¿Para qué sirven esas marcas en el velocímetro de los coches?

marcas rojas velocimetro
¿Para qué sirven esas marcas en el velocímetro de los coches?
Álvaro Sauras
Álvaro Sauras
Las marcas de color rojo que lucen muchos velocímetros están ahí para resaltar varios límites de velocidad genéricos, simplificando la tarea de cumplirlos.

Es una situación habitual: te subes a un coche que no es el tuyo (de alquiler, por ejemplo) y compruebas que el fabricante ha resaltado en rojo algunas velocidades, y que lo ha hecho con un criterio relativamente poco consistente. Y te preguntas… ¿qué significan esas marcas?

Obviamente, son referencias de velocidades que no deben de superarse. Pero… ¿en qué circunstancias? Aunque, en el pasado, se trataba de marcas que pretendían poner a salvo la mecánica (por ejemplo, indicando la velocidad máxima a la que el coche podía tolerar una reducción a una macha corta), actualmente esas marcas hacen referencia a límites de velocidad genéricos de las vías.

Audi a3
Velocímetro de Audi con marcas en 30, 50 y 130 km/h

Son los límites de velocidad… en Alemania

El problema, eso sí, es que cada fabricante tiende a poner las marcas atendiendo a los límites de velocidad de su país, de manera que pueden resultar un poco desconcertantes. Por ejemplo, tanto Francia como Alemania tienen límites genéricos en autopista de 130 km/h… y por eso sus coches tienen la marca roja en el 130.

Eso no significa que esas marcas estén recomendando que los conductores españoles (donde tenemos un límite genérico de 120 km/h) o que los conductores suecos (país en el que el límite genérico en autopista es de 110 km/h) violen los límites de velocidad. Tampoco que ese sea el límite de velocidad una vez tenido en cuenta el error del velocímetro y el de los radares. Lo único que sucede es que esos velocímetros no están adaptados a las legislaciones locales.

Las otras marcas suelen situarse en los mucho más razonables valores de 50 km/h y 30 km/h. La primera es la velocidad máxima genérica para ciudad en todos los países de Europa. La segunda se está convirtiendo en una velocidad límite genérica muy habitual en calles estrechas. Por ejemplo, en España, es la velocidad en cualquier vía urbana con un solo carril de circulación.

mercedes 220 S ponton 1957
Velocímetro de un Mercedes 220 S ‘Ponton’ de 1957 con numerosas marcas

La seguridad no era la motivación inicial

En realidad, muchos velocímetros antiguos lucían marcas que expresaban alguna limitación… pero su razón de ser no estaba relacionada con los límites legales de velocidad. Por ejemplo, muchos velocímetros de modelos de Mercedes lucen marcas con un cebreado amarillo y negro que da a entender cierta connotación mecánica. Y efectivamente, es así: esas marcas están ahí para evitar que se introduzca segunda o primera a velocidades demasiado altas. Y, en concreto, están ahí para evitar la selección de esas marchas mediante la ‘imposición’ durante el uso de un cambio automático.

marcas velocimetro 50 marchas
Velocímetro Mercedes con marcas límite de velocidad en ciudad y en cada una de las marchas

En los cambios automáticos antiguos, la función de ‘imposición’, que normalmente venía simbolizada en la rejilla del cambio con un 3 y un 2, forzaba al sistema de control hidráulico del cambio automático por control de par a impedir el salto a las marchas superiores (por ejemplo, a la cuarta, si seleccionábamos 3, o a la tercera, cuando movíamos la palanca a la posición 2).

