Según un estudio de la Fundación Línea Directa

Accidentes de tráfico mortales: el móvil causa el 20% de los de nuestro país

fundacionlineadirecta 1
Accidentes de tráfico mortales: el móvil causa el 20% de los de nuestro país
Enrique Espinós
Enrique Espinós

La Fundación Línea Directa, junto con el Intras -Instituto de Tráfico y Seguridad Vial- de la Universidad de Valencia ha elaborado el estudio "Smartphones: el impacto de la adicción al móvil en los accidentes de tráfico" sobre cómo usamos los españoles el móvil... al volante.


Los resultados son alarmantes: el 48,2% de los conductores reconoce usarlo habitualmente mientras conducen y un 7,2% lo usan, incluso, para hacerse selfies.

El estudio, presentado en Madrid y se ha basado en las más de 200.000 denuncias imputadas por la DGT de 2014 a 2017 y en una encuesta a 1.700 conductores, deja una conclusión clara. Según las estimaciones de la Fundación, el uso del móvil -la principal entre las distracciones al volante- sería el causante de 7.890 accidentes con víctimas y 390 fallecidos al año, lo que supone algo más del 20% del total de muertes anuales en nuestro país.

Además, un 48,2% de los automovilistas españoles -extrapolando, eso supone 13 millones de conductores- reconocen que usan “habitualmente” el móvil al volante. Y un 2,2% de los encuestados -equivalente a 600.000 conductores- no tienen reparo en reconocer que son “adictos al móvil” y que no pueden dejar de mirarlo mientras están al volante. Pero todavía hay más: hasta el 7,2% de los entrevistados -el equivalente a dos millones de conductores- reconocer haberse hecho ‘selfies’ o autoretratos con su smartphone mientras estaban conduciendo.

¿Cuándo hacemos uso del teléfono? El 53,5% de los conductores señala que lo coge mientras está conduciendo para ver “quién le llama”, frente a un 37% que lo hace para “leer un Whatsapp o un e-mail” o un 9% que lo utiliza para ver las “redes sociales”. Pero la cuestión se agrava si se pregunta por las razones del uso de este dispositivo. Un 25,5% de los encuestados lo justifica “por si tiene algo urgente”, por un 6,5% que echa la culpa al “trabajo”, el 5,8% que reconoce hacerlo “por costumbre” o incluso un 1,6% que reconoce hacerlo “por aburrimiento”.

Una gran cantidad de teléfonos, pero mucho desconocimiento sobre su uso

Tras estas cifras y porcentajes sobre el uso del teléfono se esconden varios factores. De entrada, la penetración de los smartphones en nuestro país es de las más elevadas de Europa. Así, al menos 29 millones de españoles poseen uno de estos teléfonos móviles… y un 13% de los mismos indica que posee dos. Además, la media de uso de estos aparatos es de 4 horas y 22 minutos, por las 6 horas y 48 minutos diarios que le dedican, de media, los jóvenes de entre 18 y 24 años. De esta forma, 8,1 millones de españoles se considera adicto al móvil, según refleja el Plan Nacional de Adicciones.

Otra cuestión a tener en cuenta es el desconocimiento de las normas de tráfico al respecto del uso del móvil: si extrapolamos los datos obtenidos en la encuesta al total de conductores españoles, 11 millones desconocen completamente la normativa y las sanciones –200 euros y la retirada de 3 puntos, que la DGT quiere aumentar hasta los 6 puntos-, mientras que hasta 320.000 automovilistas creerían que se puede utilizar este dispositivo sin manos libres mientras se conduce. Hasta un 80% de los encuestados desconocen la cuantía de la multa y el número de puntos retirados que conlleva el uso de este dispositivo, siendo las mujeres y los conductores de mayor edad los perfiles con mayor desconocimiento al respecto.

El usuario del móvil: joven y con estudios universitarios

La percepción relativa de la peligrosidad también supone un tercer factor que favorece el uso del móvil al volante. Y es que, aunque el 18,8% de los conductores encuestados -extrapolando, el equivalente a 5 millones reconocen haber vivido situaciones de riesgo debido al uso del teléfono, un 38% tolera que el conductor no utilice manos libres al hablar por teléfono. Además, un 9,4% declara que “el móvil no afecta a la conducción”, un 8%, que “se multa para recaudar”; y un 5,6% señala que “las cifras de accidentalidad están inventadas”.

De entre desconocimiento, emerge un perfil de usuario tipo del móvil al volante. Se trata de un hombre -aunque este sexo sólo se encuentra muy ligeramente por encima de las mujeres-, de entre 18 y 24 años, con estudios universitarios y que lo coge en zonas urbanas, sobre todo en semáforos; lo que se traduce en accidentes fundamentalmente por alcance y de salida de la vía.
Además, la Fundación también ha averiguado en qué CC.AA se usa más el teléfono al volante: son Murcia, Galicia y Madrid; en esas tres, más del 50% de los encuestados han reconocido hacerlo. Por contra, las CC.AA. Con un menor uso de este dispositivo son Asturias, Extremadura y La Rioja, en las que ‘sólo’ reconocen usarlo menos del 47% de los encuestados.

La solución: más mano dura

Frente a todo lo anterior, y pese al reconocimiento generalizado de su mayor o menor uso, los españoles se muestran bastante partidarios de endurecer las sanciones económicas y/o penales por la utilización del móvil al volante. Un 89% de los encuestados en este estudio cree que se deberia considerar el uso del móvil como un delito… cuando se produjera un accidente por su utilización. Mientras tanto, un 87% está a favor de que las fuerzas policiales realicen controles específicos para detectar esta infracción; y un 86%, a favor de la retirada del carnet en caso de reincidencia en el uso de este dispositivo. Por último, hasta un 84% de los encuestados aprobaría la creación de cursos para tratar la adicción al móvil.