Ruta de Madrid a Gambia

rutagambia025 25g
Ruta de Madrid a Gambia
Nacho Ruiz
Nacho Ruiz
En los meses entre Navidades y Semana Santa el trabajo escasea y los días cortos y fríos incitan a cambiar de aires. A finales de Febrero salimos de Madrid con dos Nissan Patrol largos techo alto con motor RD 2.8, un seis cilindros sin turbo. El objetivo es llegar a Gambia y vender los coches y las cosas que llevamos dentro, una vez allí y sin fecha determinada, coger un billete y regresar a casa.


Elegimos este modelo de coche por su funcionalidad, nos permite dormir dentro, transportar muchas cosas, además su mecánica fiable es una garantía de venta en África. Antes de salir le dimos un repaso a los dos coches de filtros, aceites, luces y algunos retoques como pilotos, asientos y tapicería, además a uno de los coches hubo que cambiarle la caja de cambios la tarde anterior de salir; pero por mucho que mejoramos su presencia los 165.000 km y los 400.000 km de cada uno de los coches estaban hay y era una baza a jugar durante el camino. Bueno la decisión estaba tomada y punto.

En el viaje hasta Algeciras nos cruzamos e hicimos noche con la gente del 4L Troppy, este año 1.200 Renault 4l y F6 salieron desde Francia para llegar hasta Marruecos y allí repartir material escolar, una competición reservada solo a estudiantes Universitarios.

Primera etapa, resuelta

rutagambia020 20 gUna vez en Tánger en el mismo puerto cambiamos Euros a Dírham, las casetas que están allí mismo son bancos y el cambio es bueno. Es recomendable hacer allí el cambio de moneda si no la traemos desde España por que los peajes no siempre cogen euros. Desde Tánger mismo sale la autopista que nos lleva hasta Agadir por unos 400 Dh, algo más de 40€. En la autopista encontramos gasolineras y áreas de descanso con vigilancia privada. A partir de Agadir la autopista desaparece y la tónica hasta llegar a Gambia son carreteras de un solo carril para cada sentido, en algunos tramos el ancho de la carretera y el estado harán que algunas veces tengamos que sacar una rueda al arcén, también habrá que prestar especial atención con las dunas que se comen la carretera o de los numerosos camellos, burros o bacas que cruzan la carreteras a su ritmo.

Al llegar a La Yun pintamos los coches en un taller chapista por 200 € cada coche, esto mejoraría considerablemente la venta de los vehículos. Los tres días y medio que tardaron en tener los dos coches listos nos sirvieron para vender las cosas que traíamos en ellos dentro: ordenadores, tv, ropa de segunda mano y un montón de repuestos de Nissan Patrol como alternadores, servos, transmisiones, amortiguadores. Dinero más que suficiente como para financiar la pintura y el ferri de los dos coches.

Aprovechamos a repostar en el Sahara que el gasoil está a 80 céntimos de euro. En la frontera de Mauritania las cosas han cambiado para mejor, el visado ya no hace falta sacarlo en Rabat o Madrid como antes, desde principio de año se puede sacar el sisado en la misma frontera, ellos mismos hacen la fotos, el visado de una entrada cuesta 50 € se pagan en euros y no en Uvillas que es la moneda de Mauritania, que sería lo más normal. Es importante saber que esto ocurre solo en esta frontera, por el contrario si venimos de Senegal a Mauritania el visado no se puede realizar en la frontera, la tramitación se debe hacer en Dakar.

Algún que otro problema… pero solucionable

rutagambia032 32 gEn la frontera Mauritana también hay que pagar un nuevo impuesto en la aduana de 10 € por los cuales os deberán dar un “recibo” como justificante de Pago. La policía también os pedirá dinero pero no es más que un soborno del policía de turno, algo muy normal a partir de ahora en las siguientes fronteras que vamos a cruzar.

Una vez dentro de Mauritania y ya con la primera avería seria nos dirigimos a Nuakchot, donde localizamos un taller que trate de arreglar la avería de motor que trae uno de los coches, el aceite se pasa a la cámara de combustión, lo que provoca además de un gasto excesivo de aceite unos acelerones incontrolables cuando el vehículo se detiene después de ir un rato a más de 100 km/h. Mientras en mecánico trata de solucionar la avería, nosotros tramitamos el visado para Senegal, entre la embajada que lo tramita e internet que facilita el formulario y las condiciones, también por 52€, pero este es un visado multientrada por tres meses.

Finalmente el mecánico nos comunica que el Patrol a pesar de tener la culata y la junta cambiada hace 20.000 km tiene los segmentos gastados. Para continuar a Alfonso se le ocurre colocar una manguera desde la salida de la tapa de balancines hasta el techo, como una toma elevada de “aceite” para que el aceite no entre en la cámara de combustión y no tenga fuerza para remontar el tramo de goma, evitando de esta manera gastar aceite. Tomamos la decisión de continuar los 1.000 km que nos quedan hasta llegar, a 70 km/h, que es una velocidad que el vehículo se comporta más o menos estable.

El tráfico en Mauritania es más desordenado que en cualquier otro país de los que vamos a recorrer, sobre todo en la ciudad el caos, el desorden y la ley del más fuerte imperan como ley, por lo que recomendamos sumo cuidado. Además debemos saber que el seguro de nuestro vehículo europeo que también serbia en Marruecos, no sirve ni en Mauritania, Senegal ni en Gambia, cada vez que entremos en un país y después de hacer los trámites administrativos de cada país, contrataremos un seguro de cada país en la misma frontera. En este tipo de tramite podéis estar tranquilos, no os van a engañar y por poco seria que veáis la agencia de seguros (techo de paja…) el papel que emiten tiene vigencia legal para la policía.

Otra vez a pagar…

Para entrar en Senegal elegimos la frontera la Llama en vez de la de Rosso, que además de menos concurrida el coste del Passaban es más reducido. En Senegal los coches con más de 8 años para entrar en el país deben pagar un impuesto que denominan Passaban. Atravesamos Senegal en un día y nos plantamos en la frontera Gambiana.

En Gambia también necesitamos visado que se realiza en la frontera por euros y los vehículos necesitan también passaban con fecha de caducidad. Es recomendable no decir que vais a vender los vehículos, tendréis menos pegas con la aduana. Lo único que quieren es que paguéis la aduana del vehículo antes de entrar. El coste de la aduana en Gambia se ha duplicado en el último año, es decir unos nueve euros por un Patrol como los nuestros. Además la moneda local que es el Dalassi se ha devaluado un 20% el año pasado, lo que provoca que la venta del vehículo si no lo tenemos apalabrada con alguien sea un poco indeterminada y más bien a la baja.

Gambia tiene una población de un millón y medio de personas, del cual un tercio de la población tiene menos de quince años. Hablan bolof, lengua que comparten con Senegal y como segunda lengua hablan el inglés.

En Gambia podemos disfrutar de las magníficas playas llenas de turistas Ingleses y Holandeses, salir por la zona de bares en la capital Banjul o perdernos por los parques naturales que se encuentran entorno al rio Gambia y contemplar hipopótamos, cocodrilos y un sin fin de aves. Para ello se organizan pequeñas salidas con los taxis 4×4 locales o podemos contratar empresas especializadas en este tipo de Viajes en todo terreno. Una empresa de un español.

La forma de ser de los Gambianos y la estabilidad del país, hacen que Gambia sea un sitio seguro y tranquilo, incluso durante la noche o en calles oscuras. Con lo que si debemos tomar precauciones es frente a la Malaria o el Dengue, sobre todo en la época de lluvias, lo que corresponde a nuestro verano.

rutagambia023 23 g