Servicios

Mantenimiento

llave inglesa

¿Cuánto va a costar la próxima revisión de tu coche? Averígualo aquí.

Tasación

coche y lupa

¿Vas a comprar o vender? Conoce el valor real de tu coche en el mercado.

Concursos

trofeo

Descubre todos los regalos que puedes conseguir si participas.

Consultorio

interrogación

Plantéanos tus dudas sobre coches y nosotros te las resolveremos.

¿Cuál me compro?

dinero

Envía tu pregunta y sigue los consejos para decidir qué coche comprar.

Kiosco LUIKE

revista y móvil

Descubre todas las publicaciones de LUIKE en soporte impreso y digital.

Viajes y Rutas Conquistando tierras heladas

Las primeras expediciones a la Antártida y Groenlandia

Publicado el lunes 17 de junio de 2019

En un tiempo en el que la navegación se realizaba con sextantes y brújulas, un grupo de hombres decidió conquistar las tierras heladas más inhóspitas del planeta –las situadas en los Polos– empleando vehículos motorizados. No fueron ajenos al hambre ni a la sed, y casi todos dieron su vida por el honor y el reconocimiento.

"Se buscan hombres para peligroso viaje. Salario reducido. Frío penetrante. Largos meses de completa oscuridad. Constante peligro. Dudoso regreso sano y salvo. En caso de éxito, honor y reconocimiento". Este es el texto del anuncio puesto por Ernest Shackelton en 1901 en el diario The Times con motivo de la Expedición Antártica Discovery, la primera de las cinco que realizaría el explorador irlandés y que demuestran las condiciones a las que los osados aventureros deberían enfrentarse.

Ernest Henry Shackleton (1874-1922)



Nació el 15 de febrero en Irlanda. Con 17 años ingresó en la marina mercante, y a los 20 años ya era teniente. Cuatro años después lo nombrarían capitán. En 1901 participó en la Expedición Discovery, organizada por la Real Sociedad de Geografía y liderada por Robert Scott. Fue la primera en navegar por el océano Antártico. En noviembre de 1902 llega el punto más austral alcanzado por el hombre hasta esa fecha. Shackleton organizó y lideró la British Antarctic Expedition entre 1907 y 1909.Su objetivo principal era alcanzar el Polo Sur, pero una climatología adversa les impidió lograr dicha meta. De hecho, quedaron atrapados por un mar completamente congelado, que destruyó su barco. A su vuelta, Shackleton fue recibido como un héroe y nombrado Sir. La Expedición Imperial Trans-Antártica partió de Londres en 1914, aunque resultó ser infructuosa. Ernest fallecerá de un ataque cardiaco en 1922 durante la expedición Quest, por el Atlántico Sur.

Por la Antártida a motor

En 1907 Shackleton organizó y lideró la British Antarctic Expedition. El objetivo principal de la misma era alcanzar el Polo Sur. La expedición, también conocida como Nimrod –por el buque utilizado en la misma–, llevaba un automóvil cedido por el fabricante escocés Arrol-Johnston. Este coche debía realizar labores de transporte, junto con unos ponis de Manchuria que Shackleton decidió llevar en lugar de perros. La razón de desestimar la ayuda canina fue el mal resultado ofrecido por estos en una expedición realizada años antes junto a Robert Scott.

Desde un primer momento, el vehículo dio muchos problemas: su excesivo peso y la mala tracción de sus neumáticos hicieron que sólo se empleara para arrastrar trineos en la zona del campamento base. A la vuelta y hartos del citado automóvil, los miembros de la expedición dejaron que cayera por la borda, en medio de una tormenta.

Entre los éxitos de la expedición destaca la primera ascensión al monte Erebus. Aunque sus integrantes no alcanzaron el Polo, fueron los primeros humanos en atravesar la Cordillera Transantártica y en pisar la Meseta del Polo Sur. A su regreso al Reino Unido, Shackleton fue nombrado Sir y, hasta diciembre de 1911, fue el hombre que más se aproximó al Polo Sur. Cuando a su vuelta le preguntaron acerca del fracaso de su expedición, éste respondió con pragmatismo: "Mejor ser un burro vivo que un león muerto". Hay que destacar que Shackleton y su grupo tuvieron mucha suerte a su regreso, ya que sus provisiones se habían reducido al mínimo, pero contaron con una climatología "benevolente", algo que no sucedería tres años después en el viaje de Scott.