Ese forzamiento o ‘imposición’ era una instrucción que se realizaba accionando las electroválvulas correspondientes, que cerraban ciertos embragues, y era una maniobra de la que el coche no podía defenderse, porque no existía un control electrónico sobre la marcha insertada. De esta manera, si el conductor decidía ‘imponer tercera’ mientras circulaba por encima de la velocidad máxima para la tercera velocidad, el motor corría un riesgo severo.

volvo marca 55 mph
Velocímetro de un Volvo americano con marca en las 55 MPH

En otros lugares, las marcas en el velocímetro respondieron a una exigencia legal, como por ejemplo EEUU. Durante la crisis del petróleo de los 80, la NHTSA (algo parecido a la DGT, pero en Estados Unidos) pensó que podría influir en el comportamiento de los conductores obligando a todos los fabricantes a resaltar la cifra de las 55 millas por hora en los velocímetros de todos los coches a la venta.

De esta manera, los conductores se sentirían motivados a circular 5 millas por hora por debajo del límite legal de 60 mph… y eso se traduciría en cierto ahorro de combustible. Sin embargo, ningún estudio encontró evidencia positiva acerca de la efectividad de esta medida de la NHTSA… de manera que se abolió en marzo de 1982… apenas dos años y medio después de su introducción en septiembre de 1979.

anemomentro de avioneta

La pínula: un elemento clave en los velocímetros ‘serios’

En realidad, todas estas marcas tienen una clara inspiración topográfica y aeronáutica, dos mundos en los que se las conoce con el término técnico de pínulas. Una pínula es una marca deslizante (generalmente, construida en metal), que se coloca sobre una escala para proporcionar una referencia visual rápida acerca de la posición de un valor concreto en la escala.

El caso relacionado con la velocidad en el que resultan más útiles es el de los anemómetros de los aviones, que son algo parecido al velocímetro de un coche. Tanto a la hora de efectuar el despegue, y también durante el vuelo, un avión debe ceñirse a una serie de velocidades que indican cuando debe ‘rotar’ (levantar el morro), despegar (separar las ruedas del suelo) y plegar los flaps (un dispositivo aerodinámico que mejora la sustentación mientras se vuela a baja velocidad), etc.

Para un piloto, saber si vuela a 79 u 81 nudos no representa una información muy relevante porque en el aire no hay radares. Sin embargo, sí que necesita saber de un vistazo si ya debería de haber subido los flaps, si todavía no puede bajar el tren de aterrizaje o si se encuentra justo al límite de la mínima velocidad a la que el avión puede volar. Y en ese entorno, las pínulas son elementos extremadamente útiles, porque simplifican el contenido del anemómetro.

velocimetro con indicacion acc
Velocímetro con ínula para la velocidad programada en el ACC

Las marcas ‘modernas’ digitales

Muchos velocímetros actuales adoptan este concepto aeronáutico de pínula para transmitir información al conductor de la forma mas interactiva posible. De esta manera, los velocímetros digitales actuales más modernos incorporan varias de estas características:

  • Escalas paramétricas: la escala de la primera parte del velocímetro es mayor que la de la segunda parte… o incluso varía en función de la velocidad. De esta manera, el velocímetro tiene mejor resolución a velocidades más bajas. Por ejemplo, la mitad de la esfera se dedica al tramo de 0 a 100 km/h, y los intervalos son de 5 km/h, mientras que el resto del velocímetro va de 100 a 280 km/h, y cada intervalo es de 10 km/h. y el resto al tramo que va de 100 km/h y hasta 280 km/h.
  • Indicación de en cuánto se está superando la velocidad máxima de la vía: por la que se circula, generalmente con un tramo rojo de arco que va desde la velocidad máxima (por ejemplo, 50 km/h) y hasta la velocidad actual (por ejemplo, 66 km/h).
  • Indicación de la velocidad memorizada en el control de crucero: una marca en el velocímetro nos recuerda la velocidad que hemos memorizado en el control de crucero, que es la que el sistema va a volver a adoptar cuando pulsemos la tecla RES de Restore o recuperar.
  • Velocidad del coche precedente: En el caso de coches equipados con Control de Crucero Adaptativo mediante radar, es frecuente que aparezca una marca que indica la velocidad a la que circula el coche precedente, y que nos sirve para saber con precisión si nos estamos acercando o alejando a ese coche, así como la velocidad a la que se está reduciendo o ampliando nuestra distancia.