Según las pruebas realizadas

Conducir mientras se usa el móvil, tan peligroso como conducir ebrio

conducir movil 1
Hablar por el móvil puede tener las mismas consecuencias que conducir borracho
Autofacil
Autofacil
Un estudio de la Universidad de Barcelona en colaboración con varias universidades australianas arroja el resultado de que escribir un SMS mientras se conduce disminuye tanto la capacidad de reacción como si se doblara la tasa de alcohol permitida.


Para la investigación, realizada en Australia, se recurrió a doce voluntarios sanos con carné de conducir, y que realizaran un consumo moderado de alcohol -es decir, que no fueran ni abstemios ni bebedores habituales-. Fueron sometidos a dos pruebas en dos días separados por una semana: Una en la que usaban el móvil y otra en la que se ponían al volante después de haber bebido. Dichas pruebas consistían en «mantener su posición en el centro del carril de la izquierda de la pantalla, a una velocidad de entre 60 y 80 kmh/h y frenar cada vez que veían aparecer un camión», tal y como explica una de las investigadoras del estudio, Sumie Leung Shuk Man.

Al comparar los efectos del uso del móvil con los de la conducción en estado de embriaguez, las universidades involucradas han llegado a diversas conclusiones. Cuando la conversación que mantiene el conductor requiere una alta demanda cognitiva, la situación equivale a una tasa de alcohol por encima de la permitida legalmente en España -0,5 gramos/litro de sangre-. Si la conversación se intensifica, se corresponde con una tasa de 0,7 gramos/litro. Incluso aunque se use el manos libres, la pérdida de atención y capacidad de reacción no sería tan alta como aquella provocada por superar la tasa límite de alcoholemia, pero se quedaría muy cerca: 0,4 gramos/litro.

Pero el mayor peligro es el envío de mensajes de texto: Escribir SMS o mensajes de WhatsApp perjudica tanto a nuestra seguridad como si condujéramos con una tasa de alcohol en sangre de 1 gramo/litro.