En un infierno de hielo

Durante el verano antártico de 1911 y 1912, cinco exploradores británicos y cinco noruegos se enfrascaron en la carrera más dura y épica del siglo XX, repleta de sacrificio y tesón.

Así fue la primera vuelta al mundo en coche en 1927

"¡Señor mío! Éste es un lugar horroroso y es terrible que nos hayamos esforzado por llegar hasta él sin ser los primeros." Así narraba Scott su dramática experiencia en tierras antárticas, al enterarse de que el noruego Amundsen había llegado al Polo Sur antes que ellos. Aunque el capitán Scott ya había realizado un viaje de 645 kilómetros hacia el mar de Ross, fue el fiasco de Shackleton en 1908 lo que animó a Scott a intentar la conquista del Polo austral.

Durante la planificación del viaje se desestimó la idea de emplear un coche, en vista del mal resultado que le había dado a su compatriota. Aunque Scott sí se interesó por unos trineos motorizados diseñados por el francés Jean Baptiste Charcot, que empleaban un motor DeDion-Bouton. Tras algunas pruebas en los Alpes, se decidió que era conveniente instalar cadenas para no tener problemas de tracción, pero al final su uso en la Antártida se redujo a un papel testimonial en las cercanías del campamento base.



Robert Falcon Scott (1868-1912)

Capitán de la Royal Navy y explorador que dirigió dos expediciones a la Antártida; la primera comprendida entre 1900 y 1904 se realizó a bordo del navío Discovery. Este viaje permitió descubrir la región que bautizó con el nombre de Tierra del Rey Eduardo VII. Entre 1910 y 1912, a bordo del barco Terra Nova, viajó al Polo Sur y logró alcanzarlo el 17 de enero de 1912, un mes después que el noruego Roald Amundsen. Scott y sus cuatro compañeros perecieron en el camino de regreso.

Tras un viaje lleno de penurias, y después de alcanzar el Polo Sur, las condiciones meteorológicas con las que se encontró Scott fueron extraordinariamente adversas. Con las nuevas tecnologías se ha analizado la ruta que empleó y, a diferencia de la seguida por Amundsen, más al este de la Barrera de Hielo de Ross, la del oeste presentaba una peor climatología. Además, Scott se enfrentó a unas condiciones atmosféricas que sólo se dan una vez cada cien años, con temperaturas de -80°C. La pérdida de peso motivada por el extremo esfuerzo físico redujo también la grasa corporal, y con ella la capacidad de aislamiento térmico.



Jean-Baptiste Charcot (1867-1936)

El primer francés en la Antártida. Médico y científico nacido en Francia, lideró la primera expedición de su país al Antártico y exploró el oeste de la costa de Graham entre 1904 y 1907, usando unos trineos con motor De Dion-Bouton diseñados por él y probado en los Alpes (foto inferior). Realizó importantes labores de exploración e incluso se le dio su nombre a una isla. En septiembre de 1936 y de regreso de un viaje a Groenlandia, su barco–el Pourquoi-Pas– naufraga cerca de las costas de Islandia.

Amundsen y sus compatriotas consiguieron regresar, mientras que Scott y los suyos perecían en el intento. Las últimas anotaciones del explorador inglés recogidas en su diario dan fe de lo duro de su viaje: "Vamos a seguir con ello hasta el final, pero cada vez estamos más débiles, y el final no puede estar lejos. Es una pena, pero no puedo escribir más". Fueron sólo 16 kilómetros los que separaron a Scott y sus compañeros del lugar donde almacenaban las provisiones que les hubieran salvado la vida.

Alfred Lothar Wegener (1880-1930)



Científico, geólogo y astrónomo alemán, desarrolló la teoría de la deriva continental además de estudiar biología. En 1905 se doctora en astronomía y se interesa por la meteorología y climatología. Enunció la Teoría de Termodinámica de la Atmósfera convirtiéndose en una lectura de referencia. Fallecería de un ataque cardíaco en Groenlandia, en 1930, al intentar alcanzar un campamento de provisiones. Su cuerpo fue hallado seis meses después, en mayo de 1931.

