¿Cuál es el mejor calzado para conducir?

unnamed1
¿Cuál es el mejor calzado para conducir?
Nicolás Merino
Nicolás Merino

Aunque no existen disposiciones específicas en el Reglamento General de Circulación sobre el calzado, si se detecta que este afecta a la seguridad en la conducción, podrá ser motivo de sanción con una multa que puede ascender hasta los 80 euros.


Durante el verano es muy común encontrar, especialmente en zonas de playa, conductores que se ponen a los mandos de su vehículo descalzos o en chanclas, pudiendo provocar situaciones de riesgo debido a los errores que puede provocar este tipo de calzado en el control de los pedales del coche. Pero estos errores a lo hora de escoger un tipo de calzado para conducir no se hacen extensibles exclusivamente al verano, ya que otro tipo de zapatos como las botas gruesas, o los tacones, tampoco son recomendables para conducir.

Para entender con claridad qué calzado es adecuado, este no debe resbalar de los pedales, proporcionando en todo momento una buena adherencia, sin adornos que se puedan enganchar en los revestimientos del vehículo. Asimismo, tampoco debe ser demasiado grande o pesado, de modo que no se pisen dos pedales al mismo tiempo de forma accidental.

Aparte del riesgo de accidente, o de la correspondiente multa, el no llevar un calzado adecuado puede también tener implicaciones sobre el seguro, que puede reducir la compensación por negligencia grave en caso de sufrir un accidente cuando iba descalzo. Para conocer mejor esta realidad y concienciar sobre la importancia del calzado en la conducción, desde RACE han querido dar a conocer mejor la dimensión de este problema a través de una encuesta.

Los conductores, en alguna ocasión, han conducido descalzos

En esta encuesta, realizada de manera online a más de 1.330 conductores, se ha demostrado la experiencia y el conocimiento por su parte en materia de calzada a la hora de circular. Respecto al tipo de calzado más usado por mujeres, al menos, en alguna ocasión, un 38% han conducido con plataformas y un 36% con tacones altos. En cuanto al calzado demasiado grande o pesado, hay un 33% de conductores que han conducido con botas de seguridad y un 32% con botas de montaña. Por último, existe una media de un 28% que reconoce haber conducido en chanclas, con un 36% hombres y un 12% mujeres. Respecto a aquellos que han conducido descalzos, es un 7% de conductores los que reconocen haberlo hecho al menos en alguna ocasión.

calzado

Respecto a la percepción del riesgo existente por parte de los conductores para cada uno de los tipos de calzado propuestos, hay que destacar que se considera de mayor riesgo la conducción con tacones altos, con el 63% de los encuestados que entienden que es muy peligroso, seguido de cerca con conducir descalzo, con 6 de cada 10 personas que entienden es muy peligroso, y el conducir con chanclas, que es muy peligroso para el 58% de los conductores. En menor medida se entiende como acción muy peligrosa el conducir con zapatos con plataformas con el 45%, conducir con botas de seguridad con el 19% y conducir con las botas de montaña con el 17%.

calzado1

Respecto a la posibilidad de ser sancionado por calzar un tipo de calzado inadecuado para conducir, 8 de cada 10 conductores entienden que sí pueden ser sancionados por este hecho, mientras que un 3 % afirma que no pueden sancionarte por este motivo, y un importante 14% de conductores que realmente no saben si este hecho es o no sancionable.

Cómo está la normativa en España

guardia civil 1

Para conocer cuál es la situación en España, debemos remitirnos a lo dispuesto en varios artículos del Reglamento General de Circulación (RGC) en España:

  • Artículo 18.1. Establece que el conductor está obligado a mantener su propia libertad de movimientos, el campo necesario de visión y la atención permanente a la conducción; deberá cuidar de que tanto él como el resto de los pasajeros mantengan la posición adecuada y de colocar adecuadamente los objetos o animales transportados.
  • Artículo 17.1. En él se establece que los conductores deben estar en todo momento en condiciones de controlar su vehículo.
  • Artículo 3.1. Hace referencia al modo de conducción: Se deberá conducir con la diligencia y precaución necesarias para evitar todo daño, propio o ajeno; Queda terminantemente prohibido conducir de modo negligente o temerario.

Por tanto, aunque no existen disposiciones específicas sobre el calzado en la conducción, y no sea sancionable el conducir con un calzado inadecuado como tal (por ejemplo, chanclas), si el agente de la autoridad entiende que afecta a la seguridad en la conducción, porque no permita controlar bien los pedales, será una conducta sancionable. La multa por lo general es de hasta 80 euros si el agente entiende que no existe garantía de libertad de movimiento en el vehículo y puede interferir en una conducción segura.