Guerra tecnológica en los coches

La pugna entre Google y Apple llega al automóvil

formatfactory14c183051
Guerra tecnológica en los coches
Karam El-Shenawy
Karam El-Shenawy
Los fabricantes de sistemas operativos han decidido dar el salto definitivo al sector del automóvil y trasladar la guerra tecnológica de los móviles a las cuatro ruedas... A partir de ahora puede que nos preguntemos: ¿tú qué conduces: un Android o un iOS?


Poco a poco, la consola central del vehículo ha evolucionado de tal forma, que prácticamente se ha convertido en la parte a la que el conductor presta mayor atención mientras conduce. De hecho, en algunos casos se ha llegado a convertir en una estación multimedia con enormes pantallas, conexión wifi, Internet, radio digital… Sin embargo, actualmente este es sólo un embrión de lo que está por llegar: una era en la que los fabricantes de coches se coliguen con las grandes empresas de tecnología y comunicación para hacer que la experiencia de conducción se ´enriquezca´ hasta límites insospechados.

Esta ´tendencia´ comenzó en el pasado CES –Consumer Electronics Show–, la feria de electrónica de consumo más importante del mundo, que se celebró en Las Vegas. Allí, Google sorprendió a todos al anunciar su producto estrella: el Open Automotive Alliance –OAA–, una alianza firmada con varias empresas clave del sector automovilístico con el objetivo de que su sistema operativo Android sea el que gane mayor cuota de mercado en el terreno de los ´smartcars´. Esto mismo ya ocurrió con el Open Handset Alliance, iniciativa que llevó a cabo Google con los fabricantes de teléfonos móviles y operadoras cuando creó Android.

Con este anuncio, Google se adelantó a su principal rival –Apple– quien, pese a tener firmado previamente acuerdos con distintos fabricantes de coches –BMW, Honda, Ferrari… entre otros– esperó hasta el pasado Salón de Ginebra para mostrar al mundo su CarPlay.

De esta forma, si en la actualidad sólo el 10% de los 70 millones de coches que se fabrican en el mundo puede conectarse a Internet, con la entrada de estas compañías y según estimaciones del Instituto de Ingenieros Eléctricos y Electrónicos –IEEE–, para 2020, el porcentaje se incrementará hasta la mitad del parque automovilístico existente. Entonces, ¿cuál elegir y qué ofrece cada uno?

OAA de Android

El objetivo de Google está claro: introducir el sistema Android en el automóvil a muy corto plazo

Google va seguir la misma estrategia de Apple, pero no pretende que su solución sea una extensión del teléfono móvil sino un sistema multimedia propio.

formatfactory2880x1800 fond ecran informatique android 006

En teoría, el OAA promete, a los fabricantes de automóviles que lo monten, una diferenciación con respecto a otros sistemas de la competencia; puesto que será una parte del coche en sí, y no algo externo que se conecta. Además, para los fabricantes supondrá un gran ahorro de dinero porque no tendrán que desarrollar sus propios sistemas ya que, en su lugar, se beneficiarán de la actual comunidad de usuarios de Android, siendo capaces de ofrecer a sus clientes más aplicaciones y características que antes.

Audi ya ha mostrado que es capaz de usar Android en su coche, al presentar el Smart Mobile Display. En este caso, la pantalla es una tablet Android externa, accionada por Nvidia Tegra 4, que se engancha al sistema de entretenimiento del coche. Otras marcas como Hyundai, Honda o General Motors –cofundadores de esta asociación– también han dado su visto bueno a su implantación y las primeras unidades se espera que lleguen a finales de este mismo año.

CarPlay de Apple

Quiere aprovechar el tirón de sus móviles para aterrizar con fuerza en el automóvil

El iOs CarPlay ofrecerá llamadas telefónicas y, gracias a la potencia de Siri –asistente de voz–, se podrá leer y dictar e-mails y mensajes cortos mientras conducimos. CarPlay también contará con un completo acceso a nuestra biblioteca musical de iTunes, artistas, canciones, listas, podcasts y emisoras de radio. La navegación se hará a través del Apple Maps, con un software mejorado para su uso en automóviles, avisos de las condiciones de tráfico, estimaciones más realistas del tiempo de llegada… Además, el sistema será capaz de llevarte a lugares habituales usando tus datos de contactos, calendario, e-mails o mensajes.

Para poder usar este sistema en tu coche tendrás que tener, como mínimo, un iPhone 5. De esta forma, los propietarios de iPhone anteriores –del 4S hacia atrás– y iPad quedan excluidos, incluso si tienen el iOS 7 instalado. Esto será únicamente la punta del iceberg, puesto que ya está prevista la compatibilidad de algunos de los servicios de streaming de radio y música on demand más populares como Spotify, Stitcher, iHeartRadio y Beats Radio. En los próximos años, se unirán muchos más.

¿Inconvenientes? Bastantes, empezando porque sólo es compatible con dispositivos móviles de Apple, porque sólo se puede conectar por cable y, sobre todo, por el hecho de incitar al conductor a distraerse mientras conduce, algo que a las autoridades de nuestro país no les gustará demasiado.
Entonces, ¿esto se hará realidad en un futuro muy lejano? Hasta hace nada, nosotros hubiéramos contestado afirmativamente a esta pregunta… hasta que acudimos al reciente Salón de Ginebra y descubrimos que marcas como Ferrari, Mercedes, Honda, Hyundai o Volvo ya tenían instalado este sistema en sus próximos vehículos. De hecho, estos fabricantes serán los primeros en ´estrenarlo´ a lo largo de 2014. Ya a partir de 2015, lo integrarán los modelos de BMW/Mini, Chevrolet, Ford, Jaguar/Land Rover, Kia, Mitsubishi, Nissan, Opel, Citroën/Peugeot, Subaru, Suzuki y Toyota.