El agresor declaró que se agobió al no poder arreglar una avería

Detienen a un mecánico por intentar quemar el coche de una clienta

mecanicaaldia380697e685c897c8a15629dc83d90724
Detienen a un mecánico por intentar quemar el coche de una clienta
Antonio Moraleja
Antonio Moraleja
La Guardia Civil ha detenido por presunto homicidio en grado de tentativa y daños a un mecánico de Granada que intentó quemar el vehículo en marcha de una clienta con ella dentro porque, según declaró, después de tres años intentando arreglarle una avería, se agobió tanto que quiso destruir el coche.


Ser mecánico es una profesión vital para muchos conductores, pues son ellos quienes alargan la vida de los coches en cada avería. Sin embargo, lo que no sabíamos es que era una profesión tan extresante como para llegar al punto de intentar destruir el coche de una clienta por no poder arreglar una avería. Justo esto fue lo que sucedió en la localidad granadina de Poniente, donde un mecánico colocó en la parte posterior del vehículo de una clienta un sistema compuesto por dos pequeños botes con gasolina que estaban unidos a varias cerillas asociadas a un simple sistema de formado por una cuerda y un rascador.

El sistema era simple. La cuerda estaba unida a una rueda trasera del vehículo, de modo que, al ponerse el coche en marcha, esta se tensaba y el rascador encendía las cerillas con la fricción mientras que la gasolina salía de los botes.

Por suerte, la clienta advirtió un fuerte olor a cerillas usadas cuando comenzó a rodar con su coche y al mirar por el retrovisor se percató del fuego en la parte trasera. Tras apagar el fuego con extintores, se dirigió a denunciar los hechos a la Guardia Civil, que poco después descubrió el sistema de ignición colocado por el mecánico.

La Guardia Civil centró su investigación en un mecánico que en los últimos años había realizado varios trabajos de reparación al vehículo sin que hubiera logrado encontrar la avería. Él mismo declaró que era la segunda vez que lo intentaba ante el agobio y la frustración de no poder arreglar la avería, peor que su intención era solo causar daños materiales y no personales.