A bordo de un SEAT Ateca FR TSI 190

Ruta por el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido

Ruta por el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido con el Seat Ateca FR
Autofacil
Autofacil
En el número 215 de la revista Autofácil podrás encontrar una ruta con el SEAT Ateca FR TSI 190 por el Parque Nacionald e Ordesa y Monte Perdido; uno de los espacios naturales más destacados de nuestro país y que este año celebra su centenario.


 Sus imponentes glaciares, montañas, bosques y cascadas convirtieron a este espacio de la vertiente sur de los Pirineos en el segundo Parque Nacional español, que adquirió dicho estatus el 18 de agosto de 1918

Este Parque Nacional, declarado como tal hace justo 100 años –tras el de la Montaña de Covadonga– , tiene una superficie de 15.696 ha. El Monte Perdido es una de las cumbres más altas y conocidas de los Pirineos y es el macizo calcáreo más alto de Europa con una altitud de 3.355 m. Junto con el Valle de Ordesa, conforman un elenco montañoso que recibe a más de 600.000 visitantes nauales. Un gran recurso turístico para Huesca y Aragón.

Los buitres, águilas, quebrantahuesos, sarrios y marmotas conviven en los densos bosques de hayas y pinos, una muestra de cómo las diferentes especies de anfibios, reptiles, aves y mamíferos se adaptan a las alturas de manera natural, como la marmota y el rebeco o sarrio. Este último debe su supervivencia, en gran medida, a la protección de la que goza el Parque.

Miles de personas se detienen a admirar las maravillas naturales de estos valles como la Cascada del Estrecho, el Bosque de las Hayas, las Gradas de Soaso y el Trozal del Mallo, por eso está considerado uno de los lugares más bellos de España.

A bordo del SEAT Ateca por Ordesa y Monte Perdido

Nuestro compañero de viaje durante la visita al Parque Nacional de Ordesa ha sido un SEAT Ateca FR TSI de 190 CV, una mecánica que se comercializa junto con la tracción total y el afamado cambio automático DSG de siete velocidades.

El resultado es un SUV con todo el carácter deportivo de la saga FR, pero sin renunciar a la comodidad que se espera de un modelo con vocación familiar y un maletero de 485 litros. Y es que, con este motor 2.0 de cuatro cilindros de 190 CV, este Ateca logra unas prestaciones muy buenas en cualquier tipo de trazado, ya sea en autopista o por las reviradas carreteras pirenaicas. Además, este propulsor registra unas cifras de consumo realmente ajustadas.

El cambio automático DSG colabora para que el rendimiento de este Ateca FR sea muy bueno, pues no en vano esta caja está entre las mejor valoradas por su buena relación entre suavidad y rapidez. Y, por si la nieve hace acto de aparición o nos metemos por alguna pista embarrada, la tracción total 4Drive es siempre una inestimable ayuda.

En número 215 de la revista Autofácil encontrarás un completo reportaje con información práctica acerca del parque y nuestras sugerencias de itinerarios, así como de actividades para realizar, lugares que visitar y, cómo no, donde reparar fuerzas y pernoctar.

 

 

Seat Ateca