Para disfrutar del viaje y el 4x4

El Bierzo: entre la tradición romana y la medieval

las
El Bierzo: entre la tradición romana y la medieval
Salvador Hernández
Salvador Hernández
Aún existen parajes en España en los que la tradición milenaria continúa dándose la mano con la modernidad, consiguiendo que tanto los visitantes esporádicos como los lugareños convivan en armonía disfrutando de costumbres ancestrales y adelantos tecnológicos en la misma medida. Uno de esos lugares es El Bierzo.


Aunque el visitante poco avezado sólo observará a su alrededor parajes en los que los tonos rojizos predominan, la historia de esta comarca leonesa se remonta a miles de años atrás, en los que los primeros pobladores supieron ver en esos terrenos la posible presencia de oro y metales de alto valor. Esas tierras han resultado clave en el devenir histórico, tanto por la importante carga de la minería como de una agricultura en la que la uva y la manzana son protagonistas.
La cercanía a Galicia y el duro clima invernal, en el que las lluvias y el frío son más que frecuentes, condicionan muchas de sus tradiciones, que en gran medida se articulan alrededor del fuego de los hogares. El Magosto en noviembre, en el que las familias se congregan alrededor de la hoguera para compartir vino y castañas asadas, o el Filandón, en el que pequeños y mayores se reúnen una vez finalizada la cena para intercambiar historias en voz alta mientras que las amas de casa realizan sus labores domésticas, continúan siendo dos de las costumbres que definen al pueblo berciano.

CAstillo templario de Ponferrada
Castillo templario de Ponferrada.

Destinos para todos los públicos

Son muchos los atractivos que posee El Bierzo como centro turístico. Cerca de Villablino se encuentra la estación de esquí de Leitariegos, cuyo interés no es sólo invernal, ya que el entorno natural en primavera y verano es espectacular. La arquitectura medieval está presente en multitud de rincones. El Castro Bergidum, en Cacabelos; la iglesia de Santo Tomás de las Ollas, de inspiración románica, en Ponferrada; los castillos de la localidad de Balboa o de Cornatel en Prianza del Bierzo son sólo algunas de las visitas obligadas.

Los continuos desniveles en el terreno hacen de El Bierzo una opción más que favorable para el uso todoterreno. Consciente de ello, la Junta de Castilla y León apostó, desde el año 2003, por la preparación de un circuito permanente dedicado a estos vehículos en Torre del Bierzo. Pero no es el único rincón recomendable para una buena escapada: las explotaciones auríferas de Las Médulas –justo debajo de estas líneas–, de origen romano, cuentan con terrenos muy atractivos.

Las Médulas

¿Qué comer en El Bierzo?

La gastronomía de la región es, sin duda, uno de sus grandes atractivos. Gracias a su enorme tradición agrícola, los productos de la tierra son base de muchos de sus platos. La manzana reineta, la castaña, el pimiento rojo y especialmente la uva mencía son los más reconocibles y apreciados.

Los amantes del vino encontrarán multitud de variedades procedentes de la Cooperativa de Vinos del Bierzo. Sus tintos reserva –Señorío del Bierzo- y las variedades más jóvenes –Fontousal- son, probablemente, los más reconocidos a nivel internacional. Su cuerpo e intensidad hace que sean acompañamiento ideal para carnes rojas y caza.

El río Sil, que baña toda la comarca, cuenta con una gran tradición en lo que a pesca de truchas se refiere. Preparadas con jamón, chorizo, pimentón y un chorrito de vino tinto del Bierzo, son uno de los platos más recomendables. También lo es el pulpo a la berciana gracias a la cercanía con Galicia. Esta receta sustituye el pimentón y el aceite crudos por un sofrito de aceite, ajo y pimentón.

Pero si hay un plato típico que destaque por encima de los demás es el botillo, que ya aparece en las referencias romanas a la región. Elaborado con piezas troceadas del despiece del cerdo y condimentadas con pimentón picante y ajo, el botillo se ahúma con madera de la zona y se deja curar durante meses. Una vez alcanzado el punto de maduración deseado, el botillo se cuece a fuego lento con cachelos –patatas-, grelos y chorizos picantes –en algunas ocasiones se añaden también trozos de oreja y morro de cerdo-.

La oferta hostelera de la región es amplia. El restaurante Mencía en Ponferrada; el Apóstol en Cacabelos; El Yantar de Muriel en Molinaseca; la Hospedería de San Nicolás en Villanfranca del Bierzo; La Cavada en Páramo del Sil o el conocido Prada a Tope de Ponferrada son sólo algunas de las paradas en las que es posible degustar todas o algunas de las especialidades bercianas.

Palacio arzobispal de Astorga
Vinos con D.O. El Bierzo
Botillo de El Bierzo

el Palacio Arzobispal de Astorga, obra de Antoni Gaudía, es otro de los atractivos de la zona.
El Bierzo cuenta con una amplia oferta de caldos, amparados bajo su propia denominación de Origen.
El contundente y sabroso Botillo, es uno de los platos tradicionales de la comarca de El Bierzo.