Investigó la deriva de continentes

Aunque durante los años 20 había participado en expediciones a Groenlandia, Alfred Wegener, biólogo y meteorólogo alemán, buscaba afianzar su recién enunciada teoría de Deriva de Continentes –que no fue aceptada hasta 1950– además de estudiar el comportamiento de las masas de aire, que más tarde darían como resultado el descubrimiento de las corrientes de chorro –flujos rápidos y violentos de aire–.

Así, en 1930, y tras recibir del gobierno alemán 120.000 dólares, montó su base en un paraje inhóspito de este país. Para circular, la expedición empleó unos trineos carenados y motorizados con una hélice. Tras seis meses de climatología adversa y con las reservas bajo mínimos, Wegener y sus dos compañeros –Fritz Loewe y Rasmus Villumsen– tuvieron que partir para reabastecerse, pero una tormenta con temperaturas inferiores a los -60º acabó con la vida de estos exploradores y pioneros del todoterreno.



El primer automóvil en la Antártida

En enero de 1908 una unidad de la empresa escocesa Arrol-Johnston posó sus cuatro ruedas Dunlop sobre tierras antárticas, dentro de la expedición Nimrod (1907-1909). Shackleton optó por esta solución, así como por llevar ponis para arrastrar los pesados trineos. Tenía un sistema de escape modificado para calefactar los pies y calentar la admisión, además de un aceite especial que se añadía a la gasolina para evitar que ésta se congelase. En su primera incursión avanzó solamente 90 metros antes de hundirse en la nieve, así que, para aligelarlo, se optó por despojarlo de todo elemento prescindible. Para aislar del frío los componentes mecánicos se optó por untarlo con un tipo de grasa especial e incluso se construyó un garaje-taller para realizar las labores de mantenimiento.

Arrol-Johnston (1907-1909)
Motor Gasolina, 4 cilindros
Encendido Simms Bosch
Potencia máx. 15 CV
Refrigeración Por aire
Alimentación Carburador de un cuerpo
Tracción Trasera
Cambio Manual, 4 velocidades
Suspensión Eje rígido
Frenos Tambor
Depósito 100 litros
Neumáticos Dunlop

 


 
0
 

Motos

Todo el mundo de la moto en un clic
MotoGP Japón: Márquez ata el título de constructores y Quartararo evita el naufragio de Yamaha
MotoGP Japón: Márquez ata el título de constructores y Quartararo evita el naufragio de Yamaha

MotoGP Japón: Márquez ata el título de constructores y Quartararo evita el naufragio de Yamaha

Marc Márquez sumó su décima victoria este curso con un nuevo dominio que le dio a Honda el título de constructores. Por su parte, Fabio Quartararo, con una nueva segunda plaza, certificó el título de rookie del año. La pelota está en tejado de Yamaha. ¿Piloto oficial o apoyo directo desde el equipo satélite?

Gran Premio de Australia de MotoGP en Phillip Island: horarios y televisión

Gran Premio de Australia de MotoGP en Phillip Island: horarios y televisión

El Mundial de MotoGP continúa con su gira asiática y este fin de semana aterrizará...

Motul MC Care: sal con tu moto de manera impecable

Motul MC Care: sal con tu moto de manera impecable

Motul dispone de una amplia gama de productos destinados al cuidado de la moto pero también...

Servicios

Mantenimiento

llave inglesa

¿Cuánto va a costar la próxima revisión de tu coche? Averígualo aquí.

Tasación

coche y lupa

¿Vas a comprar o vender? Conoce el valor real de tu coche en el mercado.

Concursos

trofeo

Descubre todos los regalos que puedes conseguir si participas.

Consultorio

interrogación

Plantéanos tus dudas sobre coches y nosotros te las resolveremos.

¿Cuál me compro?

dinero

Envía tu pregunta y sigue los consejos para decidir qué coche comprar.

Kiosco LUIKE

revista y móvil

Descubre todas las publicaciones de LUIKE en soporte impreso y digital.

Autofácil.es es un producto de Luike
Queda terminantemente prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos ofrecidos a través de este medio, salvo autorización expresa de autofácil.es. Así mismo, queda prohibida toda reproducción a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, Ley 23/2006 de la Propiedad intelectual.
Luike
Otros medios del grupo: logo Luike | logo formulamoto

Síguenos en

  • Síguenos en Facebook
  • Síguenos en Twitter
  • Síguenos en Instagram
  • RSS