Autofácil para Graphenano

¿Qué ventajas nos ofrece la implementación del grafeno en los coches?

grafeno
¿Qué ventajas nos ofrece la implementación del grafeno en los coches?
Autofacil
Autofacil
El grafeno es uno de los materiales más revolucionarios de los que tengamos conocimiento en la actualidad. Su utilización, prácticamente, escapa de los límites conocidos. Pero en el sector de los coches pareciera estar uno de los campos de desarrollo principales.


La necesidad, a veces, es la principal motivación de los grandes cambios tecnológicos. La contaminación medioambiental, el consumo de recursos y la poca eficiencia energética son algunas de las causas de que el grafeno sea considerado un súper material. Un material que, con su utilización en distintos apartados de la vida diaria, eliminaría todas las desventajas y problemas anteriormente mencionados.

En España se están dando algunas de las investigaciones más importantes en el campo del grafeno y de cómo su utilización en los coches se puede traducir en ventajas significativas, en todos los niveles y campos que tienen vinculación con estos. El grafeno propone, lejos de la sustitución de los coches, una mejora vanguardista.

Mayor autonomía

Las principales investigaciones del grafeno en el coche guardan relación con la autonomía, el principal defecto de los coches eléctricos modernos. El año pasado, una sociedad de trabajo integrada por la Universidad de Córdoba y la empresa murciana Graphenano desarrollaron una batería para coches eléctricos que integraba grafeno en el almacenamiento y la conducción de esta energía.

Los resultados dieron pie a uno de los avances más prometedores: ganar una autonomía hasta ahora insospechada en los coches eléctricos, lo que aumentaría la eficiencia energética de este método, prescindiendo cada vez más de las energías provenientes de combustibles fósiles. La batería, fabricada en España y diseñada por la universidad ya citada, ofrece una autonomía de 600 Watts por cada kilogramo, ofreciendo una compresión de energía del 74% en comparación a las utilizadas en Tesla Model S, el coche eléctrico más popular.

A su vez, ofrece una autonomía de 1.000 kilómetros, 60% más que la batería eléctrica de mayor autonomía hasta el momento. Así, el grafeno podría ser una solución energética viable en el mediano plazo.

Resistencia y durabilidad

Otro de los nuevos componentes de coches donde se está utilizando este material es en el chasis. La «columna vertebral» de un coche es una parte imprescindible, puesto que ella le permite mantener la estabilidad y la seguridad del mismo en caso de alguna colisión.

Integrar el grafeno al coche, en proporciones cercanas al 2% (como se está haciendo actualmente en prototipos) permitiría hacer un coche con una estructura muy liviana, más estable, y con una resistencia a las colisiones que aumentaría hasta un 50%. Características estas que convertirían a las partes del coche en piezas más durables y resistentes.

Eficiencia energética

El grafeno permite conducir la energía hasta 200 veces más rápido que otros materiales utilizados en el sistema de cables y sensores de los coches. Por esta razón, el simple uso del grafeno en el sistema eléctrico que da vida a todas las herramientas de un coche (sensores, pantallas, sistemas de seguridad, sistemas de audio) permitiría a los fabricantes y a los usuarios un ahorro de energía muy importante, dada la eficiencia en el transporte de la misma.

Los sistemas de almacenamiento de energía actuales ofrecen una compresión cercana a los 160 watts por kilogramo, mientras que en la conducción de dicha energía se pueden evidenciar pérdidas de hasta el 30%. Problemas que se solucionan con el grafeno, principalmente.

Seguridad

Uno de los coches fabricados en grafeno en la actualidad es el GTA Spano (de fabricación española, por supuesto). En su constitución destaca por incluir en el chasis y en la carrocería una combinación de materiales en el que el grafeno tiene una importancia vital. Una situación que le hace convertirse en un material ideal para el blindaje, para soportar altas temperaturas y resistir colisiones fuertes.

Por eso, la seguridad es una de las ventajas principales de la utilización del grafeno en los coches modernos, sobre todo en la alta gama y en los coches eléctricos. Y si bien se trata de pequeños pasos, la industria automotriz parece estar abrazando paulatinamente este material.