da un paso adelante en todos sus apartados. Su carrocería adopta un impresionante kit aerodinámico con unas aletas ensanchadas que se desplazan 20 milímetros hacia el exterior.

Dinámicamente es un calco del RS 6, con motor V8 biturbo de cuatro litros, 600 CV y 800 Nm, cambio de ocho velocidades, tracción total quattro mediante diferencial central autoblocante Torsen, muelles neumáticos de serie con un tarado un 50 % más rígido que los de las versiones estándar del Audi A7, frenos de acero sobredimensionados y varios interesantes elementos opcionales.

En este sentido, el paquete Dynamic Ride Control que ofrece la marca incluye suspensión de muelles helicoidales con amortiguadores hidráulicos de alto rendimiento, diferencial trasero activo y tren trasero direccional. Con todo ello se consigue, además, deslimitar la velocidad máxima hasta 280 km/h (de serie alcanza un máximo de 250 km/h), mientras que si se añaden los frenos carbo-cerámicos la velocidad asciende hasta 305 km/h.

BMW M8 Competition Gran Coupé

BMW M8 Competition Gran Coupé

Bajo el capó, el BMW M8 Competition Gran Coupé monta un motor V8 que desarrolla 625 CV y 750 Nm de par máximo. Esta mecánica permite al deportivo germano completar el 0 a 100 km/h en sólo 3,2 segundos. El bloque está asociado a una caja de cambios automática M Steptronic de 8 velocidades con Drivelogic que se encarga de transmitir toda la potencia a las cuatro ruedas mediante el sistema de tracción total M xDrive. Además, la berlina germana cuenta con el denominado sistema BMW M Track Mode que garantiza las mejores prestaciones sobre la pista.

La velocidad máxima está limitada electrónicamente a 250 km/h, aunque con el paquete opcional M Driver puede aumentar hasta los 305 km/h. A pesar de ser tracción total, el M8 Competition Gran Coupé ofrece un reglaje que prioriza la entrega de potencia al eje trasero. No obstante, el conductor puede seleccionar también el modo 2WD para unas sensaciones aún más deportivas y puras.

Mercedes-AMG GT63 S

Mercedes-AMG GT63 S

Con un planteamiento muy similar al del M8 Competition, el Mercedes-AMG GT63 S toma el chasis y el motor de un AMG GT Coupé y lo instala dentro de una berlina con carrocería capacidad para cuatro ocupantes. La potencia la proporciona un motor 4.0 V8 twin-turbo que esta variante S, alcanza los 639 CV a 5.500 rpm y un par máximo de 900 Nm entre 2.500 y 4.500 rpm. Este bloque está asociado a una transmisión automática de nueve velocidades y cuenta con sistema de tracción total 4Matic.

Todos los AMG GT de cuatro puertas vienen con eje trasero direccional, lo que aumenta la agilidad en zonas sinuosas. La habilidad para cambiar de dirección es realmente sorprendente, sobre todo teniendo en cuenta el peso del coche (2.045 kg). Sus frenos son potentes y progresivos, y con apenas girar un cuarto el volante ya dirigimos el morro hacia el vértice de la curva. El Mercedes-AMG GT 63S es capaz de acelerar hasta los 100 km/h desde parado en 3,2 segundos y alcanza un pico máximo de 315 km/h.

El GT cuatro puertas es igual o más expresivo que otras berlinas de los de Affalterbach, y a pesar del extra de peso y puertas, no está muy lejos de las mejores versiones del GT Coupé.

Mercedes-AMG CLA45 S

Mercedes-AMG CLA45 S

Cerramos la lista con el Mercedes-AMG CLA45 S. A pesar de no tratarse de un vehículo clasificado dentro del segmento D, este compacto deportivo ofrece unas prestaciones que deben ser consideradas. Este modelo se asienta sobre la misma plataforma que el A 45 y equipa un propulsor turboalimentado de cuatro cilindros y 2.0 litros que rinde 421 CV de potencia. Estos números le posicionan como el compacto familiar más potente fabricado por la firma de la estrella hasta la fecha.

A su potente configuración mecánica hay que añadir la tracción integral activa AMG Performance 4Matic+ que se gestiona a través del cambio de doble embrague y ocho marchas AMG Speedshift DCT-8G. Con todo ello, firma el 0 a 100 km/h en sólo 4 segundos y alcanza una velocidad máxima de 270 km/h. Opcionalmente, es más que interesante añadir la suspensión adaptativa regulable «AMG Ride control».