Estudio con sillitas del tipo I

El RACE recomienda colocar las sillitas infantiles en sentido contrario a la marcha

sirona imagebild
Es preferible colocar las sillitas de espaldas al sentido de la marcha
Autofacil
Autofacil
Una investigación del RACE y el fabricante de sistemas de retención infantil Cybex demuestra que es más seguro llevar a los niños en sillitas colocadas en sentido contrario al de la marcha del coche. Sin embargo, un 50 % de los padres aún cree que es al revés.


Un 25 % no sabía responder a la pregunta sobre la mejor forma de llevar a los niños en sus sistemas de retención, y sólo un 21 % dijo que tenían que viajar de espaldas al sentido de la marcha. Los datos están avalados por una prueba de choque con sillita del tipo I (para niños de 9 a 18 kilos). Mientras que las sillitas del grupo 0+ -de 0 a 13 kilos– no pueden instalarse de otra forma, han hecho falta estudios de seguridad infantil para demostrar que también es mejor colocar las sillitas de tipo I en sentido inverso al de la marcha, ya que las vértebras del cuello de los niños son más frágiles ante la tensión, como sería el caso de un latigazo cervical. Así, con el niño mirando hacia delante existe el riesgo de que ocurra la llamada «decapitación interna», cuando la cabeza tira de la médula espinal y el cráneo se desliga del resto del cuerpo. El riesgo de sufrir lesiones se reduce en un 75 % si se sigue esta práctica.

El RACE realizó dos crash tests a 64 km/h con dos sillitas del grupo I, uno en sentido de la marcha y otro con el niño de espaldas, siempre con la sillita colocada detrás del copiloto. El «dummy» representaba a un niño de unos 18 meses de edad.

Aunque el 95 % de los encuestados asegura llevar a su hijo en un sistema de retención infantil, sólo un 52 % usan dispositivos con anclaje ISOFIX. Ante estos resultados, RACE y Cybex han puesto en marcha una campaña con la que distribuirán 500.000 folletos sobre seguridad responsable, con la conveniencia de llevar al niño en sentido contrario al de la marcha como consejo fundamental: Esta práctica se debe seguir como mínimo hasta los dos años de edad o hasta cuando aconseje el fabricante del sistema de retención, y es preferible retrasar al máximo el cambio al siguiente grupo de sistemas. También es muy importante recordar que hay que desconectar el airbag del acompañante si la sillita se instala en el asiento delantero.