Un 33 % no lo hace habitualmente

Cómo protegerte de los riesgos del sol mientras conduces

gafasdesol 1
Las gafas de sol nos protegen de los rayos ultravioleta
Autofacil
Autofacil
El sol no solo es molesto y puede resultar peligroso a la hora de conducir. También puede causarnos problemas de salud en nuestra vista. ¿Qué hacer para que nuestros ojos estén seguros cuando nos ponemos al volante? El RACE y la Fundación Alain Afflelou nos lo explican.


Según un estudio de ambas organizaciones, realizado con 2.400 usuarios, el 60 % admitía desconocer cómo afecta la radiación solar a su vista. Un 38 % considera una situación de riesgo conducir con el sol de frente -es la cuarta causa de los accidentes mortales, según el informe-, y un 30 % admite que les causa fatiga. Sin embargo, también está el 33 % que no se protege habitualmente, y el 12 % que no lo hace nunca. Los riesgos de las radiaciones ultravioleta para la salud ocular abarcan las cataratas, la degeneración macular, el pterigion… Para consultar el estado de la radiación ultravioleta, puedes hacerlo en la web de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), que sige la clasificación de la OMS en cinco niveles de riesgo -de verde a morado-.

¿Qué medidas de prevención puedes tomar? En primer lugar, para conducir usa gafas de sol. Pídelas con filtro solar de la categoría 4 como mínimo, y con cristales grises, ya que son los más fieles a los colores naturales. Lo mejor es adquirirlas en una óptica, con el consejo del optometrista. Comprueba que indican la información sobre su fabricante, que tienen la marca de homologación CE y el grado máximo de protección contra los rayos ultravioleta -deberá poner `100 % U.V.´-. Las gafas de sol siempre son recomendables, aunque uses lentillas que ya tengan filtro solar. Y, si necesitas gafas graduadas, tus gafas de sol también deberán estarlo. Es importante revisarse la vista una vez al año, aunque no te toque renovarte el carné de conducir.

Y, ante una situación de deslumbramiento, reduce tu velocidad hasta que sea la adecuada para la visibilidad de que dispones. Jamás frenes bruscamente.