Seat Tarraco FR TDI 200 CV: primera prueba

64 Seat Tarraco FR TDI 200 CV: primera prueba
Fotos: Seat Tarraco 2020
Pablo J. Poza
Pablo J. Poza

Nos hemos puesto al volante del nuevo Seat Tarraco FR, que además de la línea más deportiva de la gama estrena un motor diésel de 200 CV.


Seat nos ha convocado en los alrededores de Madrid para conducir por primera vez el renovado Seat Tarraco, que estrena un acabado FR hasta ahora no disponible en la familia del SUV grande de Seat, además de otras novedades entre las que destaca una actualización estética tanto del exterior como del interior.

La firma española está viviendo un año 2020 relativamente bueno, ya que no solo arrancaron con un crecimiento de ventas, sino que han empezado a notar la recuperación antes que sus rivales. Ello es debido, en buena parte, a que en la actualidad Seat dispone de la gama más completa y atractiva (en conjunto) de su historia, y sus resultados comerciales no dependen de uno o dos modelos en concreto, como ocurría en el pasado con el Seat León y el Seat Ibiza.

seat tarraco interior

Asimismo, el arranque de Cupra ha sido igualmente satisfactorio, y los responsables de la firma española nos confirmaron que las inversiones y el desarrollo de la marca y su red comercial no se han visto alterados por la Covid-19.

Así, la gama de motores del Tarraco queda compuesta por dos variantes de gasolina y otras tantas diésel, gama a la que se sumará una versión híbrida enchufable que llegará en 2021.

La oferta de gasolina arranca con el 1.5 TSI de 150 CV y se cierra con el 2.0 TSI de 190 CV. El primero va asociado a un cambio manual de seis velocidades o a uno automático DSG de siete, mientras que el segundo se ofrece únicamente con tracción total y caja automática DSG de siete relaciones.

En diésel, el mismo bloque de dos litros da lugar a un TDI de 150 CV y otro de 200 CV, que sustituye al anterior TDI de 190 CV. El primero está disponible en dos configuraciones: con cambio manual y tracción delantera o con cambio automático y tracción total, mientras que el más potente solamente se oferta con tracción total y caja DSG.

Seat Tarraco lateral

Con respecto a los acabados, la nueva gama se estructura ahora en torno a las versiones Style, Xcellence y FR. Este último acabado ha sido adoptado por primera vez por la gama del SUV grande de Seat dado su éxito comercial en modelos como el Ibiza o el León, y supondrá un incremento de 710 euros con respecto al Xcellence, que actualmente acapara el 60 % de las ventas de la familia Tarraco. Además de los cambios estéticos exteriores, el FR introduce la suspensión activa, con unos amortiguadores de tarado más firme, así como unos asientos tipo bacquet tapizados en Alcantara.

Vídeo: prueba off-rod del Seat Tarraco

Precisamente la versión con la que hemos tomado contacto ha sido el Tarraco FR con el nuevo motor TDI de 200 CV. Dinámicamente no hay grandes diferencias. El Tarraco ya era un SUV caracterizado por su buen comportamiento, y más que el extra de 10 CV sí notamos una dirección algo más reactiva (posiblemente por el tarado más firme de la suspensión) y una mayor finura en las maniobras a vehículo parado, algo que ya nos ha ocurrido recientemente con otros modelos del Grupo Volkswagen equipados con la caja automática DSG.

En el interior, llaman la atención los asientos delanteros tipo baquet, realmente cómodos, ya que los pétalos laterales no aprietan excesivamente el cuerpo pero sí proporcionan una buena sujeción lateral. También hay un volante específico y una pantalla central en el salpicadero que crece hasta las 9,2 pulgadas y ofrece un sistema de información y entretenimiento mejorado.

El cuadro de mandos es también digital, muy versátil y fácil de configurar en marcha con las teclas del volante, mientras que los controles táctiles de la climatización son quizá la innovación que menos nos convencen. Seat ha tenido la buena idea de dotarles de un contorno fácilmente reconocible al tacto, pero aun así obligan a distraer la atención algo más de lo que lo haría una botonera convencional.

Seat Tarraco trasera

La gama Tarraco arranca en 33.150 euros para un 1.5 TSI con cambio manual y acabado Style, que incluye faros de ledes para cruce, carretera, antinieblas y curva, pilotos traseros igualmente de ledes, numerosos asistentes a la conducción, climatizador de tres zonas, 10 años de servicios conectados, cuadro de mandos digital y sensor de aparcamiento trasero, entre otros elementos de equipamiento.

La oferta diésel arranca en los 35.370 euros del Tarraco Style manual con motor 2.0 TDI de 150 CV, mientras que la versión FR con motor TDI de 200 CV cierra la gama por arriba a un precio de 46.490 euros, precio al que deberemos añadir 850 euros si queremos disponer además de la tercera fila de asientos.

 


 

Seat Tarraco